seccion empresario relevante

Jonathan Green: “Un idioma es el mejor regalo que le podemos dejar a nuestros hijos”

Todos somos conscientes de la importancia de aprender un idioma. Y si esto ocurre desde pequeño, mejor. En el colegio británico Wingate School los alumnos salen rumbo a la Universidad hablando un perfecto inglés, aunque ninguno de sus progenitores sean de nacionalidad británica. Entre el 30% y 40% son británicos. Esa mezcla de nativos ingleses hace que el nivel de inglés sea tan bueno en el colegio. Situado en la zona de Cabo Blanco, en Arona, el método Wingate aspira a infundir en la totalidad del alumnado valores familiares, además del conocimiento y habilidades necesarias para convertirse en estudiantes independientes y autosuficientes y con la fortaleza necesaria para enfrentarse a un mundo cambiante. Su propietario asegura que en Wingate “somos una gran familia”.

-Cuéntenos un poco la historia del colegio.
“A principios de los años 70 mis padres vinieron a Tenerife a trabajar al British School. Querían dejar Inglaterra durante un tiempo y decidieron venir a la Isla por unos años. Pero al llegar al colegio le dieron a mi padre el puesto de director con tan solo 26 años. Como anécdota se tuvo que dejar crecer el bigote para que le tomaran un poco en serio. Fue en Puerto de la Cruz donde nacimos mi hermano y yo. Ya en el año 1982, cuando el turismo estaba creciendo en el Sur de la Isla, pensaron que habría demanda y que sería bueno que hubiera también un colegio británico en esa zona de la Isla. Entonces se fueron al sur, pero tenga en cuenta que eran docentes y no tenían mucho dinero. Con el poco dinero que tenían encontraron un hostal en Cabo Blanco. Una zona donde la carretera ni estaba asfaltada. La gente no paraba de decirles que estaban locos y qué pintaba un colegio británico en esa zona. Fíjese que mi madre no conducía y mi padre se pasaba la semana en Puerto de la Cruz en el colegio y venía los fines de semana a Cabo Blanco porque con ese sueldo se pagaba el colegio”.
-Toda una aventura.
“Sí, la verdad. Cuando iba por la zona me llamaban guiri y yo les decía ¡qué no, que yo nacía aquí! Y ahora somos amigos. El primer año de apertura del colegio tuvimos 7 alumnos nada más y todos de diferentes nacionalidades (sueco, hindú, argentino/alemán, chileno, español, holandesa, inglés, español). Nuestra casa era el colegio. Cada año, poco a poco, fuimos creciendo y ahora tenemos aproximadamente 422 alumnos”.
-El sistema de enseñanza ¿es el británico?
“Exacto. Es como si fuera un colegio inglés, pero situado en Arona. Lo que sí nos destaca es que no sólo damos todas las clases en inglés, sino que no hay más de 24 alumnos en casa aula, lo que, como comprenderá, nos ha ayudado mucho con todas las medidas que hemos tenido que adoptar con la pandemia. Las clases son las mismas cumpliendo con los protocolos de las mascarillas y distancias de seguridad, pero sin mucho caos”.
-¿Y los profesores son nativos?
“Sí, todo el profesorado es inglés (menos los del idioma castellano, que son nativos españoles). Tenga en cuenta que la intención es la inmersión lingüística y ésta es la única forma de conseguirlo. Es como si el niño estuviera en un colegio de Inglaterra. Y le puedo asegurar que los alumnos salen con un inglés impresionante y sin acento. Le cuento una anécdota: Tuvimos una alumna de Cabo Blanco. Sus padres son de la localidad y su abuela de La Gomera. Cuando fue a la Universidad de La Laguna ha estudiar Filología Inglesa en la entrevista le preguntaron de qué parte de Inglaterra era. Ella les dijo que no era inglesa, que era de Tenerife. Y le insistieron: ¿Pero, entonces, tus padres o algún familiar son ingleses? ¿Has vivido en Inglaterra? Y ella insistía que no, que no era de Inglaterra ni sus padres eran ingleses. Esta chica entró en el colegio con tres años y salió con un inglés perfecto”. ”.
-¿Tienen todos los ciclos?
“Si. Desde Infantil hasta Segundo de Bachillerato”.
-¿Tiene usted una pequeña ONU en el colegio o son casi todos alumnos canarios?
“Hay de distintas nacionales y también muchos españoles”.
-¿Hay que acceder al centro con algún nivel de inglés o no hace falta?
“No, pero si obligamos a mantener un nivel de inglés alto. Por ejemplo si tenemos muchos alumnos que hablan un idioma en una clase, aunque la clase no esté llena, no permitimos el acceso a la misma de otro alumno que no tenga ese mismo nivel, por lo que queremos precisamente es que esos alumnos de la misma nacionalidad empiecen a hablar en su idioma. Entran tres rusos que entre ellos hablan ruso, pero los separamos y hasta que no tengan un buen nivel de inglés no los juntamos para que puedan relacionarse con el resto. Mire una vez fui a escalar con los alumnos y fue muy interesante la experiencia porque había dos alumnos que eran franceses y hablaban francés entre ellos, pero después cuando le preguntaban algo al ruso le hablaban en inglés”.
-¿Qué es lo que diferencia a Wingate School de otro colegio bilingüe?
“Pues que conseguimos que en el recreo, cuando están todos los alumnos juntos de diferentes nacionalidades, se habla en inglés, pero lo hacen ellos de forma natural para poderse relacionar e interactuar con compañeros de otras nacionalidades. Esa es una experiencia fantástica. No sólo enseñamos Matemáticas, Lengua o Física y Química. Enseñamos también valores como ser una buena persona y un buen miembro de la sociedad. Además, quiero que quede claro que tampoco somos un colegio para niños ricos. Hay padres que se están sacrificando mucho para que sus hijos estén en el centro. Pero todos coinciden en que quieren la mejor educación para sus hijos”.
-¿Hasta qué punto es importante el idioma. En este caso el inglés?
“Importantísimo y vale para todo. Para cualquier profesión si sabes inglés la podrás ejercer en todo el mundo o si no quieres estudiar sino hacer algún deporte: baloncesto profesional o fútbol. Si te vas a otro equipo fuera de España tendrás que saber inglés. Es el mejor regalo. No sabes si tu hijo querrá ir a la Universidad o no, pero si sabe inglés podrá buscarse su profesión en cualquier parte del mundo”.
-¿Cómo ha sido la vuelta a clase después del confinamiento? Muchos centros se quejaron de que no estaban preparados para la vuelta.
“A nosotros nos pilló con cierta ventaja porque ya casi todos los niños del centro tenían ordenadores para trabajar en clase, por lo que el cambio online no fue tan caótico. Pero lo que sí hicimos fue ayudar a los padres a afrontar la crisis que estaban viniendo aplicando el máximo descuento posible en las cuotas, teniendo en cuenta que el turismo estaba a cero. Fueron más de 360.000 euros de descuento en las cuotas escolares. Para el colegio lo más importante son las familias. Las aulas son pequeñas y los profesores conocen a todos los alumnos. Y, por otro lado, el niño tiene la sensación en el colegio de ser alguien, no un número más. Esto le da cierta ventaja también en la vida. Todo este proceso nuevo para todos ha implicado a toda la comunidad educativa. El equipo directivo del colegio y sus profesores no han dejado de trabajar durante el verano para adecuar todo a las nuevas normas sanitarias y a los protocolos exigidos. Lo importante es ofrecer la mejor educación posible a los alumnos en unos momentos difíciles como estos. Mire, si hay una cosa que tenemos clara es que lo primordial para nosotros es la educación del niño. ¿Y cómo consigues esto? Pues teniendo a los mejores profesores. Profesores que tienen ganas de enseñar y que están motivados. ¿Y cómo se logra esto? Pues pagándoles bien. Todos estuvieron en ERTE cuando el confinamiento, pero nosotros le complementamos el sueldo para que se llevaran a casa el mismo sueldo que tenían cuando estaban en el centro y no notaran la diferencia. Creo que fue Richard Branson, dueño de la marca Virgin, quien dijo: Los clientes no son lo primero, lo primero son los empleados. Si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes. Se nota cuando entras al colegio el ambiente cálido de familia, de cariño. Los alumnos respetuosos. Hay un ambiente de paz”.
-Cuando el alumno termina el Bachillerato en el centro ¿sale con el titulo homologado?
“Sí. Tiene que hacer un examen de convalidación en el caso de que quieran estudiar en España. Si van a Inglaterra o en cualquier otra parte del mundo no hace falta, pero si quieren estudiar aquí sí. La directora de Español los orienta y todos salen con el título homologado. De hecho, todos los alumnos que cursaban este año el último curso de Bachiller accedieron a la Universidad que quisieron y eso, teniendo en cuenta las condiciones tan difíciles que se dieron este año. Esto es un orgullo para nosotros. Antes de la crisis, lanzamos un departamento de Bieniestar, pero con la crisis del coronavirus quedó aparcado. Este curso lo hemos retomado. Creo que es el momento adecuado porque hay mucho niño con mucho estrés después de esta pandemia”.