santa cruz

La ampliación de terrazas en Santa Cruz solo afecta al espacio y no al número de mesas

Desde la Asociación de Empresarios y Comercios de la Avenida Marítima (Aecam) de Santa Cruz se plantean que, ante la imposibilidad de subir el aforo, los locales que no han abierto seguirán así, y los que sí lo han hecho es posible que cierren al no ser rentable ni poder garantizar la seguridad
TERRAZAS TENERIFE ESTADO ALARMA
TERRAZAS TENERIFE ESTADO ALARMA
Una terraza, durante los días previos a la reapertura. Fran Pallero

Las terrazas podrán ampliar el espacio que ocupan pero no el número de mesas con las que cuentan. Eso es lo que el Ayuntamiento de Santa Cruz ha trasladado a los negocios que han solicitado incrementar los metros cuadrados de sus negocios al aire libre con la esperanza de que también se les permitiera ampliar el aforo. Para los técnicos municipales el aforo debe ser el 50% del que se les ha otorgado en la licencia, y no se verá modificado aunque tengan más espacio en el que disponer sus mesas y sus sillas. Desde la Asociación de Empresarios y Comerciantes de la Avenida Marítima (Aecam), su presidente Eduardo Morales, que también es vicepresidente de la Asociación Zona Centro, explicaba ayer a DIARIO DE AVISOS que, “si no podemos ampliar el aforo de nada nos sirve que nos den más espacio, al menos en el caso de la avenida de Anaga, donde las aceras son ya lo suficientemente anchas”. Morales ponía como ejemplo una de las terrazas que gestiona. “Al reducirse mi aforo al 50%, de las 12 mesas que tenía se han quedado en 6. Unas mesas que dado el espacio con el que ya cuento puedo ponerlas hasta con cuatro metros de separación, dos más de lo exigido. Si me dan más espacio, para lo único que me sirve es para poner las mesas en vez de a cuatro metros a seis, es absurdo”, explicó.

Esta situación, aseveró Morales, ha llevado a que la mayoría de los asociados que aún no han abierto sus terrazas hayan decidido seguir con ellas cerradas, y los que las tienen abiertas estén pensando seriamente en cerrarlas. “Nosotros no queremos esas imágenes desbordantes, pero si no podemos ampliar el aforo, no solo no será rentable si no que pueden producirse problemas. Hay un exceso de personas que sale a la calle y hay muy pocas terrazas habilitadas, y no queremos tener más problemas”.

Ayer, el Ayuntamiento de Santa Cruz informaba de que una treintena de terrazas habían solicitado ya esa ampliación de espacios, aunque matizaban que, efectivamente, se debía seguir manteniendo el 50% del aforo porque así lo recoge la norma dictada por el Ministerio de Sanidad para la apertura de estos espacios en la Fase 1. Según el Consistorio, se han recibido más de un centenar de llamadas solicitando información y una treintena de peticiones formales de los establecimientos de hostelería y restauración del municipio para la ampliación de sus terrazas durante la Fase 1 del plan de desescalada.

Los requisitos que han de cumplir estos establecimientos para ampliar sus terrazas pasan por que se respeten los aforos permitidos de acuerdo con cada licencia, se mantenga la distancia de seguridad entre mesas, se garantice el cumplimiento de la norma en el tránsito peatonal y no se obstaculicen las entradas a garajes, viviendas o locales. Cada una de las 30 solicitudes de momento en curso se encuentra pendientes del informe técnico del Consistorio chicharrero, que estudia caso por caso y permitirá la autorización en todos aquellos que reciban el informe favorable porque cumplen con los requisitos y límites que establecen las propias condiciones de la terraza y la norma vigente.

Explica el Consistorio que, según lo previsto en la Orden 399/2020, de 9 de mayo, y para garantizarse el mantenimiento de la debida distancia física de al menos dos metros entre mesas o agrupaciones de mesas, se limita a la mitad el número de estas permitidas en los establecimientos (de acuerdo con la licencia municipal respecto al año inmediatamente anterior), de modo que el incremento de ocupación de espacio público debe cumplir con la proporción de la disminución fijada en el 50% de su capacidad, que estará siempre en relación con el espacio disponible real con el que puede contar la terraza atendiendo a las limitaciones establecidas.

Desde Aecam ponen casos prácticos de lo que se han encontrado estos días. “Estamos teniendo problemas con los clientes, tensiones, porque ven que hay espacio de sobra y no entienden que no se pueda poner una silla más si se cumple con la distancia de seguridad. Cuando decimos que no se puede parece que somos nosotros los que no queremos”, detalla Morales. También se ha dado que, “ves a clientes paseando arriba y abajo por la avenida buscando una mesa libre, colocándose incluso cada uno en una terraza a hacer cola a ver cuál se desocupa primero”. Además, “la presencia de la policía es constante, pasan cada media hora a comprobar el número de mesas y de sillas, no habíamos visto tanta presión”, concluye Morales.

La Laguna sí permite que se incremente el número de mesas

A diferencia del Ayuntamiento de Santa Cruz, el de La Laguna sí entiende que, a mayor espacio, mayor número de mesas y sillas, siempre que se cumpla que la superficie esté ocupada al 50% y con la separación establecida de dos metros. La interpretación que los técnicos laguneros hacen de la norma que permite la ampliación de las terrazas se fundamenta en el apartado dos del artículo 15 de la orden ministerial, en el que se dice que, “en el caso de que el establecimiento de hostelería y restauración obtuviera el permiso del Ayuntamiento para incrementar la superficie destinada a la terraza al aire libre, se podrán incrementar el número de mesas previsto en el apartado anterior (50% del aforo original), respetando, en todo caso, la proporción del 50% por ciento entre mesas y superficie disponible y llevando a cabo un incremento proporcional del espacio peatonal en el mismo tramo de la vía pública en el que se ubique la terraza”. Esto supone que, gracias a un bando firmado por el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, de forma temporal y excepcional, las terrazas que así lo soliciten y siempre que cumplan con el resto de condicionantes, podrán ampliar el número de mesas en relación al número de metros que ganen para la terraza. También se permite ocupar aparcamientos a aquellos locales que hasta ahora no podían disponer de una terraza por la estrechez de la acera.

 

TE PUEDE INTERESAR