sociedad

El ansia de playa venció a las nubes

El tiempo en Tenerife ayudó a evitar una afluencia masiva de bañistas en las distintas zonas de baño, lo que permitió a los usuarios disfrutar de una jornada tranquila
La actividad ha vuelto a Las Teresitas, donde los kioscos ya están abiertos y se controla el cumplimiento de las normas por parte de los usuarios. FOTO: Fran Pallero
La actividad ha vuelto a Las Teresitas, donde los kioscos ya están abiertos y se controla el cumplimiento de las normas por parte de los usuarios. FOTO: Fran Pallero
La actividad ha vuelto a Las Teresitas, donde los kioscos ya están abiertos y se controla el cumplimiento de las normas por parte de los usuarios. FOTO: Fran Pallero

El madrugón para ir a la playa estaba garantizado en el primer fin de semana tras el confinamiento en que los tinerfeños podían coger su coche para desplazarse hasta las zonas de baño. El único problema que se antepuso entre las ganas de sol y los ciudadanos fue la intensa capa de nubes que no abandonó en ningún momento el cielo de la Isla. Es por eso que, aunque la afluencia se preveía masiva, finalmente no hubo grandes aglomeraciones y los usuarios pudieron disfrutar la jornada de forma tranquila y sin miedo a un posible contagio.

Si bien es cierto que en Santa Cruz, todas las playas tuvieron que cerrarse durante algún momento de la mañana debido a haberse alcanzado el límite de aforo, ello no significó que en la arena se incumplieran las medidas de distanciamiento físico. De hecho, el control policial y el sistema de vigilancia facilitó que, dada la cantidad de vehículos que estaban entrando a primera hora de la mañana, se procediera rápidamente al cierre una vez alcanzado el límite.

El semáforo que indica la afluencia de usuarios en Las Teresitas y Las Gaviotas se puso rojo durante algunos minutos en la pasada jornada. FOTO: Fran Pallero
El semáforo que indica la afluencia de usuarios en Las Teresitas y Las Gaviotas se puso rojo durante algunos minutos en la pasada jornada. FOTO: Fran Pallero

Sobre la arena, la forma de disfrutar la jornada de playa poco distaba de lo habitual, pocas eran las mascarillas que se veían, ya que no son necesarias si se cumple con la distancia física interpersonal.

En la playa capitalina por excelencia, Las Teresitas, los kioscos al fin permanecían abiertos y era llamativa la ausencia de turistas, pero también curioso el buen ambiente que desprendían las numerosas familias que decidieron pasar junto al mar el Día de Canarias, una estampa más propia de julio o agosto, meses de vacaciones escolares.

Isabel acudió a Las Teresitas con su hija, su yerno y sus dos nietos. Allí se llevaron unos bocadillos y algunos juguetes. La idea era pasar “unas horitas al sol” después de dos meses de confinamiento en los que lo más que se echó de menos fue precisamente la playa.

Al igual que Isabel, Lola y Pierangeli también disfrutaron la jornada en familia, aunque el chapuzón esta vez se lo dejaron solo a los niños, ya que el agua, fría por los pocos rayos de sol que conseguían atravesar las nubes, era poco apetecible.

En la zona final de la playa, lo más habitual era encontrar a grupos de jóvenes. Víctor, que había planeado celebrar el cumpleaños de un amigo en Las Teresitas, se encontró con que el amigo en cuestión no apareció y, para rematar, no pudo jugar al fútbol en la arena: “Vino un policía y nos dijo que no están permitidos los juegos en la playa durante esta fase”, lamentó, aunque afirmó entender la situación y acabó cumpliendo con la normativa.

EL SUR

En la playa de El Médano, en Granadilla de Abona, lo difícil era encontrar un hueco para poner la toalla. Algo diferente fue lo ocurrido en Arona, donde el tiempo “influyó mucho”en que no se cumpliera con las previsiones de afluencia masiva que barajaban los dispositivos de seguridad.

En concreto, 1.500 personas pasaron por la playa de Las Vistas en el transcurso de las 11:00 a las 19:00 horas, un horario limitado para facilitar la limpieza de una playa que, aunque ya ha reabierto al completo, ha tenido que ser divida en diferentes sectores para garantizar la seguridad.

Además, en Las Vistas se ha reservado un espacio a la sombra para el uso exclusivo de los mayores y las personas con movilidad reducida.

Las Galletas y Los Cristianos, en el mismo municipio, permanecen abiertas desde el lunes, mientras que el Consistorio ha informado de que se trabaja para reabrir las playas de El Camisón (Playa de Las Américas) y Los Enojados (El Fraile).

NORTE

En el Puerto de la Cruz, la mañana transcurrió tranquila en las playas de Martiánez, Jardín y Punta Brava. Lo “feo” que estaba el día, según contaban los propios socorristas, pudo haber ahuyentado a muchos bañistas, ya que en el municipio también se esperaba un mayor tránsito de personas durante este primer sábado de la fase 2 de desescalada.

A la espera de ver cómo se desarrolla el próximo fin de semana en las playas tinerfeñas, todo apunta a que será con la llegada de visitantes extranjeros, prevista para el próximo mes de julio, cuando la cantidad de personas en las zonas de baño se asemeje a lo habitual en una Isla que vive, principalmente, del turismo.

TE PUEDE INTERESAR