sociedad

El 22% de la población de las Islas cuenta con más de 60 años y casi 311.000 reciben una pensión

En el Día de las personas mayores, representantes del colectivo reclaman un mínimo de 1.082 euros, sanidad y residencias con recursos y el reconocimiento a los cuidadores
Los representantes del colectivo de mayores reclaman ser 'mileuristas'
Los representantes del colectivo de mayores reclaman ser 'mileuristas'
Los representantes del colectivo de mayores reclaman ser ‘mileuristas’

El 22% de la población canaria cuenta con más de 60 años, es decir, 220.000 mujeres y 260.000 hombres han superado la barrera por la que se les considera una persona mayor, según la última estadística del Instituto Canario de Estadística (ISTAC). Por su parte, el Archipiélago cuenta con unos 310.778 jubilados (datos del pasado mes de agosto), cuyas pensiones mínimas contributivas alcanzan una media 929,56 euros mensuales y de 1.086 euros por jubilación, además de contar con 45.183 personas con discapacidad permanente.

Representantes de la Plataforma en defensa de las pensiones públicas se concentraron ayer ante las sedes de Presidencia del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad para reivindicar pensiones con una prestación mínima de 1.082 euros, residencias seguras y dignas en el tratamiento a los mayores, que la atención a los mayores, en su mayor parte realizada por algún familiar, sea reconocida como trabajo y tenga derecho a jubilación; y que la sanidad y las residencias públicas cuenten con recursos necesarios.

Esta jornada fue una fecha clave en la defensa de sus derechos, un día de reivindicación en memoria de los compañeros que han perdido la vida en la pandemia y de reivindicación de la creación de protocolos sanitarios, el control de las residencias y el sistema de ayuda a domicilio, para evitar que se repitan muertes por el pasotismo de las administraciones. También mostraron su rechazo al Pacto de Toledo.

Por su parte, la Comisión de Geriatría y Gerontología del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias incidió ayer en la importancia de seguir un programa de envejecimiento activo, en el que haya una pauta continuada de ejercicio terapéutico, ya que el aislamiento preventivo para reducir los contagios de la Covid-19 tuvo consecuencias negativas en las personas de mayor edad, entre ellas el deterioro físico y cognitivo. Este colectivo puso en valor los beneficios de la fisioterapia y su aplicación práctica en el ejercicio físico.

TE RECOMENDAMOS