deportes de contacto

Aarón Rodríguez, sin miedo a emprender en tiempos de guerra

El ex campeón de España de kick boxing apuesta por abrir un restaurante de alta cocina en La Laguna en el momento más delicado que se recuerda
Aarón Rodríguez, en el restaurante Origen, local que inaugura hoy en La Laguna. / Fran Pallero

Emprender en tiempos de guerra siempre es complicado para todos… menos para un guerrillero. Forjado a golpes, formado a fuego lento y decidido a salir adelante con la misma calidad que atesoraba sobre el cuadrilátero, Aarón Rodríguez, tres veces campeón de España de kick boxing arranca en estos días un proyecto en el que no tiene miedo al KO.

El deportista tinerfeño inaugura hoy el restaurante Origen, en la lagunera calle Viana, un lugar en el que ha puesto la máxima ilusión con “una tendencia gastronómica que va a sorprender a muchos”. Y es que el proyecto de Origen va un poco más allá, tal y como iba Aarón en los tiempos donde protagonizaba grandes duelos sobre el cuadrilátero.

En aquellos momentos se supo rodear de los mejores en su esquina, pasando por la escuela de dos de los grandes entrenadores de la historia del kick boxing, Moisés Ruibal y Emilio Jiménez. En Origen ha hecho lo mismo, rodearse de lo mejor. Es por ello que ha reclutado al chef Ayoze Quintero, uno de los jóvenes más reconocidos y premiados de la cocina actual y a Pedro Gil, sumiller de prestigio.

“Son gente de garantía, Ayoze ha estado nominado varias veces al chef revelación y ha sido aspirante al mejor cocinero joven del mundo y Pedro ha catado todas mis referencias para poder tener una visión más global del vino, es un sumiller muy profesional en su terreno”, desvelaba Aarón acerca de sus dos fichajes.

“Llevo casi dos años maquinando este proyecto, pro por diversos problemas no lo había podido materializar”, relataba Aarón a pocas horas de abrir Origen, un objetivo que terminó de materializarse durante una cuarentena “que me sirvió para tirarme a la piscina”.

Aarón, durante uno de sus últimos combates como profesional. / DA

Su atrevimiento encontró algunos contratiempos, pero el empeño le ha valido la pena, a día de hoy, Origen es una realidad. “Es un proyecto en el que estoy solo, arriesgo mucho, pero viendo la situación tal y como está había que ser valiente, así que lo he apostado todo a este proyecto”, señalaba con ilusión.

Origen será una revolución tal y como Aarón lo era cuando entraba en acción. Técnico y duro, sin dar un paso atrás, le toca acometer una aventura con esa cocina fusión japonesa, oriental y peruana que, como él, no dejará indiferente a nadie.

TE PUEDE INTERESAR