Otras coordenadas

El ‘ABC’ en el Casino

Miguel Cabrera Pérez-Camacho, presidente del Casino de Santa Cruz, aperturó el pasado jueves 2 de julio, las actividades culturales para 2020. En el salón principal intervino el director del ABC, Bieito Rubido (Cedeira, La Coruña 1957), licenciado en ciencias de la información en la Complutense de Madrid en 1970. Ha vivido el grueso de su […]

Miguel Cabrera Pérez-Camacho, presidente del Casino de Santa Cruz, aperturó el pasado jueves 2 de julio, las actividades culturales para 2020. En el salón principal intervino el director del ABC, Bieito Rubido (Cedeira, La Coruña 1957), licenciado en ciencias de la información en la Complutense de Madrid en 1970. Ha vivido el grueso de su carrera en Galicia, en radio, televisión y prensa escrita, donde acabó en 2009 como director de los diarios regionales de Vocento. Previo a la dirección en 2010 del ABC (1903), la principal cabecera del grupo Vocento, el tercero en tirada OJD de los diarios nacionales, luego de El País y de El Mundo. Cualquier cabecera cuelga hoy de grupos multimedia, Vocento integra más de 100 empresas. Surgido en 2001 como fusión del Grupo Correo y Prensa Española, grupo controlado por las familias vasca de los Ybarra , madrileña de los Luca de Tena y Víctor Urrutia Vallejo.
Integra 14 periódicos territoriales en toda España, con tres millones de lectores diarios y 800.000 ejemplares de tirada día. Un grupo con esta proyección, con la primera cabecera en el segmento conservador-liberal, convierte a su director en personaje mediático. Respetado por todos los políticos, referencia doctrinal de las cabeceras del grupo multimedia y de la prensa territorial que le sigue. Tenemos hoy el ABC verdadero y en Bieito Rubido un periodista que trasmite confianza, que traduce en la cercanía del mensaje y la moderación de sus juicios, que vemos a diario en su Astrolabio y en la opinión de sus primeras figuras. Mantiene Bieito Rubido su vocación universitaria en sus clases en la San Pablo CEU y su obligación mediática con presencia en La Mañana de la Cope, en Es la Mañana de Federico, en 24 Horas de RNE, y Trece TV.
Presentó España tras el Covid-19, con el corresponsal de ABC en Canarias, Javier Alonso. Sitúa la época actual ajena a “considerar el tiempo propio como el más importante”. Llama a recuperar la humildad, ante la fragilidad de la condición humana. Señaló la mala gestión del gobierno, al no querer ver las advertencias de la OMS y de Europa : los desastres del coordinador Fernando Simón, incapaz de aislar sus funciones técnicas de las presiones políticas. Destacó la gestión de tres países en Europa, Grecia con gobierno de derechas, Austria, más conservador y Portugal, socialista; “la mala gestión no es una cuestión ideológica”, sino de capacidad estratégica para anticiparse al conflicto. En contra de abordar el virus desde un “estado de alarma”, caso único en Europa, limitando libertades y derechos individuales, sin diálogo ni admisión de discrepancias. Son la razón, la solidaridad y la apuesta por la ciencia, las bases de la democracia liberal en Europa, con el 6,5% de la población, el 17% del PIB y el 50% del gasto social del mundo.
En el debate se le pidió aventurar el futuro de España, donde señaló sus escasas dotes predictivas. Luego de una etapa de inestabilidad, volverá reforzada la democracia liberal. Preocupado por la recuperación económica de España, la peor de Europa en su opinión, lastrada por la deuda, el déficit fiscal y de gobierno. El frentismo ideológico que ha convertido la política española en un pulso de bloques. Donde una parte de la administración ha sido ocupada por los políticos, sobre todo en las autonomías. Los desastres que ocurren cuando las sociedades dimiten de sus obligaciones. Las dificultades para hacer operativas en España, escuela, sanidad, seguridad y justicia, en un estado fracturado por autonomías desleales, distorsionado desde la era Zapatero y su rotura del pacto de la Transición. Hoy incrementado en el Gobierno nacional y el fracaso de la política. Acabó Bieito Rubido con un mensaje de esperanza, trasladado a las sociedades civiles activas; soporte de las democracias liberales.