fútbol

Juan Carlos Unzué padece ELA

El técnico navarro fue diagnosticado en febrero de esta terrible enfermedad que, a día de hoy, no tiene cura y afecta al sistema nervioso central, avanzando hasta la parálisis

El fútbol español vuelve a ser golpeado en forma de enfermedad. Juan Carlos Unzué anunció ayer que sufre esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Esta terrible enfermedad, a día de hoy, no tiene cura y afecta al sistema nervioso central, avanzando hasta la parálisis.

Unzué dio el anuncio en el Camp Nou apoyado por amigos como Eusebio, Rubi y Luis Enrique. En rueda de prensa comunicó que padece esta enfermedad neurodegenerativa desde el pasado mes de febrero, cuando se le confirmó el diagnóstico que ya tenía desde verano: “Está afectado a mis extremidades de forma asimétrica. No tiene cura, excepto unas pastillas que ayudan a ralentizar la progresión de la enfermedad”, dijo a los presentes.

Y continuó: “Lo hago público por dos motivos muy claros: a la mayoría de mis amigos y conocidos no se lo había podido decir cara a cara, y se quedarán más tranquilos escuchándome en una radio que de otra manera”. Con fortaleza y en clara muestra de valentía por su parte, lanzó un mensaje al mundo: “Os puedo asegurar que lo llevo bien. Me siento un auténtico privilegiado por lo que la vida me ha dado. Pero también por lo que puedo hacer a partir de ahora por la ELA. Cualquiera puede contraerla. “El segundo motivo para hacerlo público así es porque he podido comprobar la poca visibilidad que la ELA tiene en nuestro país”, denunció. “Y la falta de recursos. Mi objetivo no va a ser a partir de ahora entrenar a nadie: firmo por un equipo modesto, pero muy comprometido, el de los pacientes de ELA. Voy a tener muchos compañeros, somos unos 4.000 y el mercado de fichajes tiene, por desgracia, mucho movimiento”.

De la portería a los banquillos

Unzué es conocido por su etapa como futbolista y en los últimos años como entrenador. Fue un destacado portero de los años 90 en La Liga, debutando con Osasuna, donde creció en su cantera, en la temporada 86/87. De ahí dio el salto al Barcelona para ser el suplente de Andoni Zubizarreta, pero su gran oportunidad le llegó cuando firmó por el Sevilla en 1991.

En el club andaluz se convirtió en una referencia para su afición y fue donde dio sus mejores años en la profesión. En el conjunto hispalense llegó a disputar hasta 222 partidos en el campeonato de Liga. Siguió su aventura bajo palos, posteriormente, en Tenerife y Oviedo, y se retiró en 2003 en su casa, en Osasuna.

El triplete con Luis Enrique

No tardaría en dar el salto al banquillo, primero como preparador de porteros con Rijkaard y Guardiola en el Barça, y luego ya ejerciendo de entrenador. Sus primeras aventuras en solitario fueron en Numancia y Racing. Después se fue al Celta como segundo de Luis Enrique y juntos dieron el salto al Barcelona para conquistar el triplete.

Tras aquello, recibió la oportunidad de dirigir al Celta en Primera en 2017, dejando al equipo 13º en la tabla. Su último equipo fue el Girona, el año pasado, siendo destituido en la jornada 12 de Segunda División por el rumbo del equipo. La enfermedad, tristemente, le deberá alejar de los banquillos para pasar a liderar otra batalla bien diferente en su día a día.

Desde entonces se mantuvo sin trabajo en los banquillos, aunque se rumoreó que volvería a unir sus caminos con Luis Enrique. Unzué estuvo entre los nombres que se barajaron para ser el nuevo segundo de Lucho en la selección tras su regreso.

TE PUEDE INTERESAR