sucesos

Tragedia en Los Cristianos: ella muerta, él muy grave

La principal hipótesis es que la mujer (82 años) presuntamente hizo los cortes a su marido (86 años e impedido) y así misma, para luego resbalar y fallecer por el golpe y la pérdida de sangre
Los agentes precintan la vivienda de Los Cristianos donde se encontró al matrimonio. DA

La tragedia golpeó ayer sábado con fuerza a la población de Tenerife en general y a la de Los Cristianos en particular con el terrible hallazgo del cadáver de una mujer en su domicilio de la referida localidad turística aronera. Muy cerca de la fallecida se encontraba su marido en estado muy grave, en información captada a través de fuentes oficiales, personas conocedoras del caso y algunos vecinos de la pareja que, tristemente, protagoniza la historia que nos ocupa.

Se trata de dos ancianos de nacionalidad española y origen vasco que contaban con una segunda residencia en la Isla de Tenerife, justo donde ahora han sido descubiertos. Las fuentes vecinales aludidas añaden que eran habituales de un conocido bar restaurante llamado Gomerón, que se encuentra en los bajos de su edificio, el Royal, sito en la céntrica avenida de Juan Carlos I y cerca del Centro Cultural de Los Cristianos.

La principal hipótesis que manejan los investigadores asignados a este caso pasa por que, ya sea de común acuerdo o por iniciativa de ella dado el pésimo estado de salud de su marido y quién sabe si los excepcionales tiempos que vivimos, estemos ante un presunto suicidio que no se llegó a consumar en el caso del varón, una persona con problemas de salud de cuyo cuidado se encargaba su esposa durante los últimos tiempos.

En concreto, se teme que haya sido la mujer, de 82 años de edad, la que realizó las heridas de arma blanca detectadas en el cuerpo del varón (86 años) para luego autolesionarse de la misma manera. Sería entonces cuando la fatalidad añadió más dramatismo a estos hechos y la mujer, presumiblemente, resbaló y se golpeó en la cabeza, falleciendo a consecuencia de dicho golpe o por la pérdida de sangre. Estos hechos pudieron tener lugar en la tarde o en la noche del pasado viernes.

De cualquier modo, serán los resultados de los análisis propios de la autopsia, así como el reconocimiento médico al superviviente, que ha sido ingresado en estado grave en un centro hospitalario, los que aclaren si estas sospechas de los investigadores se ajustan o no a la realidad.

Como quiera que en los dos cuerpos de este matrimonio resultaran evidentes las señales de violencia externa, desde que los vecinos alertaron por la reiterada ausencia del matrimonio de ancianos, ambos de nacionalidad española y residentes en la vivienda 401 del edificio Royal, cercano al Centro Cultural de Los Cristianos, se alertó a la Brigada de la Policía Judicial de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Playa de Las Américas, cuyos miembros dieron con la fallecida y el herido al forzar la entrada del piso.

En la dantesca escena, el varón, gravemente herido, estaba tendido en una cama sobre su propia sangre. La mujer estaba muy cerca, pero en el suelo, fallecida, y también sobre el charco causado por su sangre.

Un dato destacado: mientras el cuerpo del hombre, al parecer, solo presentaba las lesiones provocadas por los cortes, la mujer tenía un fuerte traumatismo en la cabeza, quizás, como se ha dicho, provocado por una involuntaria caída.

Lo cierto es que hay dos datos que refuerzan esta hipótesis como la principal para los investigadores: por una parte, en ningún momento se activó el protocolo previsto para la violencia de género; por otro, el caso no ha sido asignado al Grupo de Homicidios provincial.

TE RECOMENDAMOS