fútbol femenino

El Tacuense, un habitual inquilino de los puestos de descenso

El conjunto lagunero, que lleva catorce jornadas consecutivas en zona de zozobra, ha contado con cinco entrenadores hasta el parón de la liga por la pandemia del coronavirus
La UD Tacuense luchaba por escapar del descenso a Segunda División hasta que se paró la competición con motivo de la pandemia del coronavirus. /Sergio Méndez

La trayectoria de la UD Tacuense por la nueva Reto Iberdrola femenina se puede calificar de tortuosa, ya que desde la jornada novena hasta la veintidós, en la que se paró la competición por la pandemia del coronavirus, las de Taco se instalaron en el descenso.

El equipo lagunero logró el ascenso a la Reto Iberdrola tras acabar segundo en Segunda División por detrás del filial de la UDG Tenerife. El proyecto 2019-20 arrancó con Jorge Pérez en el banquillo hasta que el 15 de octubre decidió por voluntad propia abandonar el cargo de la UD Tacuense. Un total de cinco partidos con el siguiente balance: tres derrotas (UDG Tenerife DKV, Cáceres y Valencia B), un empate (Collerense) y un triunfo (Pozoalbense). Se da la curiosa circunstancia que con Jorge Pérez el Tacuense nunca estuvo en puestos de descenso.

Mientras la Directiva se puso manos a la obra para buscar un sustituto, Juan Pilili, segundo entrenador del equipo, se hizo cargo del equipo para el compromiso que disputaba en el Pablos Abril frente al Granada. Partido que acabó con derrota clara por 0-3. Unas horas después, el club anunciaba el fichaje de Jorge Juan Castro como entrenador del primer equipo. El técnico madrileño se sentó en el banquillo del Tacuense en ocho partidos hasta que fue destituido por los malos resultados aprovechando el parón navideño. La trayectoria del equipo con Jorge Juan Castro fue calamitosa, ya que no ganó ningún partido, empató dos (Córdoba y Levante B) y perdió seis encuentros (Villarreal, Juan Grande, Málaga, Femarguín, Alhama y Fundación Albacete). Por si esto fuera poco el Tacuense entró en fase de descomposición con derrotas abultadas ante Málaga (4-0), Femarguín (5-1), Alhama (1-5) y Fundación Albacete (7-0). Cuando Jorge Juan Castro cogió las riendas, el Tacuense seguía fuera de las posiciones de descenso hasta que entró por primera vez en ella en la novena jornada, tras caer en el Pablos Abril con el Juan Grande grancanario por 1-2. Cuando se fue, el cuadro lagunero era último y a seis puntos de la permanencia. Ante este tenebroso panorama a la directiva del Tacuense no le tembló el pulso y destituyó al entrenador madrileño. El interino Iván Moreno dirigió sin suerte el partido que se jugó el 4 de enero en el Pablos Abril ante el Santa Teresa (0-3).

Unos días después se hacía cargo del banquillo el quinto entrenador del curso, Abraham García. Con el sevillano el equipo de Taco ha jugado siete partidos con un balance de dos victorias (Pozoalbense y Collerense) y cinco derrotas (UDG Tenerife DKV, Cáceres, Valencia B, Granada y Villarreal). Esos dos triunfos permiten al Tacuense seguir soñando con la permanencia, ya que hasta el momento del parón por el Covid-19 estaba separado en cuatro puntos de la salvación cuando faltan ocho jornadas para acabar la Liga. El rival directo por la salvación es un Juan Grande que acumula trece jornadas sin ganar, aunque a su favor tiene que aventaja en cuatro puntos al Tacuense, ganó en Taco y lo tiene que recibir en Gran Canaria.

TE PUEDE INTERESAR