crisis coronavirus

La patronal pide medidas urgentes ante la ‘tormenta perfecta’ que sufre el sector

El presidente de la patronal hotelera, Jorge Marichal, pide comparecer “urgentemente” en el Parlamento ante la “situación crítica” del sector, que da por malogrado el verano tras las cancelaciones masivas por la cuarentena británica. “Si se toman medidas, estamos a tiempo de evitar un colapso económico”, afirma
Jorge Marichal lidera tanto Ashotel como la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, la Cehat | SERGIO MÉNDEZ

Los empresarios turísticos de las Islas se movilizan para intentar salvar sus negocios, en serio riesgo por varios frentes: la tendencia de los datos epidemiológicos hace peligrar el trato diferenciado que ha recibido Canarias de algunos países, quedando exenta de vetos como los de Alemania o República Checa; la cuarentena impuesta por Reino Unido para toda España no ha sido levantada, cuando ya se cumplen más de 20 días desde que su imposición, y los últimos modelos de predicción apuntan a pérdidas a nivel nacional que pueden rozar los 100.000 millones de euros este año. Así, ante esta tormenta perfecta, la Asociación Hotelera y Extrahotelera de la provincia tinerfeña, Ashotel, ha solicitado comparecer urgentemente en el Parlamento autonómico para trasladar sus demandas, que pasan por salvar la temporada de invierno o implementar ERTE específicos .

El presidente de la patronal, Jorge Marichal, instó ayer, además, a que las autoridades europeas den luz verde a una propuesta sobre la que ha incidido mucho el Archipiélago: la realización de pruebas diagnósticas de coronavirus a los turistas, tanto en origen como en destino. Una petición que, a pesar de haber sido reiterada en varias ocasiones a lo largo de la crisis sanitaria, no ha recibido respuesta afirmativa ni de la Administración estatal ni de los organismos comunitarios. Es por ello que el líder de Ashotel reclama que “si no lo hace la Unión Europea, en dejación de funciones por presiones políticas que no entendemos, que sea el Gobierno español quien lo instaure [los test], y si no es así, que sea el Gobierno de Canarias quien tome estas medidas”.

Marichal recuerda que otros “competidores turísticos” sí que han implementado esta medida. Es el caso de Madeira o Azores, que exigen a los visitantes presentar un test negativo de Covid-19 de hasta 72 horas antes de la salida, con la posibilidad de que los que no se sometan a uno en origen puedan hacérselo gratis una vez toquen tierra, tal y como anunció el presidente de Madeira, que cifró en medio millón de euros mensuales el coste de los mismos. Ejemplos de lugares en los que, a juicio de Marichal, “las cosas les van mejor, precisamente, porque se han tomado medidas que, en un primer momento, pueden parecer lesivas, pero que, sin duda, a medio y largo plazo nos van a dar mejores réditos que la inoperancia, la ineficacia y, sobre todo, la ineptitud que estamos mostrando en algunos momentos por no tomar medidas y dejar que los acontecimientos nos sobrepasen a todos”.

Dicha pauta de prevención también ha estado en boca del presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, en distintas comparecencias públicas ofrecidas desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, los argumentos del Gobierno central en este sentido han sido que la UE es la única institución facultada para establecer los test en origen, mientras que la opción de efectuarlos en destino fue rechazada de plano por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Tampoco, hasta la fecha, se han podido apreciar movimientos en la línea marcada por la consejera regional de Turismo, Yaiza Castilla, que apuntaba como hipotético plan B emprender negociaciones con las aerolíneas para que plantearan a sus clientes que, si se realizaban una prueba antes de viajar, se les compensaría el esfuerzo económico.

Los últimos datos sobre el impacto del coronavirus en la población de las Islas también han hecho que se enciendan todas las alarmas para los empresarios turísticos. Reino Unido no ha levantado la cuarentena obligatoria de 14 días a los viajeros procedentes de España, y la excepción que hizo Alemania con Canarias en su declaración de “zona de riesgo” epidemiológico pende de un hilo, en la medida en que la región sobrepasó ayer los 50 casos por cada 100.000 habitantes -llegando a los 51,69-, si bien las autoridades germanas toman esta referencia únicamente con los positivos de los últimos siete días, por lo que la cifra sería inferior: 29,4. Igualmente, Sanidad ha llamado a no bajar la guardia, puesto que está en juego nuestro futuro económico.

Desde Ashotel aseveran que el veto de Boris Johnson “ha provocado cancelaciones en masa y la suspensión de operaciones con Canarias de los principales turoperadores británicos hasta finales de agosto, con lo que la temporada estival está prácticamente perdida”. Por tanto, Jorge Marichal señala que “no podemos correr el riesgo de perder también la temporada de invierno 2020-2021 o nos veremos abocados a una crisis económica sin precedentes, con unas cifras de desempleo superiores al 40% de la población y de la que difícilmente nos recuperaremos en muchos años”.

Por otro lado, y al hilo de la preservación de los puestos de trabajo, el presidente de la patronal insiste en que haya unos ERTE específicos para el sector, “que sean flexibles y permitan la exoneración para los que no puedan trabajar porque no haya demanda”. “No trabajamos porque no podemos, no porque no queramos”, sentenciaba el también presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, la Cehat.

TE PUEDE INTERESAR