Tribunales

Cuatro meses de cárcel por pegarle a un policía que le pidió que se confinara

Además ha sido sancionado con 180 euros de multa

COCHE POLICÍA NACIONAL
Imagen de un coche de la Policía Nacional. ARCHIVO

El Juzgado de Instrucción número 4 de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado a cuatro meses de prisión y 180 euros de multa a un vecino de la capital que desobedeció la orden de confinamiento por el coronavirus y llegó a amenazar y golpear a un agente que le instó a cumplirla.

En una sentencia dictada tras un juicio rápido de conformidad celebrado este viernes, el juzgado en funciones de guardia condenó al procesado por delito de atentado y otro leve de lesiones, al declarar probado que sobre las 22.25 horas del pasado miércoles el acusado se encontraba junto a dos personas más detrás del campo de fútbol del barrio de la Feria de Las Palmas de Gran Canaria.

Dos agentes de la Policía Nacional que vigilaban el barrio para el cumplimiento de la orden de confinamiento se acercaron a él y el acusado comenzó a gritar expresiones del siguiente tenor: “A mi novia no, que está embarazada, como la toques te mato, no la toques que tengo medicación”, según la sentencia.

En ella se recoge que “con la clara intención de ignorar el principio de autoridad, amén de atentar contra la integridad física ajena”, el acusado “intentó dar varios puñetazos” a uno de los policías, “y posteriormente, con idéntico propósito criminal, agarró al agente mencionado por el brazo, golpeándolo dos veces con el codo en el lado derecho de la cabeza”.

Detalla la resolución que el agente sufrió lesiones leves, pero renunció a su derecho a ser indemnizado.

El acusado confesó los hechos y mostró su conformidad para beneficiarse de una rebaja en la condena.

El Juzgado de Instrucción número 4 resolvió también con sentencia firme otro caso de violación de confinamiento, el de un vecino de Santa María de Guía que fue sorprendido deambulando por el barrio capitalino de Vegueta sin justificación alguna y se resistió a deponer su actitud contraria a la orden de confinamiento.

Según detalla la sentencia, entre las 8.00 y lasa 10.00 horas del día de ayer, jueves, el ahora condenado “se dedicó a transitar por las calles de Vegueta, la Avenida Marítima y la calle Juan XXIII de Las Palmas de Gran Canaria”.

Expone la resolución judicial de conformidad –y por lo tanto, firme- que cuando fue requerido por los agentes para que abandonar la vía pública y se confinara en su domicilio, “con evidente desprecio al principio de autoridad, el acusado se negó a marcharse del lugar y dijo que no cumplía tal orden, que obedecía órdenes de Dios para salir a la calle y que prefería ser detenido antes que volver a su casa”.

En este caso, la condena, atenuada por la conformidad del autor de los hechos, comporta una multa de 720 euros.