la palma

El futuro del TMT: se instala en La Palma o se cancela el proyecto

En Hawái, los grupos de la comunidad nativa han vuelto a desmentir que esté teniendo lugar ningún tipo de negociación con el Gobierno del Estado; Ige sigue en un callejón sin salida
Los Kia‘i se concentraron en la madrugada de ayer frente al consulado de Japón en la isla del Pacífico, una de sus tantas manifestaciones. Pu'uhonua
Los Kia‘i se concentraron en la madrugada de ayer frente al consulado de Japón en la isla del Pacífico, una de sus tantas manifestaciones. Pu'uhonua
Los Kia‘i se concentraron en la madrugada de ayer frente al consulado de Japón en la isla del Pacífico, una de sus tantas manifestaciones. Pu’uhonua

Los grupos Kia‘i, detractores de la instalación del Telescopio de Treinta Metros (TMT por sus siglas en inglés) en el monte de Mauna Kea, en Hawái, territorio que consideran “sagrado”, han protagonizado una nueva concentración en la madrugada de ayer. Una vez que el Gobierno de Japón, asociado al proyecto, ha anunciado que congelará los fondos que tenía previstos invertir en el aparato de observación hasta ver cómo se desarrolla la “situación local” en la isla del Pacífico, los opositores a la infraestructura han reiterado ante el consulado del país nipón que, en contraste con lo expuesto por el gobernador hawaiano, David Ige, “no hay un proceso de reconciliación en curso con los protectores de la montaña”.

Por tanto, vistos los últimos acontecimientos, todo apunta a que el TMT ha alcanzado un punto muerto en Hawái. La tesitura en la que se encuentran los miembros del consorcio internacional que promueve el instrumento óptico (Universidad de California, Canadá, China, India y Japón) es, o bien optar por el plan B -La Palma-, emplazamiento que cuenta con licencia administrativa otorgada y declaraciones institucionales de organismos a todas las escalas en favor del gigante de la astronomía, o cancelar el proyecto, circunstancia que expertos en la materia, como el director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, han reconocido que también se baraja o que, al menos, es factible.

Los socios del telescopio, según ha podido saber DIARIO DE AVISOS, mantendrán una reunión esta semana en la que debatirán, entre otros aspectos, la decisión adoptada por Japón, así como qué ocurrirá en Mauna Kea tras haberse vencido el periodo de tregua que pactaron con los grupos nativos opuestos al TMT. En el último encuentro del comité de directores, no se dio respuesta a la solicitud del alcalde del condado de Hawái, Harry Kim, quien instaba a una prórroga de dicho plazo para posibilitar ver los resultados de la Comisión de Reconciliación que el gobernador del Estado, Ige, dijo estar conformando.

Sin embargo, los detractores continúan suscribiendo las declaraciones de una de las kupuna o ancianas más respetadas de la comunidad nativa, Noe Noe Wong-Wilson, en las que, con suma contundencia, afirmaba al DIARIO que “no hay nada que negociar con ellos [los promotores] sobre nuestra tierra”, pues se trata de un lugar de culto que debe ser respetado.

DESMANTELAMIENTO

Otro gesto que ha estado sujeto a malinterpretaciones es el desmantelamiento de telescopios en el parque científico de Mauna Kea. En medio del plazo fijado como tregua, y más concretamente a mediados del pasado mes de enero, la Junta Administradora del complejo quiso escenificar avances en la presunta negociación con los Kia‘i, anunciando que habían aprobado los términos en los que se producirá el desmantelamiento de uno de los telescopios existentes en el enclave, el Caltech Submillimeter, una operación que, en realidad, ya estaba programada. Por el momento, parece que todo sigue siendo humo al otro lado del charco.

TE RECOMENDAMOS