Conversaciones en los limoneros

“Coalición Canaria dejó a la isla de Tenerife inmovilizada, colapsada y estancada”

Óscar Izquierdo Gutiérrez (Tejina, 1960) lleva 27 años haciendo posible lo imposible, primero como director gerente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco) y ahora como presidente ejecutivo de esta patronal, desde hace un lustro

Óscar Izquierdo Gutiérrez. | FOTO: Sergio Méndez

Óscar Izquierdo Gutiérrez (Tejina, 1960) lleva 27 años haciendo posible lo imposible, primero como director gerente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco) y ahora como presidente ejecutivo de esta patronal, desde hace un lustro. Lector empedernido, le pidió a los Reyes Magos libros solamente. Hoy los estará disfrutando. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense, sus creencias le animaron a licenciarse también en Ciencias de la Religión. Su organización engloba a 900 empresas que tienen que ver con la construcción, el sector inmobiliario, la comercialización de la construcción, la promoción de inmuebles, etcétera. Es miembro del Consejo de Gobierno de la Confederación Nacional de la Construcción, organización en la que están representadas importantísimas empresas y patronales del gremio de toda España. No tiene miedo a decir lo que piensa. Casado y con dos hijos, su vida ha sido Fepeco, pero antes estuvo en política. Fundó, con Adolfo Suárez y otros, el CDS, ocupó el cargo de jefe del Gabinete y fue hombre de confianza de Fernando Fernández Martín, uno de los grandes presidentes que ha tenido el Gobierno de Canarias. También fue secretario general de este partido en Canarias.

-¿Ves a Fernando?
“Claro, somos muy amigos y nos reunimos con frecuencia. Aquellos tiempos fueron inolvidables”.

-Para mí también.
“No me extraña, porque tenía que esconder las encuestas del despacho de Fernando para que no se las birlaras y las publicaras. Más de una vez lo hiciste”.

-Ya será menos, Óscar. ¿Cómo dejó a Tenerife, que era su feudo principal, Coalición Canaria (CC)?
“Sabía que ibas a entrarme por ahí y a explotar mi cabreo. Y voy a hablarte muy claro”.

-Así lo espero.
“Coalición Canaria ha estado entregada a Gran Canaria, se olvidó de Tenerife. Durante 30 años, la isla de Tenerife ha sido maltratada, sus infraestructuras abandonadas o no creadas y CC ha colapsado este territorio de una manera brutal”.

-¿Así de fuerte?
“Sí, se puede decir que Coalición Canaria se vistió de amarillo y nos abandonó”.

-Y esto perjudicó gravemente a las empresas relacionadas con la construcción en esta isla, supongo.
“Mira, te voy a poner un ejemplo muy gráfico. En el año 96, siendo presidente del Gobierno Manuel Hermoso y consejero de Obras Públicas Rodolfo Núñez, los dos tinerfeños, prometieron a los canarios que la circunvalación de Las Palmas y la TF-5, la llamada autopista del norte, se iban a ejecutar al mismo tiempo y con idéntica financiación. Hoy, en 2020, es decir, 24 años después, la TF-5 se ha resuelto con dos asfaltados y la circunvalación de Las Palmas va por la cuarta fase. Dime si esto no es un agravio comparativo”.

-¿Y todos los gobiernos nacionalistas han actuado también con parcialidad?
“Todos los gobiernos de Coalición Canaria han traicionado a Tenerife, buscando votos en la provincias de Las Palmas porque los de aquí los tenían asegurados. Solamente han mirado para Gran Canaria. Total, para nada, porque CC nunca existió en aquella isla”.

-Decían en Madrid que Tenerife no presentaba proyectos.
“Claro, porque sus gobernantes estaban “vendidos” a Las Palmas, con toda la desvergüenza del mundo”.

Óscar Izquierdo Gutiérrez. | FOTO: Sergio Méndez

-Parece que a ti no te la han dado con queso.
“Te diré que desde 1992 tengo archivado todo lo que se ha escrito sobre las obras públicas en Tenerife, todas las promesas, todas las mentiras, todas las carencias, todos los agravios. Y no hay derecho, primero por el bienestar de los ciudadanos, que se ha obviado, y luego porque se ha perjudicado gravemente a empresas, autónomos y pequeños y medianos empresarios; muchos de ellos, gentes modestas sobre todo, se han arruinado por ausencia de obra pública que hacer. Y las que encargan algunos ayuntamientos, por ejemplo, se cobran tarde y mal. No se dan cuenta de que una factura impagada o retrasada de 12.000 euros puede arruinar a una pequeña empresa o a un autónomo, que no pueden cumplir sus compromisos si no les pagan”.

-Oscar, ¿tú no notas que esta isla se hace vieja?
“Pues claro que sí. Y te voy a contar otra cosa. Esa Comisión de Patrimonio del Cabildo tinerfeño es un desastre, que actúa de espaldas a la realidad. Los palacios de Roma, que son preciosos, se han renovado por dentro para hacerlos habitables, y tienen muchos más siglos que nuestras casas más antiguas. Aquí te colapsan la reforma de una casa del siglo XVIII por una escalera o te abren expediente, o te impiden las reformas necesarias para rehabilitar viviendas antiguas. ¿Cómo vas a utilizar un cuarto de baño de hace cuatro siglos sin instalarle loza sanitaria actual? Es de locos. Por una mísera ventana te paralizan un proyecto en el que has puesto enormes dosis de estética y de respeto al entorno. Y dinero. Y te piden informes técnicos a tu costa. No hay derecho”.

-¿Se está vaciando una parte de la isla de Tenerife, como afirman algunos sociólogos?
“Estoy elaborando un estudio sobre ello, lo tengo muy avanzado. Y salen mal paradas poblaciones tan interesantes como Icod, Buenavista, Los Silos, Garachico y San Juan de la Rambla, por poner sólo algunos ejemplos. La gente joven se va porque no obtiene permiso para reparar y poner en funcionamiento comercial, habitacional, etcétera, sus casas antiguas. Y todo por la dichosa Comisión de Patrimonio del Cabildo, que pone a los promotores unas trabas tras otras. Espero que el actual pacto insular solucione esto cuanto antes; y otra vez se ve aquí la larga mano de Coalición Canaria. La burocracia a la que nos sometió fue terrible, sobre todo en lo referente al territorio. Y también ha dejado la política de conservación del patrimonio histórico como una estupidez absoluta”.

-¿Existe ahora mejor relación de las organizaciones empresariales con las administraciones públicas?
“Creo que sí. Yo por lo menos así lo percibo”.

-¿Puedes hablar con total independencia?
“Por supuesto. CC quería sumisión y servidumbre. Untaba a organizaciones con subvenciones. Les decían: “Estate calladito, porque, de lo contrario, no recibes la subvención”. Nosotros, Fepeco, no aceptamos ni una sola. Ni una. Somos independientes y vivimos de las cuotas de nuestros afiliados. Otros mantienen un silencio sonoro sobre la actuación del Gobierno de Canarias. Nosotros, no.

-¿Es normal que una población urbana de 350.000 habitantes, Santa Cruz-La Laguna, no cuente con una vía de circunvalación, otra de cornisa y una vía litoral completa?
“Es que CC dejó a Tenerife inmovilizada, colapsada y estancada. En ninguna aglomeración urbana del país de las características del área metropolitana tinerfeña se dan estas lamentables circunstancias. En el año 2008, en el Cabildo de Tenerife, se concluyó que la situación de Tenerife era entonces insostenible. Hoy es aterradora. No hay más que mirar el colapso de esas autopistas. Hemos perdido 30 años y la solución me parece muy difícil. Gran Canaria avanza, nosotros retrocedemos. CC ejerció durante años su derecho de pernada sobre Tenerife, humillando a la isla en busca de los votos de Gran Canaria, que jamás obtuvieron. Vergonzoso. ¡Y eso que la mayoría de los gobernantes eran de aquí!”.

-¿Han influido los ecologistas, los falsos ecologistas, en este caos?
“Por supuesto”.

-¿Y qué te parece?
“Es que los políticos que se hacían llamar insularistas se han plegado a los “noístas”, a los del no a todo. Les han tenido miedo. Y han conseguido el caos más absoluto, la práctica desaparición de Tenerife; y conste que no creo que esté exagerando”.
(Les recuerdo a los lectores que en una entrevista en esta misma sección con Antonio Castro, eterno consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, este político palmero de CC me confesó que la entonces alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, le pidió que paralizara el proyecto de la vía de enlace (la de circunvalación de Santa Cruz desde Los Rodeos) porque se lo habían pedido los agricultores, parece ser que en la persona del fallecido Pedro Molina. Y así ocurrió: quedó paralizado. Increíble, pero cierto).

-¿Qué esperas de estos nuevos gobernantes, aparte de diálogo?
“Pues que no cambien la mortadela que Coalición Canaria repartía a destajo por el bizcochón que ahora parece que distribuye la alcaldesa de Santa Cruz. Que no adquieran los nuevos gestores aquellos malos hábitos, que ya está bien de mamarrachadas y de memeces. Que se pongan a trabajar por el progreso de su pueblo”.

-¿Se hacía mejor política antes, en tus tiempos?
“Por lo menos tengo esa sensación. Al menos era más equitativa en sus planteamientos y en sus inversiones”.

-La ausencia de planes generales consolidados de las mayores ciudades tinerfeñas influye en las inversiones en tu sector. ¿No es cierto?
“Por supuesto; no han tenido, ni siquiera, fundamento para aprobar estos planes. Así, el empleo se ha retraído en nuestra Isla. Mientras que en Las Palmas ocurre todo lo contrario. Cada vez se amplía más esta brecha de gente ocupada en el sector, en beneficio de la otra provincia”.

-Has sido muy crítico con la sociedad subvencionada. ¿Mantienes esas críticas?
“Claro que lo soy. Porque una sociedad subvencionada es una sociedad boba. Te repito que Fepeco no recibe ni un euro público. Queremos ser independientes y decir lo que tenemos que decir cuando sea necesario. Por eso tengo la libertad de hablar tan claro y de ser tan rotundo”.

-Fepeco es una patronal provincial. ¿También han sido perjudicadas las otras islas de la provincia de Santa Cruz de Tenerife?
“Absolutamente. Yo viajo cada semana por nuestras islas más pequeñas y lo compruebo. Las inversiones no han sido las necesarias, ha existido una desigualdad manifiesta que las ha perjudicado. Y quien diga lo contrario, miente”.
(Se puede hablar más alto, seguramente, pero más claro, no. Óscar Izquierdo es un gestor sin miedo, con la libertad que le da la independencia económica de la organización que preside. A las cinco de la mañana está en pie. A las siete abre la puerta de su oficina. A las tres y media de la tarde vuelve su casa. Cada día. Eso, cuando no viaja por las islas. Está harto de promesas y de mentiras. Y me recomienda que lea un libro de Bob Woodward sobre Trump. Lo compraré).

“Por cierto, Pedro Sánchez es igual de mentiroso que Trump. Bonito dúo de mentirosos compulsivos”.

-Palabra de Dios.