Santa Cruz

El Ayuntamiento de Santa Cruz rescata la concesión del ‘parking’ de Tres de Mayo

La Junta Local de Gobierno ha declarado la extinción de la concesión tras constatarse la comisión de una infracción muy grave, al no ejercer directamente la explotación, traspasándola sin autorización municipal; el concesionario tiene dos meses para devolverlo

Corte Inglés Tenerife
El parking que gestiona el corte inglés cuenta con un total de 572 plazas distribuidas entre tres plantas. / DA

“La actuación de la concesionaria se desarrolló contraviniendo de manera ostensible las estipulaciones del Pliego de Cláusulas Administrativas y las exigencias de la legislación contractual”. Con estas palabras, el Consejo Consultivo de Canarias fundamentaba el sentido de su informe, conocido ayer, por el que da la razón al Ayuntamiento de Santa Cruz en su intención de rescatar la concesión del aparcamiento subterráneo de la avenida Tres de Mayo, y que, en la actualidad gestiona el Corte Inglés. En base a este informe, ayer, la Junta de Gobierno del Consistorio capitalino, convocada de forma extraordinaria y urgente, aprobó proceder a rescatar la concesión del citado aparcamiento.

La Corporación considera que se ha constatado la comisión de una infracción calificada de carácter muy grave, al no ejercer directamente la explotación, traspasándola sin autorización municipal. Además del rescate de la concesión, se ha decidido incautar la garantía definitiva depositada por el concesionario mediante un aval de Cajacanarias por importe de 24.192.960 pesetas (145.402 euros), así como ejecutar una nueva liquidación de los daños y perjuicios.

El concesionario tiene ahora un plazo máximo de dos meses para poner a disposición del Ayuntamiento el citado parking. El aparcamiento cuenta con 572 plazas, distribuidas en tres plantas situadas en los sótanos del edificio de El Corte Inglés. Con la apertura del expediente que ahora se cierra, y para no dejar al centro comercial sin aparcamientos, el Consistorio hizo uso de la posibilidad contemplada por la Ley de Patrimonio referente a realizar una concesión temporal de la gestión a El Corte Inglés hasta que se saque un nuevo concurso, con el fin de que este rescate no implique de forma alguna su cierre.

Ya durante el mandato pasado, la Concejalía de Servicios Públicos llegó a abrir dos expedientes sancionadores a la empresa concesionaria, Inversiones Parque, por el incumplimiento de los pliegos de la concesión, que no llegaron a culminarse porque caducaron los plazos para su ejecución. “No fue hasta la llegada del actual equipo de Gobierno que se incoó, el 22 de agosto de 2019, el expediente para declarar la extinción de la concesión, mediante su resolución, según lo previsto en los Pliegos”, apuntó el Consistorio.

Basándose en los desperfectos que presenta el inmueble, así como en la valoración técnica del costo de las reparaciones necesarias para devolver al edificio su aspecto inicial y fijar las medidas de protección y mantenimiento para evitar y corregir posibles deterioros futuros, el Ayuntamiento reclama un importe de 299.573,56 euros, a los que habría que descontar el importe del aval, con lo que quedarían por abonar 154.170,94 euros. No obstante, deberá hacerse la citada liquidación, según indica el dictamen del Consejo Consultivo de Canarias.

El Pleno del Ayuntamiento había adjudicado la concesión a Inversiones Parque S.A. el 20 de noviembre de 1998, formalizándose esta el 25 de enero de 2000. Por acuerdo de Pleno del 22 de septiembre de 2000 se denegó la autorización para la constitución de UTE para ejecutar la concesión junto a El Corte Inglés, al no cumplirse los requisitos establecidos por la entonces vigente Ley de contratos.

El Consultivo avala una de las dos causas de la resolución

El Ayuntamiento de Santa Cruz argumentó dos causas para la resolución del contrato y rescatar la concesión. La primera, la que finalmente se ha impuesto, es la de la cesión, sin autorización previa del Consistorio, del aparcamiento a El Corte Inglés. La segunda causa alegada por el Ayuntamiento es la de los desperfectos generados en el aparcamiento por la incorrecta impermeabilización de la plaza, cuestión esta desestimada por el Consultivo, puesto que la plaza se recibió en 2007 por la Corporación y entonces no alegó nada al respecto. Por lo que con el primer y claro incumplimiento ha sido suficiente.