sociedad

Vuelve la ‘guerra’ del telurio a Canarias

Gran Bretaña vuelve a enviar a la zona al mismo buque que encontró los minerales raros y España programa una nueva campaña
Localización del James Cook en la tarde del martes 39. DA

Vuelve la ‘guerra’ del telurio, que no deja de ser una batalla más en el conflicto abierto entre las principales naciones del planeta por asegurarse el control sobre los derechos de explotación de los recursos existentes en las profundidades submarinas, y que seguramente tuvo su mejor expresión formal cuando el 2 de agosto de 2007 Rusia colocó una bandera de titanio en el fondo del Polo Norte en una carrera política, diplomática y científica que libra contra países como Canadá, Estados Unidos, Noruega y Dinamarca (a través de Groelandia).

Por estos lares, la cuestión también dista mucho de ser pacífica, especialmente desde que en 2017 una investigación liderada por el Reino Unido a través de su buque de investigación RRS James Cook descubrió el mayor yacimiento de telurio detectado en todo el planeta sobre la meseta que conforma la cumbre de Tropic, uno de los montes submarinos que forma parte de una suerte de Archipiélago hundido al sur de las Islas que los geólogos españoles afirman que se tratan, en realidad, de unas Canarias antediluvianas, predecesoras de las de hoy en día.

En su favor no solo están las pruebas científicas de que tantos esos montes como las Canarias actuales son parte de mismo fenómeno geológico (algo imprescindible para reivindicar derechos ante las Naciones Unidas), sino que incluso las formas de dichos montes submarinos son muy similares a las de islas como Tenerife, La Palma o Fuerteventura.

Hay que tener en cuenta que el telurio es uno de los llamados minerales raros (por su escasez) y que, al igual que otros como el cobalto (también presente de forma abundante en la zona), son particularmente codiciados en las industrias relacionadas con la telefonía móvil, la energía solar o las baterías que mueven los coches eléctricos.

Así las cosas, la novedad radica en que el Reino Unido ha vuelto a enviar al RRS James Cook a la zona de Tropic y el resto de montes submarinos, tal y como se refleja en los datos del tráfico internacional marítimo.

Como adelantó eleconomista.com, dicho barco británico partió el pasado fin de semana del puerto de Santa Cruz de Tenerife para reanudar las operaciones en el marco de las actividades que quedaron sin terminar cuando fue llamado a regresar el pasado mes de marzo al comienzo de la pandemia por la Covid-19.

Lo cierto es que la presencia del buque investigador foráneo no ha dejado indiferente a las autoridades españolas, a tal punto que la Armada Española ha anunciado una campaña de investigación en el suelo marino del Archipiélago. Así, un buque hidrográfico ejecuta una campaña de mediciones y comprobaciones en aguas de Gran Canaria, Tenerife y La Gomera con el propósito de actualizar la cartografía y publicaciones náuticas de las zonas costeras de esas islas.

Para ello, el Buque Hidrográfico Tofiño, equipado “con tecnología que permite obtener un recubrimiento total del fondo marino”, tiene previsto navegar desde este mes de septiembre hasta el día 15 de diciembre efectuando trabajos hidrográficos, oceanográficos y geodésicos. El objetivo último de su misión será “garantizar la seguridad en la navegación en nuestras aguas”, mediante la actualización de la información disponible sobre ellas, dijo este septiembre la Armada en un comunicado.

Mientras tanto, ayer mismo se localizaba al RRS James Cook al este de la Isla de Sal (Cabo Verde), no muy lejos de Tropic. El barco regresará a Southampton en la segunda quincena de octubre y está programado para navegar después a Malvinas a principios de diciembre para permitir la investigación científica del British Antarctic Survey.

Un dato nada baladí. España ha reclamado ampliar sus derechos sobre explotación de recursos marinos en esta parte del Atlántico, pero Marruecos ya ha expresado su conformidad. A ello se le suma el hecho de que Londres ha intensificado sus relaciones con Marruecos a partir del llamado brexit, en su afán de desplazar a Francia y España como referentes europeos de Rabat.

TE RECOMENDAMOS