sociedad

Un muerto y 5 críticos, en otro día trágico de la migración en Canarias

Ayer llegaron a las Islas cuatro pateras y dos cayucos con 144 personas a bordo. El presidente Torres afirma que “la solidaridad internacional ha fallado; hay que derivar al continente”

La tragedia de las pateras en Canarias volvió a cobrarse ayer su inevitable peaje con el terrible balance de al menos una persona muerta y otras 12 hospitalizadas (cinco de ellas en estado crítico) en un día que volvió a poner a prueba a los servicios de emergencias isleños, dado que, en total, llegaron 144 personas distribuidas en seis embarcaciones, concretamente dos cayucos y cuatro pateras. De que este drama se encuentra en una fase preocupantemente ascendente da buena cuenta la entrega de las estadísticas que recopila Interior al respecto, y que confirman que septiembre, como se preveía por las calmas propias de esta época del año, ha batido todas las plusmarcas de los últimos años. Así, fueron un total de 2.148 las personas que se jugaron la vida en el océano para tocar tierra en Canarias, con una media que supera los 70 al día. Estos registros no se daban por estos lares desde la hecatombe humanitaria que tuvo lugar entre 2006 y 2008, conocida como la crisis de los cayucos.

Por lo que respecta al balance de ayer, destacar que el fallecido es un inmigrante de origen subsahariano cuyo cuerpo sin vida fue rescatado en un cayuco que Salvamento Marítimo rescató cuando navegaban muy cerca de la costa de Gran Canaria, concretamente a la altura de Pasito Blanco.

En dicho cayuco habían 33 personas, todas de origen subsahariano, de los que tres se encontraban en tan mal estado que, al llegar al muelle de Arguineguín, se procedió a su hospitalización inmediata dada la gravedad de sus lesiones. Los tres ingresaron en estado crítico, en fuentes recopiladas en servicios como el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 del Gobierno de Canarias, Cruz Roja o el propio Salvamento Marítimo.

Este cayuco fue localizado por la Salvamar Menkalinan, que por la mañana ya había socorrido a otro cayuco que se encontraba a unos 60 kilómetros al sur de Gran Canaria con 49 hombres de origen subsahariano a bordo. Al igual que en el otro caso, se encontraban ya en condiciones límite, como muestra el hecho de que siete de ellos salieron igualmente desde el puerto de Arguineguín hacia los hospitales de Las Palmas con hipotermias severas: dos en estado crítico y cinco graves, precisa el 1-1-2.

De esos 33 hombres, también subsaharianos, uno ya había fallecido cuando llegó la ayuda y tres estaban en estado crítico, en una nueva jornada dramática con los cayucos que se aventura al Atlántico para intentar llegar a Canarias, según ha informado a Efe Salvamento Marítimo.

Como se ha dicho, a estos dos cayucos se le sumaron en la jornada de ayer otras cuatro pateras, para un total de 144 inmigrantes. En el conjunto de las cuatro pateras se suman 61 hombres y una mujer, todos ellos magrebíes.

La primera de estas barquillas, con 15 hombres a bordo, fue avistada por un avión de Salvamento Marítimo a unos 61 kilómetros al sur de Gran Canaria. A su llegada a puerto a bordo de la Guardamar Polimnia, dos de sus ocupantes fueron evacuados a centros sanitarios con cuadros importante de deshidratación.

Las otras tres pateras fueron detectadas por el tarde gracias al radar del sistema de vigilancia costera SIVE, una con 25 hombres, otra con dos (ambas auxiliadas por la Guardamar Polimnia) y una tercera con 19 hombres y una mujer, a quienes rescató la Salvamar Menkalinan.

Con ese balance de 144 personas, ayer fue uno de los días con mayor número de supervivientes a pesar de que la reactivación de la ruta canaria de las pateras se produjo hace ya más de un año, en agosto de 2019, justo cuando se produjo el blindaje del Estrecho.

Para analizar con más perspectiva es menester acudir a las estadísticas oficiales, y más teniendo en cuenta que precisamente ayer llegó una nueva entrega por parte del Ministerio del Interior.
Se trata del recuento del mes pasado, que ha batido plusmarcas de muchos años en lo que respecta a Canarias. Así, durante septiembre del año en curso fueron 2.148 inmigrantes los llegados a las Islas en estas barquillas, sea por sus propios medios o auxiliados por las autoridades. Para ello emplearon 89 embarcaciones (pateras, cayucos o lanchas neumáticas), a un ritmo superior a las 70 personas diarias, cifras desconocidas en las Islas desde el final de la crisis de los cayucos, ocurrida entre 2006 y 2008, cuando esta parte del océano ya se cobró una cantidad de vidas imposible de concretar por motivos obvios.

En dicho recuento de llegadas de inmigrantes a Canarias: a fecha de 30 de septiembre, la cifra acumulada desde principios de año asciende a 6.081 personas en 225 barquillas, seis veces más que en 2019.

Semejante reactivación, y más al coincidir con la pandemia, ha desbordado el servicio de atención temprana isleño, que incluso ha tenido que reabrir los CIE ante la incesante llegada de barquillas.

TE RECOMENDAMOS