tribunales

La Esclavitud del Cristo, condenada a cumplir con la Constitución

La jueza recuerda al Obispado que debió haber adoptado un rol conciliador en la demanda para aceptar a las mujeres, pero reconoce que no tenía competencia
Palacio de Justicia en Santa Cruz de Tenerife. DA

Como adelantó DIARIO DE AVISOS, el Juzgado de Primera Instancia Número 2 de Santa Cruz de Tenerife anuló el artículo 1 de los estatutos de la asociación Pontificia Real y Venerable Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna al considerar que la exclusión de las mujeres como socias vulnera los derechos fundamentales de igualdad, de no discriminación por razón de sexo y de asociación que consagra como fundamentales la Constitución española y la más alta normativa comunitaria. En la sentencia, que fue notificada el pasado miércoles, la jueza titular, Gabriela Reverón, estima íntegramente la demanda interpuesta por Teresa Laborda que fue rechazada como socia por la cofradía, y condena a la hermandad al pago de las costas procesales, esto es, de los gastos generados por el litigio, incluída los honorarios del abogado de la demandante.

Además, la resolución califica de “llamativa” la postura en el caso del Obispado de Tenerife, codemandado en el litigio, que en principio se allanó por entender que no le correspondía decidir sobre la cuestión porque no podía “inmiscuirse” en el ámbito de auto organización de la asociación, para a continuación afirmar: “Nada impide a la demandante la constitución de otra esclavitud con los mismos fines”. A criterio de la magistrada que dirime el pleito, con esta postura el Obispado “silencia de modo inexplicable” que “la única hermandad que ha venido realizando tradicionalmente los actos religiosos [en La Laguna] es la asociación demandada y, por tanto, la que con exclusividad puede proclamarlos y llevarlos a cabo”.

Aunque la sentencia es recurrible ante la Audiencia Provincial, expertos consultados por este periódico destacan la fortaleza jurídica de los planteamientos sobre la que se asienta, y en la que se refleja tanto un notable estudio sobre el derecho de asociación como la importante aportación jurisprudencial a la que se hace referencia.

Incluso, el fallo recuerda que, a pesar de lo planteado por la Esclavitud, no se puede hablar de “tradición secular” cuando en su origen la Cofradía se encontraba “compuesta por hombres y mujeres”, y añade que ninguna asociación puede avalar unos estatutos contrarios a los derechos que proclama la Constitución como inviolables. Por ende, prima el derecho a la no discriminación por razón de sexo frente al de la auto organización, y de ahí que se anule el controvertido estatuto.

TE PUEDE INTERESAR