arte

TEA quiere impulsar la difusión de sus colecciones y convertirse en referente

El centro de arte, que en 2019 recibió la vista de 89.238 personas, tendrá un espacio de exposición permanente para sus colecciones

La consejera de Cultura, Concepción Rivero, y el director artístico de TEA, Gilberto González. Sergio Méndez

El Tenerife Espacio de las Artes (TEA) busca reorganizar sus colecciones para hacerlas más accesibles a la ciudadanía y que se convierta en el centro de referencia de la población local en 2020, año en el que además se busca revertir el descenso de usuarios en cine y mini-Tea.

Este objetivo fue expresado este lunes en rueda por la consejera de Cultura, Educación, Juventud y Deporte del Cabildo de Tenerife, Concepción Rivero, y por el director artístico del TEA, Gilberto González, quienes detallaron que el centro tendrá un espacio de exposición permanente para sus colecciones.

Al respecto, la consejera Concepción Rivero precisó que en TEA hay 10.716 obras y le llama la atención el que no sean conocidas por el público canario, mientras que Gilberto González señaló que el nivel de la colección es muy alto y en concreto en lo relativo a los fondos de fotografía está entre los mejores de Europa.

Un obstáculo para ello es que “a la gente le cuesta entender el arte y por lo tanto acercarse” a los espacios culturales y lo primero que intentará el TEA es “despertar la curiosidad, la chispa”, señaló la consejera insular de Cultura.

Por este motivo Gilberto González defendió que hay que rediseñar el museo para hacer que “llegue a toda la sociedad”, y como ejemplo de este propósito citó los programas de “atracción” de visitantes, que ha propiciado la organización de actividades para un grupo de amas de casa de Valle Guerra.

“Buscamos cómo romper ese círculo de élite y ese es el gran reto del arte en el siglo XXI”, prosiguió González, quien adelantó que para 2020 se incidirá en asuntos como el turismo y las utopías en Canarias y la arquitectura, el feminismo y la producción artística.

Otra de las propuestas del TEA es la de tener actividad los fines de semana que es cuando la mayor parte de la población puede disfrutar de tiempo libre y señaló su director artístico que se reorganizarán actividades “para no morir de éxito”.

Detalló que a lo largo de 2019 TEA registró la visita de 89.238 personas, frente a las 95.761 personas que lo hicieron el año anterior, y explicó que el centro permaneció cerrado un mes por obras de mantenimiento, lo que provocó un leve descenso en los espectadores de cine y en el miniTEA.

El año pasado se realizaron 14 exposiciones y 174 actividades entre proyecciones, conciertos, cursos, talleres, seminarios y conferencias.

Las exposiciones atrajeron a 44.582 espectadores y la más vista fue “Odio sobre lienzo”, de Santiago Palenzuela, con 4.808 personas, al tiempo que las actividades que han registrado un aumento “exponencial” de visitantes son las desarrolladas en el centro del TEA situado en el antiguo noviciado del convento de las Catalinas en La Laguna y que albergó tres exposiciones colectivas.

Para este año este centro acogerá otras tres muestras, una sobre cómo arte aborda la reclusión y la muerte como espacio de libertad, una segunda titulada “Lo que no se ve”, con Juan Gopar como comisario, y la tercera en el último trimestre de 2020 con creadoras del área 60.

Además, en la sede central de la institución en la capital tinerfeña se exhibirán Vimos como dijeron que viéramos, Naturaleza histórica de la ruina, Como ningún lugar en la Tierra, El gesto como resistencia, Porque para que haya fiesta también tiene que danzar el bosque y una retrospectiva de Luis Palmero, junto a la mencionada Turismo y utopías.