tribuna

3,5 meses de ICO y Covid-19

Ya se cumplen tres meses y medio desde que empezó la crisis económica generada por la Covid-19, que tanto ha afectado a las empresas en España

Ya se cumplen tres meses y medio desde que empezó la crisis económica generada por la Covid-19, que tanto ha afectado a las empresas en España. Superará sin lugar a duda la crisis financiera del ejercicio 2008 y posiblemente sea las más fuerte que hayamos vivido. Será una crisis sin precedentes en historia económica. Una crisis que nos la están anticipando algunos indicadores y parámetros, tales como la contracción del consumo, el incremento de la tasa del paro y la caída del PIB en un 10 %, y con previsiones de un cierre del año que se sitúe en torno al 19%. También, la posible restricción al crédito por parte de la banca después de los ICO, la continuidad en los ERTE y la subida de los impuestos.

Destacar que el número de Concursos de Acreedores de empresas que se han presentado en este trimestre duplica la media de ejercicios anteriores. A todo esto, sumemos las ayudas continuas del Gobierno de España, que parece que no tienen fin, que anticipa un posible rescate por parte de la Unión Europea. Cuando se produce el confinamiento generado por la Covid-19 muchas empresas no estaban preparadas. Las sociedades y compañías estaban desorientadas, sin saber cómo proceder, cómo actuar y cómo reaccionar. Para nuestros clientes, gracias a nuestra experiencia en banca, empresas y corporativa, durante la crisis financiera del 2008, nos permitió tener ciertas nociones de cómo ayudar para salir de esta situación.

Recordemos que se paralizaron los ingresos de golpe, que fue como un golpe duro y directo contra un muro de hormigón, y que, si las empresas no tenían liquidez, “ahorros” para poder aguantar, o vivían al día, la situación se complicaba y se tenía que reaccionar más rápido.

Se establecía un plan definido y estándar para las empresas que incluía: un ERTE (muchas no sabían ni lo que era), paralización de las compras, aguantar al máximo con los stocks, ajustar los gastos tanto fijos como variables y ver donde se podía recortar. Tenían que estar todo el día mirando cuánto dinero quedaba y cuanto creían que podían aguantar. Al principio lo que se hizo con las empresas fue solicitar a todos los bancos los Préstamos ICO, línea Covid-19, en los que ellos no sabían muy bien cuáles eran las características. Se solicitaba esta financiación como liquidez adicional para poder aguantar durante los meses que se pudiera debido a que se desconocía la duración del confinamiento. Al inicio de estos ICO, algunos bancos concedían estas operaciones, pero obligaban a cancelar las líneas de crédito en vigor, un disparate, pero tuvieron la llamada de atención del ICO en el que les indicaba que no podían, y fueron cambiando poco a poco.

La situación se complicaba por la continua paralización de las ventas y las empresas se veían en la obligación de solicitar un Ptmo. ICO con cada una de las entidades financieras con las que trabajan, con el objetivo de poder tener mayor liquidez y aguantar lo máximo posible. Posteriormente, los bancos fueron incorporando la garantía del ICO en las pólizas de crédito y las líneas de pagos a proveedores al plazo de tres a cinco años, lo que les permitiría a las empresas estas más cómodas y a los bancos mejorar su garantía, además, evitando dotar y provisionar estas operaciones. Luego eran tantas operaciones ICO con los bancos por parte de las empresas que cuando se superaban los 1.50 Mio Euros, doble de los costes salariales, y 25% facturación, además, de los Mínimis, se tenía que ir por Marco Temporal de la UE, lo que obligaba a realizar declaraciones juradas con las necesidades a 18 meses y operaciones firmadas, auto declaración de Ayudas y además, enviar las previsiones a 18 meses.

Han sido unos meses muy intensos y duros, en donde había miedo, pánico y desconocimiento en las operaciones bancarias. La verdad que yo lo definiría en “Sálvense quien pueda”. La cuestión era poder tener la máxima liquidez, sobre todo, en las operaciones de circulante a tres-cinco años ante una posible restricción al crédito. Cuando ahora en septiembre se acaben los ICO, esperemos que empiecen los Préstamos BEI y FEI para continuar inyectando liquidez a las empresas, debido a que no hay reactivación. Recordemos que los préstamos ICO son a cinco años, con uno de carencia, es decir, que cuando acabe este periodo (abril-mayo 2020) y comiencen a amortizar, los bancos tendrán que reestructurar todas las operaciones, debido a que los clientes no podrán devolver al no tener capacidad. Si no se produjera la reestructuración, los bancos comenzarán a ejecutar esas garantías, lo que le podría ocasionar un cierto agujero al ICO.

Durante este periodo nuestro despacho para los 59 clientes han gestionado un total de 52 Mío euros de Operaciones ICO, de los cuales préstamos fueron 32 Mio Euros, 16 Mío Euros de Pólizas de crédito y 3,6 Mío euros de confirming Pp. Es decir, una media de 889.000 euros de ICO por empresa. Si extrapolamos estos medios a una media nacional podrían imaginarse la envergadura. Esperemos que no se produzca otro confinamiento, debido a que será una debacle, y no creo que sobrevivan muchas empresas.

*JH Asesores Financieros & Bancarios

TE RECOMENDAMOS