SOCIEDAD

Anisakis en el pollo: el peligro más desconocido de la carne más consumida

La literatura científica recoge algunos casos de reacciones alérgicas fruto de la alimentación a base de harina de pescado de estas aves

Filetes de pollo de color anaranjado. EE
Filetes de pollo de color anaranjado. EE

El anisakis es uno de los parásitos más temidos en la industria alimentaria. Se trata de un patógeno microscópico (un nematodo) que podemos encontrar en pescados como la merluza o el boquerón, y en algunos cefalópodos como los calamares, el pulpo o la sepia. Así, su ingesta por accidente puede llegar a provocar alteraciones digestivas y reacciones alérgicas realmente graves en los seres humanos, de ahí que la legislación obligue a los productores a congelar el pescado antes de venderlo.

Sin embargo, lo que no todo el mundo sabe es que se han llegado a documentar casos en los que algunas personas han desarrollado una infección por anisakis sin haber ingerido ningún animalito procedente del mar, sino a través del pollo. Como lo leen. Se trata de casos raros, pero la literatura científica recoge algunos de ellos.

Así lo advirtió hace algún tiempo Alicia Armentia, alergóloga del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid y autora de un singular trabajo de investigación publicado al respecto en la revista Journal of Investigational Allergology & Clinical Immunology. Según Armentia, los casos en los que el pollo es criado y alimentado con piensos que tienen pescado y que presentan el alérgeno del parásito, pueden provocar la misma reacción que si se consumiera pescado.

“Aunque los mariscos son la principal fuente de infecciones humanas por este parásito, hemos encontrado síntomas alérgicos en ocho pacientes previamente diagnosticados con esta sensibilización tras comer carne de pollo”, se puede leer en la investigación realizada por esta médica del hospital pucelano y sus compañeros. “El alimento para pollos generalmente tiene una alta proporción de harina de pescado, que posiblemente podría estar contaminada por este nematodo”, añaden los autores.

Puedes leer aquí el artículo completo.