ARONA

Mena, con las manos libres para destituir a los concejales críticos

La expulsión del alcalde aronero de las filas del PSOE supone la desaparición del principal escollo que frenaba al regidor a adoptar medidas drásticas que dieran alas para su salida del partido

La expulsión de José Julián Mena de las filas del PSOE deja vía libre al alcalde de Arona para destituir a los seis concejales críticos que forman parte del Gobierno local.

El expediente notificado esta semana por Ferraz y secundado por las direcciones regional y tinerfeña supone en la práctica la desaparición del principal escollo que impedía al regidor adoptar medidas drásticas con la mitad de su grupo de Gobierno, una vez rotos todos los puentes para un posible entendimiento, y, sobre todo, después de la ausencia de los ediles disidentes en dos plenos en los que el alcalde precisó del apoyo de la oposición para sacar adelante iniciativas de gran calado social.

Esta misma semana, preguntado en la emisora Onda Tenerife sobre una posible revocación de competencias de los seis concejales, Mena se mostró lacónico y se limitó a decir que “en los próximos días tomaré las decisiones necesarias para garantizar la gobernabilidad de Arona”.
Desde que estalló, de puertas afuera, la crisis municipal a raíz de la destitución el 22 de junio de Luis García como concejal de Urbanismo y Patrimonio Histórico, el alcalde aronero se ha cuidado mucho a la hora de medir sus tiempos y, sobre todo, evitar dar cualquier paso en falso que pudiera haber dado alas a un expediente de expulsión que finalmente ha llegado por no entregar su acta.

Una vez que el partido ha tomado la decisión de despojarlo de sus siglas, sus manos quedan ahora libres para firmar la destitución de los ediles, medida que el cuerpo le pedía después de que José Luis Gómez, Dácil León, Juan Sebastián Roque, Elena Cabello, Yurena García y Pura Martín se ausentaran del Pleno del mes de octubre en el que, gracias al apoyo de la oposición, salieron adelante la inyección de fondos para poder seguir manteniendo los Servicios Sociales municipales y la bonificación de la tasa de basura.

Desde la Corporación municipal “ni se confirma ni se desmiente” la posibilidad de que se produzcan las destituciones, ya que, según aseguran las fuentes consultadas, se trata de una competencia exclusiva del alcalde, que, tal como establece la legislación vigente, concentra al inicio del mandato todas las áreas y las va delegando entre los concejales que forman el Gobierno municipal. “No obstante, si existe una quiebra de confianza, el regidor puede revocar la delegación que hiciera en su momento”, recuerdan las fuentes municipales.

próximos días o semanas

Sin embargo, desde el entorno del alcalde se admite que “será algo que, sin lugar a dudas, sucederá en los próximos días o semanas, a medida que Mena vaya dando pasos para estabilizar la gestión del Ayuntamiento”. En su círculo de confianza se asegura que es “evidente que su confianza en ellos se ha roto por completo y que la ausencia de los plenos ha sido un factor muy importante”. Además, recuerdan que continúan percibiendo sus nóminas mensuales (2.750 euros netos con dos pagas extras al año de casi 3.000 euros).
En el entorno de José Julián Mena le reprochan al regidor su “excesiva paciencia” a la hora de tomar medidas con el sector disidente en el que el alcalde contaba incluso con amigos, aseguran las fuentes consultadas.
La Corporación celebrará el próximo jueves un pleno que puede resultar decisivo para clarificar el futuro del alcalde y de la Corporación. En él, el secretario del Ayuntamiento, que representa la máxima autoridad jurídica del Consistorio, deberá informar de las expulsiones de las filas del PSOE de Mena y García, y, en función de los informes recabados, resolverá si procede o no que ambos pasen al grupo de no adscritos.