La Palma

Con la victoria de Biden, el TMT vuelve a la agenda de EE.UU.

El candidato electo ya ha anunciado que la ciencia será una prioridad durante su mandato, y el telescopio puede entrar en ese paquete, como lo hizo en la Administración Obama

El líder demócrata fue vicepresidente durante la presidencia de Barack Obama. Joe Biden

Tras la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el foco mediático se ha situado en conocer cuáles serán sus prioridades en el mandato que, previsiblemente, asumirá a partir del próximo 20 de enero. Ya en momentos previos a los comicios e, incluso, en su primer discurso como candidato electo, anunció que materias como la gestión de la pandemia de coronavirus tendrán mucho peso.

Sin embargo, hay otras temáticas que colateralmente pueden afectar a territorios como Canarias o La Palma. Por ejemplo, la apuesta del Gobierno norteamericano por la ciencia, dado que la Isla Bonita es opción B, por detrás del monte de Mauna Kea, en Hawái, para instalar el Telescopio de Treinta Metros (TMT), que aspira a ser el instrumento óptico más potente del planeta.

En los últimos cuatro años, la Administración Trump relegó a un segundo plano la práctica totalidad de iniciativas surgidas desde el ámbito científico. No en vano, el mandatario republicano llegó a afirmar que, si era reelegido, despediría al principal epidemiólogo que asesora a la Casa Blanca, el doctor Anthony Fauci. Y en el caso de la infraestructura astronómica, también se dejó de hacer un seguimiento exhaustivo a los trabajos de construcción, del mismo modo que a la oposición de varios grupos de la comunidad nativa hawaiana a que se emplace en el que consideran un lugar “sagrado”.

Así lo apuntaba esta semana el periódico The Times of India, recordando algunas de las acciones que se emprendieron por parte de la institución federal estadounidense cuando la presidía Barack Obama, es decir, entre los años 2009 y 2017. En el transcurso de sus dos legislaturas en el despacho oval, señalaron, el proyecto fue una “alta prioridad” para el país. En cambio, al acceder Trump al cargo, el TMT “no pudo despegar”, vistas las protestas de los denominados Kia‘i o colectivos defensores de la cultura tradicional de la isla del Pacífico y el desinterés por desatascar la situación.

Lo cierto es que el Ayuntamiento de Puntagorda, localidad palmera que, como alternativa a Hawái, podría albergar el telescopio, ya emitió a finales del año pasado la licencia de construcción pertinente, por lo que los promotores del aparato están capacitados para comenzar los trabajos desde ya. Aún así, el consorcio internacional de la infraestructura, compuesto por socios de EE.UU., Canadá, India, China y Japón, se resiste a optar por La Palma por sus intereses en el observatorio de Mauna Kea.