tribuna

Atalanta y la contribución española a la seguridad marítima en el Cuerno de África (I)

Mañana, 8 de diciembre, se cumplirán doce años de la puesta en marcha de Eunav-for Atalanta, la operación de la Unión Europea -en el marco de la Política Común de Seguridad y Defensa-, cuyo principal cometido es la lucha contra la piratería y el robo a mano armada en la mar en el Cuerno de África, un área geográfica de alta relevancia estratégica para la paz, la seguridad y la economía internacional.

Pese a estar muy lejos de España y de Canarias, es una región tremendamente importante para nuestro país: sus aguas conectan Europa y Asia a través de una de las líneas de comunicación de mayor tráfico marítimo por las que transita un considerable número de buques mercantes, petroleros y gaseros.
La condición marítima de España hace que la seguridad en esas aguas del Índico sea una prioridad para nuestro país. Gran parte de los intercambios comerciales y energéticos se realizan por vía marítima, y el Cuerno de África tiene una destacada preponderancia. Además, las aguas del océano Índico son uno de los caladeros donde opera de forma permanente una flota de atuneros españoles.

Tanto en el Índico como en nuestro lado, el del Océano Atlántico, España tiene empresas pesqueras. En ambos casos su labor se ve apoyada y vigilada por embarcaciones de la Armada Española.

Recientemente acogimos en Casa África un encuentro organizado por ANACEF, en el que participaron representantes de diversos países, varios de ellos de África del Oeste (Guinea Bissau, Mauritania, Gambia, Guinea Conakry, Marruecos, Cabo Verde), además de representantes de la Comisión Europea.

El objetivo de este encuentro era reflexionar sobre la gestión y la sostenibilidad de las pesquerías en África del Oeste, un tema que, además, ha sido objeto de cierta polémica recientemente al apuntarse la escasez de pesca en aguas africanas como uno de los motivos que han incrementado la emigración hacia Canarias desde esos países, de ciudadanos que vivían de la pesca y ahora emprenden el viaje hacia Europa al ver sus caladeros mermados y con ello sus posibilidades económicas.

Volviendo al Índico, España es el mayor contribuyente a Atalanta, y el único Estado miembro de la UE que ha mantenido buques militares —normalmente una Fragata— desplegados en la operación en todo momento. Además, en las conversaciones iniciales para aprobar y diseñar esta operación en Bruselas, España fue el gran promotor de su lanzamiento. La aportación de recursos de forma ininterrumpida desde enero de 2009 en la operación se ha venido materializando con el despliegue de dos buques en períodos inter-monzónicos y uno en los monzónicos a la fuerza naval conjunta.

Además, España contribuye con el destacamento Orión, con base en Yibuti, donde están desplegados 50 efectivos y un avión de patrulla marítima. Como señalaba en el Congreso de Diputados la ya difunta ex ministra de Defensa Carme Chacón, en enero de 2009, “es de vital importancia para la defensa de los intereses geoestratégicos y económicos de España (…) y va a servir para proporcionar seguridad a nuestros pesqueros”. En esa época yo era miembro de la Comisión de Defensa, y recuerdo perfectamente su comparecencia ante la comisión que presidía Cipriá Ciscar, y acompañada por el entonces Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Julio Rodríguez, así como su intervención ante el pleno, que recibió el apoyo mayoritario de las Cortes Generales.

España ha asumido en nueve ocasiones el mando de la Fuerza Naval, liderado por un contralmirante español con su estado mayor embarcado. Actualmente se encuentra desplegada en la zona la fragata Santa María, al mando de un capitán de fragata, con una dotación de 210 personas. La fragata cuenta con un helicóptero SeaHawk, una aeronave tripulada de forma remota Scan Eagle, y un equipo operativo de seguridad embarcados. También se encuentra desplegado un avión de patrulla marítima Orión P-3M que opera desde Yibuti.

Recuerdo con mucho cariño un vídeo que compartió la Naviera Fred.Olsen, cuando los tripulantes del nuevo buque trimarán Bajamar Express agradecían emocionados a la fragata española que les escoltase durante un día entero en su travesía por las aguas de Somalia, zona habitual de ataques piratas, cuando procedentes del astillero al que fueron a recoger la embarcación hacía su primer viaje hacia las Islas Canarias.

Han sido ya tres las ocasiones que en Casa África hemos recibido a los mandos de la fragata que regresaba de Somalia, con los que organizamos una Jornada explicativa de las labores que realizan.

*Director general de Casa África

TE RECOMENDAMOS