sanidad

¿Ves ‘moscas volantes’ cuando miras? Te explicamos el porqué

En concreto, pueden tener forma de bichos, estrellas, hilos, o telarañas

Rocío, 51 años, es miope y lleva gafas desde hace mucho tiempo, pero acude un poco asustada a la consulta porque desde hace una semana nota como hilos y puntos que, cuando intenta mirarlos, se mueven. Dice distinguirlos mejor bajo una luz brillante o un fondo blanco. No le duele el ojo, ni tampoco está enrojecido.

Esta situación que describe a la doctora Verónica Casado, mejor médica de familia de Europa en 2017, y se corresponde con lo que se conoce como ‘moscas volantes’, unos puntitos pequeños que muchas personas ven en su campo visual, pero con los que no hay por qué preocuparse, ya que la mayor parte de ellas no requieren tratamiento.

En concreto, pueden tener forma de bichos, estrellas, hilos, o telarañas. Se mueven cuando tratamos de mirarlas y se distinguen mejor bajo una luz brillante o un fondo blanco. Se forman en el humor vítreo, un líquido gelatinoso y transparente que llena la cámara posterior del ojo. Aunque parecen estar frente a este, en realidad flotan en su interior.

“Aparecen porque nuestro globo ocular tiene dentro una parte más blandita, líquida, y tiene más posibilidades de que allí se concentren y depositen las sustancias químicas que están dentro del ojo y son más densas”, explica en una entrevista con Infosalus la también actual consejera de Salud de Castilla y León, con motivo de la publicación de su libro ‘Las reglas de la salud’ (Espasa).

“Las ‘moscas volantes’ son un conglomerado de la sustancia gelatinosa o células en el interior del vítreo que llena el ojo. Lo que usted ve son las sombras de estos conglomerados proyectadas en la retina ”, agrega por su parte la Academia Americana de Oftalmología (AAO, por sus iniciales en inglés).

La aparición súbita de moscas volantes puede ser motivo de consulta, pero en general no indica problemas serios. Según insiste la doctora Casado, se trata de un problema banal sin trascendencia. “Sabemos que es una ‘mosca volante’ porque cuando nos movemos ellas también lo hacen”, aprecia la especialista en medicina de familia.

De hecho, destaca que son frecuentes a partir de determinadas edades, a partir de los 30, aunque no tienen por qué aparecer en todas las personas. “Depende de cada uno”, afirma. Concretamente, menciona que aumentan con la edad y la miopía, y en ocasiones también los traumatismos oculares o las inflamaciones de este órgano son responsables de su aparición.

TE PUEDE INTERESAR