nacional

El coronavirus tras ‘curarse’: por qué no es raro lo que le ha ocurrido a Ortega Smith

No sólo trombos como los que sufre el secretario general de Vox, el Covid-19 también puede dejar daños permanentes en los pulmones y en la piel, entre otros.
El dirigente de Vox Javier Ortega-Smith. EE
El dirigente de Vox Javier Ortega-Smith. EE
El dirigente de Vox Javier Ortega-Smith. EE

Diario de Avisos / El Español / Europa Press

El portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid y secretario general de la formación, Javier Ortega Smith, fue ingresado el sábado de urgencias en un hospital por “varios trombos en la pierna y en los pulmones como uno de los graves efectos que puede provocar el coronavirus”.

Ortega Smith ha dado cuenta de su situación en Twitter, donde ha subido una fotografía suya en la cama del hospital, donde aparece con una mascarilla con la bandera de España. Lo ha hecho con un mensaje “ante los rumores, publicaciones contradictorias y los deseos de información de tanta buena gente” que se ha interesado por su salud.

Fue el sábado cuando fue ingresado de urgencia ante la hinchazón que se le había producido en el gemelo izquierdo. “Tras la analítica y los estudios correspondientes me han detectado varios trombos en la pierna y en los pulmones como uno de los graves efectos que puede provocar el coronavirus que tuve”, ha detallado.

El portavoz de Vox en el Ayuntamiento sigue trabajando. De hecho hoy ha remitido al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, una batería de 60 medidas para afrontar las consecuencias del coronavirus en la ciudad, además de un par de audios destinados a la prensa. El edil asegura sentirse “con ánimo pero bajo la observancia médica”.

El pasado 15 de abril confirmó también a través de las redes sociales que la PCR le había dado negativo en coronavirus tras “más de un mes de confinamiento riguroso en casa”. El diputado nacional daba “gracias a Dios por haberlo superado” y rezaba “por quienes desgraciadamente no lo consiguieron y por el dolor de sus familias y amigos. También por aquellos que todavía siguen luchando por superarlo”.

Ortega Smith quiso agradecer públicamente a los sanitarios del hospital y centro de salud que le atendieron “por su humanidad, profesionalidad y heroísmo”, sin olvidar “las innumerables muestras de interés y apoyo” recibidas.

Secuelas

“El 80% de los pacientes infectados de COVID-19 no ingresan, por lo que en ellos será muy, muy poco probable que haya secuelas. Un 15% ingresa en una planta de hospitalización y un 5% requiere un ingreso en una unidad de críticos. De modo que, aproximadamente, entre un 5%y un 10% son los pacientes potenciales que podrían padecer algún tipo de secuelas. Pero esto son sólo estimaciones. No tenemos aún datos, y es aún demasiado pronto”, afirma a EL ESPAÑOL Javier De Miguel Díez, jefe de sección en el Servicio de Neumología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

En las últimas fechas se estudian algunas secuelas que quedan en los pacientes que han superado el coronavirus, sobre todo en el pulmón. Según detalla De Miguel Díez, se está viendo que habrá algunos pacientes que pueden tener secuelas en este órgano, como fibrosis pulmonar. La mayor parte de los casos de neumonía bilateral (que es una manifestación de este virus) se resuelven, pero otros casos, sobre todo los que han estado más graves, que han tenido una peor evolución o han necesitado algún tipo de ventilación respiratoria, podrían tener después este problema.

“Aproximadamente a las 6-8 semanas del alta, lo ideal sería hacer una radiografía de tórax. Si el paciente está asintomático y la radiografía sale bien, perfecto. Pero si tiene síntomas o alteraciones en la radiografía, haríamos después un TAC de tórax para ver si hay secuelas. En algunos pacientes, habría que hacerles además alguna prueba de capacidad pulmonar. Hay ya algún estudio preliminar realizado en China que muestra que algunos pacientes pueden perder entre el 20% y el 30% de su capacidad pulmonar”, expone De Miguel. Pero lo primero y más importante es identificar qué pacientes podrían ser susceptibles de ello.

El virus también produce afectación dermatológica. Incluso también afectaciones en el sistema digestivo (“muchas de las manifestaciones iniciales son cuadros diarréicos, aunque intuimos que eso, luego a corto y medio plazo no dejará secuelas”).

También se está viendo que este virus “tiene afectaciones cardíacas, neurológicas e incluso renales, aunque no se conoce aún bien cómo es el mecanismo que las produce”. Por ello, “tenemos que estar muy pendientes en un futuro de todas las posibles lesiones que el virus pueda dejar a corto o medio plazo”, afirma esta experta.

De hecho, Carlos Velayos, intensivista de InnovaHUCI, del Hospital Universitario de Fuenlabrada, ya mencionaba la semana pasada en Twitter estos problemas.

Puedes leer esta noticia completa en El Español.

TE PUEDE INTERESAR