sucesos

Aparecen los cuerpos sin vida de un matrimonio en San Miguel con signos de violencia

Los cadáveres fueron descubiertos por una hija de los fallecidos en la vivienda que compartían junto al barranco de Orchilla
A la derecha, sentada y apoyada en un bastón, Isabel, una de las víctimas. DA
A la derecha, sentada y apoyada en un bastón, Isabel, una de las víctimas. DA
A la derecha, sentada y apoyada en un bastón, Isabel, una de las víctimas. DA

La Policía Local de San Miguel de Abona localizó ayer, en torno a las 19.00 horas, los cuerpos sin vida con signos de violencia de un matrimonio sexagenario en una vivienda del paraje de Viña Vieja, en el barranco de Orchilla, en el municipio de San Miguel de Abona. Fue una hija de la pareja la que descubrió los cadáveres y avisó de inmediato a los agentes locales que, una vez que se personaron en el lugar, alertaron a la Guardia Civil, explicó anoche a este periódico el concejal de Policía de San Miguel de Abona, Manuel Rodríguez, desde el lugar de los hechos, que permanecía acordonado por agentes del Instituto Armado.

Las víctimas son Isabel, propietaria de la Quesería Orchilla, y su marido, una pareja de sexagenarios muy apreciada en esta localidad del sur de Tenerife. Ella había sido uno de los cuatro ejemplos de mujeres emprendedoras elegidos por el Ayuntamiento de San Miguel de Abona para conmemorar el pasado día 8 el Día Internacional de la Mujer. De hecho, su imagen aparece en el cartel anunciador difundido por el Consistorio sobre un pensamiento de Clara Campoamor: “La libertad se aprende ejerciéndola”.

La vivienda donde se produjeron los hechos, situada a la entrada a San Miguel por la carretera que llega desde Granadilla de Abona, se encuentra junto a una finca donde el matrimonio tenía una pequeña granja de animales (cabras, mayoritariamente), próxima a la quesería. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Playa de Las Américas mantiene activas varias líneas de investigación. Al cierre de esta edición no se habían producido detenciones.

 

 

TE RECOMENDAMOS