DIARIO DE LA CUARENTENA

Ajedrez: el único deporte que se puede seguir practicando a pesar del confinamiento

Desde los niños que juegan los torneos que la Fundación CajaCanarias organiza diariamente hasta el mismísimo campeón mundial, Magnus Carlsen, son millones a los que las 64 casillas alivian el aislamiento... y distraen a los más pequeños

El Ajedrez está reconocido como una herramienta educativa de primer orden. DA

Mientras ciegos reyes disputan feroces guerras políticas y no poca gente se abandona a la molicie y, por ende, se arriesgan a que el aislamiento domiciliario mine su salud mental y física, millones de personas buscan cómo superar los efectos negativos de esta cuarentena forzada. Y muchisimos de ellos, por todo el globo terráqueo, alivian este inédito proceso practicando su deporte favorito o, incluso mejor, aprovechando sus indiscutidos beneficios como herramienta educativa y, por qué no decirlo, teniendo así entretenidos a los más pequeños y pequeñas de la casa.

Se trata del Ajedrez, el único deporte que se puede seguir practicando sin salir de casa. Con el tiempo transcurrido, las opciones son infinitas. En Tenerife, sin ir más lejos, la Fundación CajaCanarias lleva organizada una treintena de torneos (a las 17:05 horas todos los días de la semana, menos el domingo, que empieza a las 12:05) con tal éxito que, durante la última semana, la media de participantes ha subido a 150 personas, un centenar de ellos menores de edad. Lo bueno es que son diarios, gratuitos y abiertos a cualquier nivel, por mucho que hasta dos grandes maestros (el cubano Vera y el georgiano Gagunashvili) hayan participado en alguna ocasión. Internet es tan útil en estos tiempos de confinamiento que no solo derriba las paredes de su casa, sino también las fronteras, y en estos torneos de origen tinerfeño han participado ya deportistas de países como Serbia, Kuwait, Polonia, India, Ecuador, Venezuela, Francia, Alemania… Como habrán imaginado, las competiciones oficiales se han adaptado, a tal punto que acaba de termina el primero de los tres torneos que conforman el Campeonato canario Infantil, (va ganando el palmero Alberto Bethencourt).

Por todo el mundo se siguen moviendo los trebejos sobre las 64 casillas. Incluso, el campeón mundial, el noruego Magnus Carlsen, disputa en estos días un torneo que lleva su nombre. Es, simplemente, una forma más que saludable para hacer más llevadera la pandemia.