otras coordenadas

Fernando Pessoa

Reconocido luego de muerto. Fernando Pessoa (Lisboa 1888-1935) es hoy el primer literato portugués, orgullo y alma de su país. Homólogo de Shakespeare, Cervantes, Joyce, Nietsche, Dante, Kafka, Beaudelaire, Borges y Walt Withman. En vida publicó un poemario en inglés, Antinous (1918), y en portugués, Mensagem (1933). Como periodista, diez artículos en O Jornal de Crónicas de la vida que pasa (1915), donde fue expulsado a pesar del éxito. Hoy 85 años después mantiene su obra sin publicar. El crítico americano Harold Bloom (1930-2019) lo señala como el “más representativo poeta del siglo XX” y su traductor al español, Ángel Crespo, lo titula como “uno de los más secretos, intrigantes y ejemplares literatos del siglo XX”, del que quedó atrapado en el juego de espejos de sus “heterónimos”. Pessoa se adelantó a su época literaria, como Vincent Van Gogh a la suya pictórica. Murieron jóvenes y en la tragedia de verse reconocidos por el futuro, que los alcanzó dos generaciones después. Quedó huérfano a los cinco años y su madre volvió a casarse con el cónsul de Portugal en Durban, Sudáfrica, colonia británica donde se educa en inglés. Regresó a Lisboa solo en 1905 con 17 años. Desde 1908 trabajó en la traducción de correspondencia comercial en inglés y francés. En 1910 la revolución depuso la monarquía con la I República. En 1926 el general Carmona dio un golpe de estado, para dar paso en 1932 al Estado Novo del Salazarismo. Luego de las guerras coloniales 61-64, llegó la revolución de los claveles del 74 y con ella la III República. Los reinos ibéricos de España y Portugal fueron los primeros imperios coloniales, que se repartieron el mundo en 1494, con el Tratado de Tordesillas. El Colón portugués, Vasco de Gama, en sus tres viajes de 1497 a 1524, abrió la ruta este de las especias y murió virrey de la India portuguesa. El mito del Sebastianismo, donde muere el rey sin descendencia en Alcazarquivir, Marruecos 1578, da paso a la monarquía hispana de Felipe II, 1580-1640. Sufren las guerras napoleónicas y la pérdida de su gran colonia Brasil, en 1822. Pessoa es surrealista y modernista, misticista, masón y astrólogo. En política conservador liberal al modo inglés. Cristiano gnóstico y anticatólico romano. Nacionalista místico. Anticomunista, antisocialista e individualista radical. Propone combatir la ignorancia, el fanatismo y la tiranía. Expresión del hombre contemporáneo que conjuga sentimiento y pensamiento; tradición y modernidad. Hijo de la saudade portuguesa, del mito atlántico de San Borondón y del Sebastianismo, como deseo de recuperar el pasado legendario, la promesa de un mundo mejor, que nos salvará de las tinieblas. Su obra cumbre El Libro del Desasosiego, escrita entre 1913 y 1935. Traducida al español en 1984 por Ángel Crespo. Despliega sus múltiples “heterónimos” con identidades que se despliegan verdaderas a través de personalidades completas. El propio Fernando Pessoa como ortónimo de él mismo, con Bernardo Soares, Álvaro de Campos, Alberto Caeiro y Ricardo Reis. Es la literatura el único mundo en que vive, donde encuentra“su patria en el idioma portugués, que está entre las 12 primeras lenguas del mundo, como las europeas con imperio colonial, inglés, español, francés y ruso. Se explica su obra en fragmentos: “Vivir no es necesario, lo que es necesario es crear”. “En la vida de hoy el mundo solo pertenece a los estúpidos, a los insensibles y a los agitados”. “Sin ilusiones vivimos del sueño, que es la ilusión de quien no tiene ilusiones”. “Hay prosa que danza, que canta, que se declama a sí misma”.” “Solo la debilidad extrema de la imaginación justifica que haya que desplazarse para sentir”. “Al lado de mi dolor, todos los demás dolores me parecen falsos o mínimos”. Un tesoro de reflexiones creativas, siempre actuales. Hoy estamos en el Desasosiego del Virus.

TE PUEDE INTERESAR