salimos juntos

Cepsa, un pilar en tiempos de crisis

La Energética demostró durante el estado de alarma su fortaleza como soporte energético de Canarias y su marcado carácter social
SALIMOS JUNTOS - CEPSA

SALIMOS JUNTOS - CEPSA

La crisis sanitaria de la COVID-19 ha tenido consecuencias socioeconómicas sin precedentes a nivel mundial. A pesar de este escenario, hay empresas que han aprovechado estas difíciles circunstancias para poner a prueba su experiencia en la puesta en marcha de planes de contingencia y su capacidad para prestar servicios en situaciones extraordinarias. Este es el caso de Cepsa.

A partir del momento en el que se decretó el estado de alarma en España, la Compañía activó un plan de continuidad del negocio con el foco puesto en la seguridad y salud de sus profesionales y de los de las empresas auxiliares de servicios, garantizando al mismo tiempo el mantenimiento del suministro energético de las Islas.

Cepsa sostuvo, así, su servicio en los puertos y en los aeropuertos que, aunque han tenido una demanda muy baja, han estado en todo momento preparados tanto para cubrir el tráfico que garantiza el abastecimiento del Archipiélago como para responder ante situaciones de emergencia.

También mantuvo la distribución de los combustibles necesarios para garantizar la generación eléctrica, fundamental para Canarias, y la actividad en sus estaciones de servicio, a pesar de que el estado de alarma hizo descender drásticamente el tráfico rodado. Asimismo, continuó abasteciendo butano a domicilio en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote, donde tiene implantado este servicio.

La experiencia de Cepsa en planes de emergencia ha supuesto una gran ventaja a la hora de afrontar esta situación excepcional de la forma más eficiente posible.

Seguridad y salud, prioridades

Durante el proceso de desescalada, la Compañía puso en marcha un plan para organizar el retorno gradual del personal que estaba teletrabajando, y ahora que ha finalizado el estado de alarma, se está centrando en mitigar los efectos de una `falsa confianza´. El objetivo es continuar garantizando la seguridad de sus trabajadores, porque para Cepsa, su seguridad y salud siempre ha sido una prioridad.

Esto se ha traducido en las medidas tomadas cuando se declaró el estado de alarma, durante el proceso de desescalada y actualmente en la nueva normalidad, con el máximo respeto de todas las normas sanitarias hasta que la situación se resuelva.

SALIMOS JUNTOS - CEPSA

En la Compañía se han elaborado planes personalizados para el regreso al trabajo habitual, se han adaptado las infraestructuras, tanto en los puestos de trabajo como en las zonas comunes, y se siguen extremando las medidas de limpieza y la desinfección. Además, en algunos centros, como es el caso de la Refinería Tenerife, se han instalado cámaras termográficas para asegurarse de que las personas que acceden no tienen fiebre.

El Plan de retorno de la energética recoge una batería de para hacerlo con todas las garantías, evitando aglomeraciones, y con una vigilancia y un seguimiento continuos por parte de los servicios médicos de la empresa. Todo ello con la finalidad de mantener un entorno laboral libre de focos de contagio.

SALIMOS JUNTOS - CEPSA

Un plan que, entre otros aspectos, incluye la premisa de realizar un curso online sobre las actuaciones preventivas y organizativas establecidas antes de acudir nuevamente a los centros de trabajo. Asimismo, se han impulsado pautas de conciliación y de trabajo en remoto para atender a las necesidades familiares y se sigue manteniendo una comunicación interna continua y pormenorizada para concienciar sobre los riesgos de propagación de la COVID-19.

El objetivo de la Compañía es ir adaptando este plan de retorno en función de la evolución de las decisiones tomadas por la Administración y de la propia evolución de la pandemia.

Solidaridad en el ADN de Cepsa

De forma paralela, la Compañía ha continuado desarrollando su perfil solidario a través de acciones desarrolladas a través de su Fundación y de la propia plantilla, que se ha volcado con las personas más desfavorecidas en los últimos meses.

Desde el primer momento, la Cepsa se puso a disposición de las autoridades regionales para colaborar en la emergencia sanitaria. De ese modo, su Fundación entregó una dotación de tarjetas de combustible por valor de 10.000 euros al Gobierno de Canarias para colaborar con los sectores relacionados con los desplazamientos relacionados con la COVID-19.

Durante las primeras semanas del estado de alarma, los Bancos de Alimentos de Canarias recibieron una aportación de 70.000 euros. A nivel nacional, la cifra aportada por la Fundación alcanzó los 260.000 euros, que se sumaron a los 63.000 recaudados tras una convocatoria realizada entre los empleados. Todo esto permitió que la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) repartieran 480.000 kilos de alimentos en Tenerife, Gran Canaria, Cádiz, Huelva y Madrid para ayudar a los colectivos afectados por la COVID-19 en esas zonas, y que 3.200 personas recibieran productos de primera necesidad durante dos meses.

SALIMOS JUNTOS - CEPSA

#SumamosNuestraEnergía

Durante los meses de confinamiento, la Fundación Cepsa puso en marcha acciones de voluntariado corporativo a través de su programa Voluntas, bajo el lema #SumamosNuestraEnergía, dando apoyo a los colectivos más vulnerables en colaboración con Cruz Roja Tenerife e Iniciativas Humanas. Con ambas organizaciones, los voluntarios de Cepsa acompañaron y prestaron apoyo a mayores y personas vulnerables durante el confinamiento, en unos meses en los que esta situación se agravó para estos colectivos para hacerlos sentir más arropados.

Asimismo, el Comité de Empresa de la Refinería Tenerife decidió, en nombre de sus profesionales, donar el total de su fondo social, 79.420 euros, que inicialmente iba a ser repercutido en diversas ayudas destinadas a la propia plantilla, a 30 entidades sin ánimo de lucro que están trabajando para hacer frente a la crisis producida por la COVID-19. La mitad del dinero donado se repartió entre la Fundación Canaria Pequeño Valiente, la Asociación Kairós, Sonrisas Canarias, APANATE y la Asociación Nahia. El 50% restante se destinó a la financiación de los primeros 25 proyectos, impulsados por otras tantas ONG de la Isla, inscritos en la plataforma de Crowdfunding Especial COVID-19 de Tenerife Solidario, dependiente del Cabildo de Tenerife.

TE PUEDE INTERESAR