santa cruz

Cada chicharrero pagará este año 331 euros en tributos municipales

En 2015 la presión fiscal por habitante era de 402 euros, cifra que se ha reducido por la disminución de impuestos, como el de rodaje, el más bajo de España
Vista de Santa Cruz de Tenerife / SERGIO MÉNDEZ

Las sucesivas bajadas de impuestos municipales que ha implementado Santa Cruz en los últimos años la han situado entre las capitales de provincia con la menor presión fiscal de España. Algunos impuestos como el rodaje o el de construcciones, son, de hecho, el más bajo de todo el país, según los datos del Ministerio de Hacienda actualizados con las cifras aportadas por los municipios en 2020. En el caso de Santa Cruz esa presión fiscal por habitante se traduce en que, este año, cada chicharrero pagará de media 331,10 euros en impuestos, una cifra que, en comparación con lo que se pagaba hace cinco años, supone un descenso del 17%. En el resto de tributos municipales, la capital también se sitúa en la parte media o baja de la tabla. Así en lo referente al Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI) ocupa el puesto número 13 por la cola entre las capitales de provincia que son 52. En cuanto al Impuesto de Actividades Económicas (IAE), se sitúa a mitad de lista, mientras que en lo referente a la tasa de basura, esta sería la séptima más reducida.

“La combinación de estas cifras nos sigue dando como la capital de provincia con el esfuerzo fiscal más bajo”, defiende el concejal de Hacienda de Santa Cruz, Juan José Martínez. El edil entiende que, mantener una baja fiscalidad, permite a Santa Cruz, “posicionarse como un destino atractivo para la inversión, y, por tanto, para la generación de empleo, que es el objetivo más importante”. Recuerda que también se ha bonificado la tasa de basura de negocios al 50%, mismo porcentaje que se aplica al IBI si se instalan placas solares durante cuatro años, “o la bonificación al 100% para mesas, sillas y toldos”

Preguntado por si una baja fiscalidad como la de Santa Cruz, en un momento en el que las administraciones locales necesitan urgentemente de ingresos, no supone un riesgo para los servicios públicos, asegura que en el caso de Santa Cruz ese riesgo no existe. “No es un riesgo mantener una presión fiscal baja. En ningún caso se corre el riesgo de dejar de prestar servicios públicos. De hecho, en esta crisis, al contrario que en 2008, donde hubo que recortar algunos de los servicios públicos, ahora eso no ha pasado y al contrario, subimos la dotación de los servicios sociales”, aseguró.

“Santa Cruz -continuó- destaca en todos los ranking de ciudades por dos razones, por la baja presión fiscal y por ser una de las que mayor gasto social por habitante tiene, en otros listados no destacaremos tanto, pero en esos dos sí, y si tuviera que elegir dos para destacar, elegiría estos porque, por un lado, estamos atendiendo a los más vulnerables y, por otro, poniendo las condiciones para la recuperación económica, porque muchas empresas, negocios, autónomos, están en el límite para subsistir”.

En cuanto a la polémica en torno a los que se van de España para tributar menos y, por tanto, mermar los ingresos al Estado, el edil de Hacienda defiende que, “hay que pagar impuestos, por su puesto, hay que hacerlo y es positivo porque sostiene el Estado del Bienestar que todos disfrutamos, pero hay que hacerlo en la medida justa. Tenemos que ajustar nuestros ingresos a nuestra capacidad de ejecución, que en nuestro caso ha subido. Ahora Santa Cruz dispone de recursos para hacer frente a su presupuesto, si no fuera así, nos plantearíamos otro escenario, pero de momento es viable”.

Una buena inspección tributaria permite impuestos bajos

Martínez detalla que Santa Cruz se puede permitir una baja fiscalidad, entre otras cosas, a que ha mejorado mucho la inspección tributaria. “Si conseguimos que todo el mundo pague lo que le toca, podemos mantener los impuestos bajo y, además, generar ingresos extras para el municipio”.

TE RECOMENDAMOS