Agrocanario

Canarias precisa mayor control ante nuevas plagas

A nivel mundial se estima que hasta un 40% de los cultivos alimenticios se pierden anualmente a causa de las plagas y enfermedades

Canarias comparte con Azores, Madeira, Cabio Verde y Senegal el proyecto Cuarentagri, de cooperación en investigación, desarrollo e innovación en el ámbito agrícola y medio ambiental, que se ha diseñado para evitar y reducir la llegada y establecimiento de nuevos organismos nocivos que ponen en peligro el desarrollo de los cultivos. La jornada de presentación se desarrollará el próximo jueves en el salón de actos del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias – ICIA (Valle de Guerra), a partir de las nueve horas, y contará con la participación de técnicos e investigadores de las regiones participantes.
Contemplando la biodiversidad que atesora tanto a nuestro Archipiélago como al resto de las regiones ultraperiféricas de la UE y los Terceros Países que contempla el proyecto, las particularidades condiciones climáticas y el alto volumen comercial y turístico (cuyo volumen se ha triplicada en la última década) se pretende fortalecer la cooperación en materia de investigación, identificación de plagas y formación.
El nuevo Reglamento Fitosanitario de la UE sobre Sanidad Vegetal 2016/2031 que entró en vigor el 13 de diciembre pasado, moderniza y simplifica la legislación, que se venía apolicando, contemplando el creciente flujo de nuevas plagas y enfermedades de los cultivos, así como la incidencia del cambio climático y el desarrollo de los instrumentos de aplicación en el ámbito del comercio, con mecanismos que fortalezcan la vigilancia, tanto en el interior de la UE, mejorando para ello la trazabilidad en el mercado, como en la actuación respecto a terceros países.
El presente año ha adquirido la consideración de estar dedicado a la Sanidad Vegetal, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se han marcado para el actual decenio. La FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la agricultura así lo decidió, a propuesta de Finlandia, país que acogerá el próximo mes de octubre la Conferencia Internacional de Protección de la Sanidad Vegetal en un mundo cambiante.
El desarrollo de Cuarentagri se estructura en cuatro fases, partiendo de la identificación de organismos nocivos que se puedan considerar plaga de cuarentena y plagas reguladas no curentenarias. La vulnerabilidad del sector agrario, considerando que las nuevas plagas devastadoras no se detienen en las aduanas, refuerza la aplicación de medidas preventivas que sean de sólida eficacia.
A nivel mundial se estima que hasta un 40% de los cultivos alimenticios se pierden anualmente a causa de las plagas y enfermedades, evaluando esa pérdida en más de 200.000 millones de euros. Recordemos que las plagas constituyen el 80% de los alimentos que comemos y producen el 98% del oxígeno que respiramos.
La gestión integrada frente a las plagas, una vez consolidadas, en muchos casos, requieren tratamientos costosos.