sociedad

El Cabildo lanza su ofensiva contra la termita, que afecta a 70 viviendas y se reactiva en Arona

La especie invasora está controlada gracias a la instalación de 6.000 puntos de control y biocidas, pero la Corporación quiere erradicarla y aportará 1.500.000 euros a este fin
Isabel García, consejera de Medio Natural, Pedro Martín, presidente del Cabildo de Tenerife, y Juan Pestano, responsable de Tragsatec. FOTO: Sergio Méndez
Isabel García, consejera de Medio Natural, Pedro Martín, presidente del Cabildo de Tenerife, y Juan Pestano, responsable de Tragsatec. FOTO: Sergio Méndez
Isabel García, consejera de Medio Natural, Pedro Martín, presidente del Cabildo de Tenerife, y Juan Pestano, responsable de Tragsatec. FOTO: Sergio Méndez

Un millón y medio de euros, contenedores específicos para la retirada de residuos, una línea telefónica de información, el biocida hexaflumurón, así como una herramienta tecnológica innovadora, son los instrumentos con los que el Cabildo se ha armado en su lucha contra la reticulitermes flavipes, la termita que afecta a distintas zonas de Tenerife, como lo son Tacoronte, La Laguna y, debido a un reciente foco reactivado, también Arona.

Para dar cuenta sobre los trabajos que se están realizando contra la termita comparecieron ayer en rueda de prensa el presidente de la Corporación, Pedro Martín, la consejera de Gestión del Medio Natural, Isabel García, y Juan Pestano, responsable de Tragsatec, empresa que realiza el plan de erradicación.

“Ya se han instalado más de 6.000 puntos, que en algunos casos son biocidas y en otros detectores” dijo Martín, quien avanzó que “seguramente en poco tiempo podremos alcanzar una cantidad bastante superior para el único el objetivo que tenemos, que es la erradicación de esta especie”.

En este sentido, Martín informó de que, de las 240 viviendas que ya se han inspeccionado, se halló que en torno a 70 estaban afectadas por la termita. Además, avanzó que en breve se analizarán otras cerca de 240 residencias con el fin de averiguar si en ellas también está presente la plaga.

A la hora de tratar los domicilios afectados, Martín apuntó que se estudiarán caso por caso, ya que cada vivienda “está afectada en distinta medida” y en algunas el problema perjudica a la estructura. En esa misma línea, García recordó que el Ayuntamiento de Tacoronte subvenciona a las familias afectadas, dando ayudas que han permitido poner tratamientos en sus casas.

En esa “apuesta decidida de la Corporación” por acabar con la termita, García defendió que han destinado casi 1 millón de euros en el encargo a la empresa Tragsatec, que es la encargada del tratamiento. Así, anunció que prevé que en 2020, según se ejecuten los presupuestos, “podamos añadir 500.000 euros más para seguir abordando el problema de la plaga debidamente”.

Otra de las novedades que se apuntaron acerca del estado de la reticulitermes flavipes es que el reconocimiento de esta plaga como especie invasora por parte del Ministerio de Transición Ecológica se encuentra “en fase de publicación”, algo que permitirá combatirla “con más respaldo”, según trasladó García.

Sobre la distribución de la termita en la Isla, Pestano afirmó que los dos focos principales están en Tacoronte; con la “zona cero” en la Urbanización Parque Atlántico y un foco en Los Naranjeros, y en La Laguna; con focos en Valle de Guerra, Guamasa y Los Naranjeros.

A todo esto, Pestano sumó que un foco “muy pequeño” hallado en Arona en 2016, y que estuvo inactivo un tiempo, “se ha reactivado en fechas recientes”. No obstante, el responsable de Tragsatec apuntó que todos estos focos ya han sido tratados, incluyendo el de Arona.

El plan encargado para la erradicación de la termita cuenta con cuatro fases. Pestano explicó que la primera fase fue la de prospección intensa, “aquella en la que se revisó el 100% de la superficie agraria de Tacoronte y en la que se visitaron 240 viviendas.

La fase actual del proceso, que es la segunda, supone el acotamiento de la plaga y por ello se ha realizado “un perímetro de control en la zona afectada para evitar la expansión de la termita”.

La fase tercera supone la erradicación de la plaga, que el objetivo que ahora se persigue y que implica tratar todos los terrenos y zonas afectadas. Seguidamente, la cuarta y última fase será “la más larga” y durará un período “no inferior a cinco años” en el que se monitorizarán los focos para evitar rebrotes.

Para erradicar la termina, Pestano hizo un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos, pues en los mapas de prospección se detectó que el desplazamiento de la especie a diferentes zonas fue “antrópico”, es decir, que lo han generado los individuos con el movimiento de tierra o materiales afectados.

Así, el técnico afirmó que el avance de la plaga no se puede achacar a su fase alada, porque “solo un 2% de la población alada es capaz de crear un nuevo foco”.

En este sentido, García trasladó que es “importante” recordar a los ciudadanos que se han establecido sendas parcelas en municipios de Tacoronte y La Laguna para la recogida de los residuos contaminados.

Además, informó de que se está realizando un servicio a domicilio, “puerta a puerta”, a través del que se procede a la recogida de residuos afectados previa inspección y que, de estar contaminados, personal habilitado los traslada a las parcelas, donde se tratan con el biocida, se astillan, y luego son tratados en el PIRS.

Para informar de que se ha detectado un foco de termita, Pestano recordó que ya existe un protocolo y que los interesados pueden llamar al número 610592064, o escribir al correo de información habilitado a este fin: info.termitas@tragsa.es.

Un “potente” sistema permite seguir la termita a tiempo real
Juan Pestano, de Tragsatec, la empresa que está realizando los trabajos de erradicación, explica que el sistema informático que se está utilizando es “muy potente” y permite hacer un seguimiento “a tiempo real” de la termita y colocar con tecnología GPS las estacas con biocida a tres centímetros de precisión del foco afectado n

TE PUEDE INTERESAR