sociedad

La Palma se protege ante la entrada de posibles viajeros contagiados

La Isla suma ya 11 positivos por Coronavirus, con dos ingresos hospitalarios, uno de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos y el resto en aislamiento domiciliario y asintomáticos
Los controles con registro de temperatura en el aeropuerto palmero comenzaron ayer. El procedimiento se llevará a cabo para todos los vuelos que lleguen de Madrid, los únicos que siguen vigentes tras las restricciones de transporte adoptadas por el Gobierno de Canarias. | DA

Los controles sanitarios de temperatura comenzaron ayer en el aeropuerto palmero, para detectar y desviar a los servicios sanitarios a los viajeros llegados en el vuelo procedente de Barajas y descartar sospechas de posibles contagios por coronavirus. Tres voluntarias de Cruz Roja Española, Berta, Enma y Patricia, con obligaciones laborales paralelas a esta acción solidaria y mientras sus hijos les esperaban en casa, llevaron a cabo esta tarea con la que se intenta preservar de nuevos contagios a la población de la isla de La Palma.

En ese proceso, el trabajo fundamental de los agentes de la guardia civil en un punto, el aeropuerto de La Palma, donde están sometidos a mayores riesgos, como otros colectivos laborales entre los que figuran los agentes de la policía nacional, la policía local, además de cientos de sanitarios, ciudadores y auxiliares de la Isla.
Los pasajeros, lejos de sorprenderse, agradecían el control. Así al menos los trasladaron a DIARIO DE AVISOS, algunos de ellos, entre los que se contaban dos estudiantes de Ingeniería Industrial y Mecánica, Umberto y Sergio, que con solo 19 años tenían claro que “ahora que hemos llegado a la Isla y volvemos a casa porque la universidad se ha cerrado, lo único que vamos a hacer es quedarnos en casa y no estar cerca de nuestros familiares más mayores, que son los que mayor riesgo pueden correr”.

Mujeres, voluntarias y solidarias en los controles para frenar los contagios en La Palma. | DA

Así explican que pese a no presentar sintomatología, pueden ser portadores del virus y foco de contagio para los suyos. Todos los pasajeros que desde ayer llegan al aeropuerto palmero desde Madrid y que registren una temperatura igual o superior a los 37,6 grados, serán aislados para una posterior revisión médica y en su caso, y solo si cumplen determinados parámetros físicos relacionados con el coronavirus, sometidos a los test que está realizando el Servicio Canario de Salud en La Palma, tanto en el Hospital General como en la consulta específica abierta en el Acuartelamiento El Fuerte.

La Palma registra 11 casos de positivo por COVID-19, un dato de esta misma mañana que han dado a conocer las autoridades sanitarias de la Isla y que no incluyen las pruebas realizadas hoy tanto en el Hospital General de La Palma como en el consultorio específico abierto días atrás del Acuartelamiento. Nueve de los once casos están asintomáticos y guardan aislamiento domiciliario, mientras que otros dos han requerido de ingreso hospitalario, uno de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos.

“El resto de las personas que guardan cuarentena son los contactos directos con estas personas diagnosticadas, que deben permanecer en casa y a la espera de ver si desarrollan síntomas”. Así lo explican las autoridades sanitarias a DIARIO DE AVISOS, al tiempo que precisan que “solo se les realizará el test si desarrollaran síntomas” tal y como establece el protocolo del Servicio Canario de Salud y el de rango superior, el del Ministerio de Sanidad.

La población palmera vive con paciencia este proceso de aislamiento en casa, pero más allá de las paredes de esos hogares, cientos de sanitarios en la Isla, internistas, neumólogos, médicos de familia, enfermeros y auxiliares, dan la cara ante un hecho: el crecimiento “limitado” de contagios, pero en previsible ascenso. Las autoridades sanitarias palmeras, encabezadas por el director del Área de Salud y por la gerente del Hospital General de La Palma, Kilián Sánchez y Mercedes Coello, respectivamente, no se cansan de repetir el agradecimiento al empeño y el ahínco permanente de todo un amplio equipo sanitario que “cada día se deja la piel por frenar, por atender y por estar a la altura de una situación tan difícil y excepcional como la que estamos viviendo”. El mantra permanente y reiterativo para los palmeros es siempre el mismo: “quedense en casa y ayúdennos a evitar nuevos contagios”.

TE RECOMENDAMOS