TRIBUNA

Europa desbloquea presupuestos y fondos

Tras varios meses de negociación y de elevada tensión con algunos de los estados miembros, la Unión Europea ha superado las graves amenazas de bloqueo que venía sufriendo y que dificultaban la toma de decisiones trascendentales para afrontar las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de la pandemia de la COVID-19 y para establecer las bases […]

Tras varios meses de negociación y de elevada tensión con algunos de los estados miembros, la Unión Europea ha superado las graves amenazas de bloqueo que venía sufriendo y que dificultaban la toma de decisiones trascendentales para afrontar las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de la pandemia de la COVID-19 y para establecer las bases que posibiliten la recuperación no solo a corto plazo, sino a medio. El Consejo Europeo celebrado los días 10 y 11 de diciembre posibilita la aprobación del Marco Presupuestario Plurianual de la Unión 2021-2027 y del Plan para la Recuperación (Next Generation EU). Por otra parte, hay que destacar los nuevos compromisos adquiridos en relación con la lucha contra la Crisis Climática.
Pocas semanas después de la derrota electoral de Donald Trump en Estados Unidos, la Unión Europea ha logrado superar el escollo que le planteaban Hungría y Polonia, que tienen al frente de sus gobiernos formaciones populistas ultraconservadoras afines al trumpismo. Y que defendían su veto a los fondos europeos si estos quedaban vinculados al respeto a los valores democráticos y al Estado de Derecho de sus beneficiarios. Al final, los 27 han apoyado la propuesta alemana que retrasa en el tiempo la vinculación del dinero europeo al respeto del Estado de Derecho a un dictamen que tendría que emitir el Tribunal de Justicia de la Unión. Y dejan claro que tanto el presupuesto ordinario de la Unión como el Next Generation deben estar protegidos “contra todo tipo de fraude, corrupción y conflicto de interés”.
La resolución del Consejo despeja la aprobación del nuevo Marco Presupuestario Plurianual 2021-2027 dotado con 1,07 billones. Y tiene entre sus orientaciones la innovación, la digitalización, la transformación económica, el apoyo a las pymes, la descarbonización, la conectividad, el empleo, la sanidad, la educación y la inclusión social, así como el objetivo de trabajar por una Europa “que respalde estrategias de crecimiento de gestión local y que contribuya a un desarrollo urbano sostenible”.
En ese presupuesto plurianual de la Unión, las regiones ultraperiféricas (RUP) consiguen un trato justo. Recibirán 1.928 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y del Fondo Social Europeo (FSE) para todo el septenio. Se incluyen por primera vez en este último programa una dotación específica para las RUP de 473 millones. Y se consolidan en el Fondo de Cooperación Territorial con una cantidad global de 271 millones. Esos 1.928 millones suponen un aumento significativo con relación a los 1.400 del actual período 2014-2020. Su reparto será poblacional: 40 euros por habitante y año durante cada uno de los siete años del Marco Financiero. Hasta ahora la asignación era de 30 euros por habitante y año, lo cual supone para Canarias un aumento de 147 millones de euros, algo más del 30%, sobre los 513 millones del presupuesto en vigor.
Por otra parte, el porcentaje de cofinanciación de proyectos estratégicos se mantiene en el 85%. Es decir que, de cada 100 euros, 85 los aporta Europa y los otros 15 les corresponden al Estado y Canarias. Asimismo, tras un primer anuncio de recorte del 3,9% en el POSEI, Canarias consiguió finalmente que en los próximos años 2021 y 2022 continúen sin modificaciones los fondos asignados a este programa de apoyo a la agricultura, que ascienden a 268 millones de euros anuales. Habrá que negociar su mantenimiento en el resto del período (2023-2027).

Plan de Recuperación

También se desbloquea el Plan de Recuperación. Resulta, sin duda, una gran noticia que la Unión Europea pueda disponer de los 750.000 millones de fondos europeos destinados a fortalecer los sistemas sanitarios y a reconstruir las economías con proyectos orientados hacia la transición ecológica y digital, la igualdad de género, y la cohesión social y territorial. La Unión Europea se endeudará de forma masiva por primera vez en su historia. Con una corresponsabilización del conjunto de la Unión que fortalece la unidad europea en tiempos de peligrosos euroescepticismos populistas; y, asimismo, se confirma el trascendental papel jugado por el eje francoalemán y el protagonismo y liderazgo personal de la canciller alemana Ángela Merkel, a pocos meses de su voluntario abandono de la primera línea política.
Para poder acogerse al Plan de Recuperación, los estados miembros tendrán que presentar antes de final de abril de 2021 un Plan de Inversiones y de Reformas para hacer frente a los efectos de la pandemia e impulsar que sus economías emprendan las transiciones ecológica y digital que les hagan más sostenibles y resilientes. Al Estado español le corresponderán unos 140.000 millones de euros, algo más de la mitad, unos 72.000, en ayudas a fondo perdido. Se calcula que podrían comenzar a llegar a partir de junio de 2021. Entre los fondos se encuentra el REACT-EU, donde se ha habilitado una partida específica para las Regiones Ultraperiféricas (RUP) que se repartirá sobre la base de la población de cada una de ellas. Además, Canarias tiene derecho, como el resto de las regiones, a participar no solo en este, sino en el resto de los programas del Plan de Recuperación.
Por otra parte, el Consejo Europeo valoró el desarrollo de vacunas eficaces contra la COVID-19, pero hizo hincapié en la necesidad de continuar luchando contra la propagación del virus para impedir que se produzcan nuevas olas de infecciones. Invitando a la Comisión a que presente “una propuesta de Recomendación del Consejo relativa a un marco común para las pruebas rápidas de antígenos y para el reconocimiento mutuo de los resultados de las pruebas. También debe definirse un enfoque coordinado para los certificados de vacunación”. Celebra, asimismo, la coordinación de esfuerzos dentro de la UE, que se compromete a reforzar, especialmente “para preparar el levantamiento progresivo de las restricciones y el regreso a condiciones de viaje normales, también para el turismo transfronterizo, cuando la situación sanitaria lo permita”.
Además, en otro orden de cosas, Europa vuelve a asumir compromisos en la lucha contra la crisis climática, uno de los mayores desafíos de la humanidad. Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión han llegado al acuerdo de que en 2030 se reduzca un 55% (y no un 40%, como estaba previsto inicialmente) la emisión de gases de efecto invernadero respecto a la situación del año 1990. Medida que coincide con el quinto aniversario del Acuerdo de París y con las advertencias de los expertos de que la evolución del cambio climático es más preocupante de lo que se pensaba entonces.
En definitiva, el reciente Consejo Europeo merece una positiva valoración por sus compromisos contra la Crisis Climática y por generar las condiciones que permitirán aprobar definitivamente en el próximo período tanto el Marco Presupuestario Plurianual de la Unión 2021-2027 como el Plan para la Recuperación, ambos claves para la superación de esta crisis; y que repercutirán positivamente en Canarias, una de las comunidades más dañadas económicamente por la pandemia como consecuencia de las restricciones a la movilidad y la consiguiente paralización del turismo.

*Vicepresidente y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias