Fútbol femenino

Julio Luis Pérez: “No nos gusta que se acabe la liga aunque eso implique la permanencia”

Hoy por hoy es una incógnita cuando se volverán a reanudar las competiciones y en que condiciones, cuando se cumple prácticamente un mes que los distintos equipos dejaron de competir y entrenar

Julio Luis Pérez, vicepresidente de la UDG Tenerife Egatesa. /DA

Los clubes deportivos están viviendo una situación atípica en pleno mes de marzo con las competiciones paralizadas por causa de la pandemia del coronavirus. Hoy por hoy es una incógnita cuando se volverán a reanudar las competiciones y en que condiciones, cuando se cumple prácticamente un mes que los distintos equipos dejaron de competir y entrenar. Uno de esos clubes es el representativo canario del fútbol femenino, la UDG Tenerife Egatesa que milita en la Liga Iberdola. Con su vicepresidente, Julio Luis Pérez, pulsamos el sentir del club sureño en plena crisis del Covid-19.

-¿La Asociación de clubes, de la que forma parte la UDG Tenerife, ha mantenido alguna reunión en los últimos días para analizar lo que va a pasar con la Liga Iberdrola?
“El futuro de la competición viene marcado por las autoridades sanitarias. La idea que hay en la Asociación de Clubes de Fútbol femenino es que la competición se pueda reanudar y se termine antes del 30 de junio. Esa es la voluntad. Otra cosa es que se pueda hacer. Dependemos de la evolución de la pandemia y de que las autoridades sanitarias den el permiso para volver a competir”.

-¿Tiene conocimiento de algún positivo por coronavirus en el club y si están todas las jugadoras en la isla?
“Afortunadamente no hay ninguno. Hay tres jugadoras que no están en la isla porque no han podido regresar de sus compromisos con las selecciones. Son los casos de Allegra Poljak, Wilamary Argüelles, que estaba disputando las previas del Mundial sub-20, y Tatiana Matveeva que tampoco ha podido regresar tras su viaje con la selección. El resto está en Tenerife”.

-Si nos ponemos en el peor escenario y se da por finiquitadas la Liga, ¿qué perjuicios económicos acarrearían al club?
“Si la competición no se termina podría haber importantes perjuicios económicos, ya que cantidades por derechos de televisión se dejarían de ingresar y eso podría repercutir en la economía del club. En cuanto a los contratos de las jugadoras siguen su cauce normal: algunas tienen contrato renovado, otras compromisos por más tiempo y las que acaban contrato el 30 de junio. La actividad del club en cuanto a renovaciones e incorporaciones no se paraliza”.

-En el plano meramente deportivo una suspensión definitiva de la Liga les beneficia porque se lograría una permanencia que aún no esta amarrada?
“No nos gustaría que la competición se de por acabada, aunque eso implique la permanencia. Pero insisto, en eso poco podemos hacer. Hay que esperar órdenes de las autoridades competentes”.

-En el caso de que la Liga se reanude en las próximas semanas, los equipos contarán con un margen de dos o tres semanas para volver a coger la forma física por mucho que las jugadoras trabajen en sus domicilios
“Es evidente que no se puede comenzar una competición después de un parón de esta envergadura. Hay que tener en cuenta que llevamos cerca de un mes sin competir. Lógicamente tendremos que tener como mínimo quince días previos al inicio para que se puede entrenar de manera grupal. Bien es verdad que todas las jugadoras están haciendo trabajo individualizado, pero no es lo mismo”.

-Personalmente, ¿cómo lleva estos días sin fútbol y sin poder salir de su domicilio?
“No he salido de casa desde el sábado. Trato de buscar ocupación en las horas, recuperar horas de sueño que también es bueno, y desde casa tele trabajando para el club con el ordenador y evitando la presencia física en la calle. Se sobrelleva de la mejor manera posible”.

-¿Cómo valora lo que va de temporada de la UDG Tenerife Egatesa?
“Llevamos una temporada con sobresaltos. Es evidente que no ha sido la temporada ideal que hubiéramos deseado todos, pero dentro de lo menos bueno hay que mirar la botella medio llena y no medio vacía. El equipo está situado en la novena plaza, una posición que si se mira lo que tenemos por arriba, estamos en una clasificación lógica. Este año no se podrá conseguir los dos cuartos puestos de las últimas campañas, porque la competición es cada vez más difícil. Además, estamos peleando en inferioridad de condiciones con el resto de clubes. Para que estemos en mejores condiciones deportivas necesitamos disponer de unas instalaciones acordes con la categoría del club. En este momento las instalaciones que el club tiene son las peores de la Primera División”.

-El campo de la Hoya del Pozo en El Médano ya estará disponible para la próxima temporada?
“Me da que con la Hoya del Pozo no podremos contar. La última vez que pasé por allí había una sola persona trabajando en las obras. A mi entender se han hecho unos vestuarios muy pequeños, se ha colocado una visera portátil en una grada, pero el campo requiere cambiar el césped, mejorar las gradas, ampliar el aforo, y poner una iluminación adecuada. Ese campo no va a reunir las condiciones que exigirá LaLiga. El campo de La Palmera también va muy justo, ya que se van a solicitar aforos de tres mil o cuatro mil espectadores, y con unas instalaciones dotadas de enfermerías, doble vestuario etc… que hoy por hoy no cumplimos. Habría que hacer una reforma profunda en La Palmera. Y, si no, habrá que buscar alguna instalación en la isla que pueda soportar competir en la máxima categoría. Si no es así podemos correr el riesgo de perder la categoría por no disponer de unas instalaciones adecuadas”.