La Palma

La Bajada pasa a un segundo plano frente a la emergencia sanitaria

El portavoz del Obispado de la Diócesis Nivariense, Antonio Pérez, asegura que cualquier decisisión con respecto a las lustrales en la capital palmera queda supeditada a lo que decidan las autoridades sanitarias

Imagen del centro logístico que ha montado el Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma para cenralizar todos los servicios esenciales. | DA

La celebración o no de la Bajada de la Virgen dependerá de la evolución de la situación de emergencia sanitaria y de las decisiones santiarias que adopte el Estado. Esto es lo que afirman desde la Vicaría General del Obispado de la Diócesis Nievariente. Su responsable y portavoz del órgano eclesiástico en la provincia, Antonio Pérez,  explica sobre las incógnitas sobre la celebración de las lustrales en la capital palmera, que “hay que seguir la evolución de la situación y si en su moemto hay que tomar alguna decisión, se reflexionará sobre la miamsa”. “En todo caso, cualquier decisión queda supeditada a lo que digan las autoridades públicas”, agrega Pérez.

La demostración de que la celebracion de las lustrales ha pasado a un segundo plano, es que todos los recursos del Patronato constituido para la organización de los actos centrales de las lustrales palmeras, se han redirigido estos días a tareas relacionadas con cuestiones esenciales, especialmente en un área, la de Asuntos Sociales, donde los esfuerzos se han duplicado para atender a los ancianos solos, a los vecinos con menos recursos y a aquellas familias con menores cuyos recursos económicos son tan limitados que no pueden garantizar tres comidas diarias.

El concejal delegado de la Bajada de la Virgen, Tony Acosta, tiene claro que “no es el momento ahora de hablar de la celebración o no de la Bajada, es algo que decidiremos en su momento pero que ahora mismo pero con una idea clara: no vamos a generar una falta de expectativa al respecto porque su celebración, siempre en función de lo que decidan las autoridades sanitarias, gtiene que ver con una cuestión económica, clave a partir de que esta situación excepcional termine”.

Exteriores de edificios en la capital, plazas y lugares próximos a zonas de compra de alimentos y productos básicos, están siendo desinfectado en la capital. | DA

Mientras ese momento llega, el Ayuntamiento capitalino ha constituido un centro neurálgico desde donde se coordinan todas las acciones, no solo en materia de ASuntos Sociales, sino en lo referente a la desinfección y limpieza de zonas claves a la hora de evitar contagios por COVID-19, centro que han montado en la salida sur de la capital, en el espacio denominado como Las Afortunadas. Otro de los frentes que atiende el consistorio, es la atención y el apoyo a aquellos vecinos sujetos a los expedientes de regulación de empleo de numerosas empresas de la capital dado que “no percibirán sueldo hasta el día 10 de abril, lo que para muchos que ya vivían con lo justo les supone una merma en su capacidad de gasto para alimentos o productos de primera necesidad”.

La próxima semana el grupo de Gobierno en el consistorio capitalino, presidido por el alcalde Juan José Cabrera Guelmes, se reunirá para abordar una reestructuración y priorizar los gastos del Presupuesto 2020, sujeto hasta la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo, a prioridades económicas que han cambiado sustancialmente.