CORONAVIRUS

El Gobierno planea ya una campaña de test “masivos” y aislar a asintomáticos

España está haciendo ahora mismo entre 15.000 y 20.000 test diarios

El consorcio alemán Bosch desarrolla un test rápido para el coronavirus
Test rápido para el coronavirus. EFE/Brais Lorenzo/Archivo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está pensando ya en las medidas que llevar a cabo tras confirmarse la ralentización del avance del coronavirus en España, de modo que prepara una etapa de “transición” caracterizada por una campaña de test “masivos” y el aislamiento de los asintomáticos.

Sánchez ha celebrado este domingo, como es habitual desde que se declaró la emergencia sanitaria por COVID-19, una nueva reunión por videoconferencia con los presidentes autonómicos, a los que ha expuesto parte del plan que quiere implantar cuando se inicie la llamada “desescalada”.

Por un lado, les ha anunciado la entrega entre este domingo y mañana de un millón de test. Sanidad ha comprado cinco millones, ha precisado su titular, Salvador Illa, y se repartirán en próximas fechas.

Por otro lado, les ha pedido que antes del miércoles que viene envíen al Gobierno datos precisos sobre la situación en las residencias de mayores tanto públicas como privadas. El Ejecutivo quiere hacer un seguimiento exhaustivo de cómo están las personas que viven en dichos centros, el grupo de población ahora mismo más vulnerable.

También les ha emplazado a que antes del próximo viernes le enumeren en un listado las infraestructuras que puedan acoger, en cuanto sea necesario, a personas a las que se les ha diagnosticado COVID-19 pero son asintomáticas. Se les aislará si “así lo desean”, en palabras empleadas por Illa.

De esta manera Sánchez ha perfilado ante los presidentes autonómicos dos ejes fundamentales de la siguiente etapa de “transición”, que, como dijo ayer, “no será suave” y no admitirá “la relajación”.

El ministro de Sanidad lo ha corroborado este domingo al asegurar que no se puede “desperdiciar” el “enorme esfuerzo” que los ciudadanos están haciendo y que seguirán haciendo, ya que al menos permanecerán confinados en sus casas hasta el 26 de abril, siempre y cuando el Congreso autorice la nueva prórroga.

España está haciendo ahora mismo entre 15.000 y 20.000 test diarios, ha precisado el ministro, lo que sitúa al país en la “banda alta” de número de diagnósticos al día en el mundo. Pero habrá que hacer más.

El millón de test PCR que llegará en breve a España, así como el segundo millón que aterrizará a lo largo de la semana que viene, según sus explicaciones, permitirán hacer “un cribado” inicial en las zonas de más alta incidencia de coronavirus, en concreto en hospitales y en residencias de ancianos.

Las pruebas se irán generalizando porque la clave para atajar la epidemia radica en la detección precoz de los asintomáticos, que al no sentir molestias, pueden facilitar la propagación de la enfermedad y favorecer que se produzca una segunda ola, que sería “peor”, advirtió ayer Sánchez.

El instituto de Salud Carlos III ha probado la fiabilidad de esos test, en cuya producción se implicarán empresas españolas. También fabricarán “kits” de extracción, igualmente esenciales.

El uso de estos instrumentos tiene una derivada también crucial, la posibilidad de analizar la inmunidad que la población española ha generado a la COVID-19.

El Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias ha confirmado que está ya en preparación un estudio sobre el porcentaje de inmunidad, ha avanzado su jefa de área, María José Sierra.

Éste es otro eje de la siguiente etapa, en concreto conocer cuánta población ha desarrollado anticuerpos a la enfermedad.

Como lo será el más que probable uso generalizado de mascarillas, algo que el Gobierno aún no ha confirmado que pedirá porque, como ha subrayado Illa, no se exigirá a la ciudadanía nada que no se pueda cumplir.

Los expertos con los que trabaja el Gobierno reconocen que son un elemento que puede ayudar.

Por tanto, urge garantizar el suministro en un mercado convulso por la alta demanda, así que Illa se ha felicitado de haber “regularizado” la entrega de distinto material, especialmente respiradores y mascarillas. Sanidad ha repartido 38 millones de piezas, de las que 28 millones son mascarillas.

Además, el Gobierno ha comprado 1.534 respiradores, a los que se deben sumar 2.070 de donaciones y los que provienen de la capacidad nacional, es decir, de empresas incardinadas en España, como Seat, que garantiza la fabricación de 300 al día.

En breve llegarán los más de 100 comprados a una empresa turca una vez resuelto el incidente con Turquía, que los tuvo retenidos.

Sánchez quiere anticiparse a las fases que vaya marcando la evolución del coronavirus, pero también a los hechos políticos.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha elogiado la actitud de los presidentes autonómicos, cuya contribución a unos hipotéticos nuevos Pactos de la Moncloa, reedición de los firmados en 1977, puede ser muy relevante.

El Gobierno los abordará, ha recalcado el titular de Transportes, José Luis Ábalos, con el mismo objetivo que los de hace más de 40 años: relanzar la economía después de la brutal crisis provocada por el coronavirus, pero siempre en defensa de la democracia, por lo que quedarán fuera quienes “no la quieran”.

Ábalos ha reprobado que el líder de Vox, Santiago Abascal, no atendiera a la llamada de ayer de Sánchez.