La Palma

Más de 300 ancianos y dependientes, blindados en las residencias de La Palma

La Isla suma tres nuevo positivos por COVID-19 y alcanza los 24 positivos mientras el Cabildo espera test de detección rápida para el control de su población más vulnerable


La Palma suma, en un progresión que se mantiene baja, 24 casos positivos por coronavirus. Son los datos obtenidos a partir de un mayor número de pruebas realizadas. En este contexto, el valor del cuidado asistencial y la gestión de las residencias de ancianos de la isla de La Palma, a las que se suma el único centro geriátrico, el Hospital de Los Dolores, la Residencia de Pensionistas y el Centro para Personas Discapacitadas de Triana, se está poniendo a prueba en medio de la crisis de emergencia sanitaria. Ni un solo caso por coronavirus se ha detectado en estas residencias. Es una afirmación del presidente del Cabildo palmero, Mariano Hernández Zapata, en la cuarta comparecencia que ha realizado desde que se decretó el estado de alarma, el sábado 14 de marzo.

Frente a ese reconocimiento, la confirmación de las autoridades sanitarias de que en estos centros de mayores no se están llevando a cabo test para detectar el COVID-19, situación que cambiará en los próximos días o semanas, si tal y como ha pedido el Cabildo en la última reunión de la Federación Canaria de Islas, y en sintonía con lo solicitado por el presidente del Ejecutivo autonómico, Ángel Víctor Torres, el archipiélago recibe los test de detección rápida. Fuentes sanitarias autorizadas han venido señalando que las pruebas, hasta ahora y en tanto no llegue la remesa de este material, se están llevando a cabo solo a los pacientes que presentan sintomatología tras haber estado en contacto con los positivos localizados y otros pertenecientes a los grupos de alto riesgo.

Desinfección exterior del Centro para Personas con Discapacidad de Triana, en Los Llanos de Aridane. | DA

En tanto llegan los test y se determina dónde y cómo utilizarlos en virtud de parámetros sanitarios, los centros de mayores y personas dependientes del Cabildo, así como las residencias de ancianos en ocho de los 14 municipios palmeros, de gestión municipal pero al amparo de la consejería de Acción Social de la institución insular, han reforzado sus servicios con la contratación de una veintena de nuevos profesionales. Controles diarios de temperatura, así como el refuerzo de las tareas de desinfección e higiene, son algunas de las medidas establecidas para garantizar el bienestar de un recuento de más de 300 personas mayores, atendidos por personal auxiliar y médico que solo entra en contacto con la población mayor residente de la Isla tras desprenderse de la ropa con la llegan al centro, una medida con la que tratan de garantizar no llevar a sus centros de trabajo posibles elementos de contagio.

“Estamos ávidos de que nos llegue material sanitario”, reconocía Mariano Hernández Zapata en rueda de prensa ayer, para a continuación afirmar que “estamos pidiendo aplicar en La Palma más medidas de confinamiento así como la reducción de conexiones aéreas con la Isla, que de momento ya se han recortado hasta alcanzar un 10%”.

Urgencia económica

El equipo de Gobierno en el Cabildo palmero estima que “el Gobierno central deberá aprobar nuevos decretos económicos que permitan el uso del remanente económico a las administraciones locales”. Ese recurso constituiría la herramienta para poder paliar esta crisis”, que Hernández Zapata calificó como “un trance muy grave”.

La corporación insular trabaja aún en el borrador de medidas económicas a aplicar dentro de su ámbito de competencias, un plan de emergencia económica que durante estos días está recibiendo las sugerencias de los 14 ayuntamientos de la Isla, entre los que se ha alzado la voz de varios alcaldes para mostrar su malestar por el anuncio, por parte de algunos de sus homólogos, de la congelación del cobro de tributos y otras medidas de la misma naturaleza, todas ellas recogidas en el decreto gubernamental del estado de alarma y que no supone sino el cumplimiento de la normativa vigente en virtud de la emergencia sanitaria que vive todo el país y a la que no es ajena la isla de La Palma. El pago de subvenciones nominativas y el de facturas pendientes a proveedores, continuará en las próximas semanas.