EL JARDÍN

Muertes, desapariciones… Glee, la serie juvenil maldita

La actriz Naya Rivera ha desaparecido y buscan su cuerpo en un lago. Es la última víctima de una serie que parece maldita.

“No dejes de creer”, cantaban los alumnos inadaptados de Glee en el primer capítulo en una versión del temazo de Journey que se convirtió en un himno para toda una generación. La serie de Fox revolucionó las series juveniles gracias a su mirada irónica al género estudiantil. Los protagonistas eran unos inadaptados que encontraban en un coro su forma de sentirse bien, de ser parte de una sociedad clasista que les miraba por encima del hombro. Entre ellos estaba Naya Rivera, la actriz que ha desaparecido tras caer en un lago este jueves y que aumenta la lista de desgracias de esta producción que muchos dicen maldita.

La ficción, creada por Ryan Murphy, se convertía en un fenómeno. Dos Globos de Oro a la mejor serie, buenas audiencias, repercusión en los medios, los discos con sus versiones reventando las listas… un cóctel molotov para sus jóvenes protagonistas, que se encontraron con una fama desmesurada que sobrepasó a casi todo el reparto. Los rumores sobre el mal rollo dentro del rodaje eran ya conocidos por todos, y colocaban las miradas en su protagonista Lea Michele, convertida en estrella mediática y en, según esos rumores, una déspota con sus compañeros.

Pero la verdadera (y primera) tragedia llegó en 2013, cuando la estrella masculina del show y pareja de Michelle, Cory Monteith, aparecía muerto en una habitación de hotel por una sobredosis de heroína. La ficción tuvo que afrontar su muerte y de hecho se hizo un capítulo homenaje en el que todo el grupo cantaba para despedirle. Un actor joven de nuevo tocado por la tragedia de las drogas. Monteith había declarado que comenzó a consumir drogas a los 12 años y que ya había estado varias veces en clínicas de desintoxicación. De hecho, en marzo de ese año había vuelto a ingresar en una.

Menos mediático fue otro suicidio de alguien que trabajaba en la serie, el de Nancy Motes, que salió en la prensa por ser la hermanastra de Julia Roberts con la que no tenía una buena relación. Fue el segundo de los tres que ha habido. El tercero fue el de otro de los protagonistas del elenco juvenil de la serie, el de Mark Salling, que daba vida al rebelde Puck, y que además había tenido una relación tormentosa en la vida real con Naya Rivera.

Puedes leer aquí el artículo completo.