visiones atlánticas

Smart City- Smart Island

Señala la estadística que para el 2050 la población del mundo, seguirá el imparable fenómeno de vivir en núcleos urbanos cada vez mayores, concentrando para entonces el 70% de la población, desde el 50% actual. Proceso que acompaña a la globalización y el conocimiento. Hay quien señala que estas nuevas economías de la aglomeración y el talento, pueden minorarse por efecto del virus. Conviene alejarnos para valorarlo, en el juego de las seguridades múltiples. La física, para que no nos maten; la sanitaria para que no nos enfermen; la ambiental-climática para que no nos contaminen y la económica administrativa, para vivir de nuestro trabajo. El virus ha desequilibrado la ecuación transitoriamente, con unos efectos en el juego de las cuatro libertades impredecibles. La gestión en España no ha venido acompañada por la fortuna. Poniendo en evidencia la debilidad de una nación fracturada ante el desequilibrio de sus libertades. Mientras ocupamos el puesto 13 por PIB del mundo, ofrecemos en innovación conforme al Índice Bloomberg el puesto 30. El puesto 32 en el último Ranking Pisa 2018 de los países de la OCDE. Gastamos el 1,24% del PIB en el I+D+i y somos el país 30 del mundo. O sea, somos la nación 30 del mundo. La era del conocimiento, nos enfrenta al cambio permanente y nos instala en la incertidumbre. Respecto de la que se evidencia la superioridad de las metrópolis para enfrentarse al riesgo de las seguridades, para competir en las economías de escala del conocimiento y del talento, que se soporta en la masa crítica del grupo. En el valor de la proximidad, en la presencia que genera el contraste entre intuiciones distintas. De ahí la importancia de poner en marcha la escuela, cuyo cierre penaliza a los más desfavorecidos y jóvenes, rompiendo la cadena del mérito. La situación de las Smart City, las ciudades inteligentes del mundo, viene analizado en el informe 2019 Cities in Motion Index, que analiza 176 ciudades en 10 dimensiones y 101 indicadores- Son Smart, aquellas ciudades destacadas conforme a sus valores de capital humano, cohesión social, economía, gestión pública, gobernanza, medio ambiente, movilidad y transporte, planificación urbana, proyección internacional y tecnología. Con estas condiciones aparecen en el mundo en los 10 primeros puestos, Nueva York, Londres, París, Tokio, Reikiavik, Singapur, Seúl, Toronto, Hong Kong y Amsterdam. Todas ellas en las sociedades abiertas de las economías de mercado. Dentro de estas ciudades, España coloca a 10, Madrid la 24, Barcelona la 25, Valencia 60, Palma de Mallorca 78, Sevilla 81, Málaga 82, Zaragoza 86, La Coruña 102, Murcia 104 y Bilbao 108, visión de la España inteligente. Nos puede ayudar a converger en Smart City a las ciudades canarias, actuar con inteligencia. Para lo que se precisa potenciar fortalezas y corregir debilidades. Fallamos de raíz, en las formas de entender la formación y la relación entre grupos humanos. Cuyo traslado a la escuela, la empresa, la Administración, la legislación, las relaciones externas, las infraestructuras, el medioambiente, no parecen haber mejorado en el virus. El mismo desarrollo de las infraestructuras de la información y comunicación (TIC), se enfrenta a análogos déficits. Canarias debe impulsar dos Smart Cities, Las Palmas y Santa Cruz- Laguna, que hagan de grupo impulsor de la inteligencia regional. Plataforma tricontinental avanzada de la UE en el Atlántico. Promover un verdadero mercado regional. Convertir Canarias en Smart Islands, para lo que se precisa cambiar las relaciones de las administraciones con su sociedad civil. Superar las dependencias y especializaciones , corrigiendo los fenómenos de las “Canarias vaciadas”.

TE RECOMENDAMOS