Coronavirus

Sanidad propone cerrar las regiones con más de 500 casos por 100.000 habitantes

También se estudian otras nuevas restricciones para controlar la pandemia

Salvador Illa, ministro de Sanidad. | EUROPA PRESS

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y los responsables sanitarios de las comunidades autónomas estudian esta tarde las nuevas restricciones de movilidad, aforos y horarios en los municipios de más de 100.000 habitantes que cumplan con criterios de mayor incidencia de coronavirus y ocupación de ucis para controlar la pandemia.

En concreto, el documento que propone Illa, y al que ha tenido acceso Efe, contempla que los municipios de más de 100.000 habitantes con incidencia acumulada de COVID superior a los 500 casos en 14 días, con un porcentaje de positividad en las pruebas diagnósticas superior al 10 % y una ocupación de camas en UCI por pacientes COVID superior al 35 % restrinjan la entrada y salida de personas en esas localidades.

La propuesta del Ministerio a las comunidades, en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, se produce tras el preacuerdo alcanzado ayer con la Comunidad de Madrid para fijar criterios comunes para toda España en los territorios más afectados por la pandemia.

Sin embargo, Madrid acaba de reclamar criterios objetivos y claros para todas las comunidades, pero insiste en que no se ciñan solo a los tres indicadores citados y que los parámetros se amplíen en el marco del diálogo con todas las Consejerías.

Además, el Gobierno madrileño demanda conocer la base científica y técnica que avala el nuevo criterio de los 500 contagios por cada 100.000 habitantes que propone Sanidad y en el caso de las camas de UCI, destaca que se tenga en cuenta el criterio de capacidad de elasticidad en camas de hospitalización y de puestos de cuidados intensivos con que cuenta la región.

Una demanda que también ha lanzado el presidente de Murcia, Fernando López Miras, quien ha dicho los criterios deberán ser negociados con todas las comunidades y basarse en criterios científicos, más allá de la población de los municipios.

El texto a debate esta tarde también propone el cierre de parques infantiles, la reducción al 50 % del aforo máximo en los locales comerciales y servicios abiertos al público, así como en el interior de los establecimientos de hostelería, restauración y de juegos y apuestas (del 60 % en el caso del exterior), además de la prohibición del consumo en barra.

Por su parte, Cataluña ya ha dicho que ve “políticamente intrusiva” y “técnicamente deficiente” la propuesta de Sanidad porque la Generalitat ya cuenta con “una hoja de ruta” y “un protocolo muy claro” a la hora de actuar cuando los datos de contagios se incrementan en determinados territorios.

Ha sido el secretario general del Departamento de Salud, Marc Ramentol, el que ha hecho estas declaraciones, en las que ha opinado que lo planteado por Illa es “técnicamente deficiente” dado que se están tomando decisiones con cifras altas de contagios y “de lo que se trata es de ir un paso por delante de la pandemia” y “aplanar la curva antes”.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, tampoco ha recibido “con agrado” las medidas del Ministerio, un asunto que ha conocido por los medios de comunicación, según ha dicho en una entrevista en Euskadi Irratia.

Por su parte, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se ha mostrado partidario, en declaraciones a los periodistas esta mañana, de “cualquier medida homogeneizadora que dé criterios de objetividad” frente al coronavirus, pero ha considerado que la Comunidad de Madrid “no es el ejemplo” de la gestión de la pandemia y su liderazgo en este asunto “no es lo más pertinente”.

El vicepresidente del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, ha afirmado que el acuerdo entre el Ejecutivo central y el gabinete de Isabel Díaz Ayuso en torno a las medidas restrictivas para frenar el coronavirus “se circunscribe” a Madrid.