coronavirus

Esperando las ansiadas vacunas

Los expertos lamentan el retraso de las entregas de dosis, y se muestran tranquilos por su efectividad ante las nuevas variantes. “La vacunación masiva es la que nos va a sacar de esta situación de crisis sanitaria y socioeconómica", reiteran a DIARIO DE AVISOS
Vacunación masiva de los sanitarios y del resto de trabajadores del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria. | Sanidad

Hace un año que el coronavirus llegó a Canarias. Desde entonces hemos sido protagonistas de una película de terror que en diferentes entregas se ha cebado con la población más vulnerable, los mayores de 60 años, y aquellas personas que tenían patologías previas. En todo el mundo, se han infectado más de 102 millones de contagios y más de 2,2 millones de personas han fallecido, mientras que Canarias registra 35.280 infectados por SARS-CoV-2 y 524 muertos por las complicaciones causadas por esta patología.

Durante 11 meses, los sanitarios de todo el mundo solo pudieron “esquivar los golpes” que lanzaba la pandemia, mientras la población debía hacer un ejercicio de responsabilidad y protegerse ante el coronavirus. Sin embargo, desde el pasado 8 de diciembre de 2020, fecha de comenzó en Reino Unido de la vacunación masiva de su población contra el coronavirus, se abrió la esperanza y ahora la humanidad puede modular la enfermedad y contraatacar.

Otra luz de esperanza viene desde la empresa gallega PharmaMar, que ha conseguido que su medicamento Aplidin (plitidepsina) tenga una fuerte potencia antiviral con una toxicidad limitada, en comparación con otros antivirales contra el SARS-CoV-2. La plitidepsina disminuyó casi totalmente la carga viral en los pulmones y se mostró 27,5 veces más potente que el remdesivir, el único aprobado.

Luis Ortigosa, presidente de la Sociedad Canaria de Pediatría de Santa Cruz de Tenerife y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, reconoció que “la vacunación masiva es la que nos va a sacar de esta situación de crisis sanitaria y socioeconómica, pero su efecto llegará en siete u ocho meses cuando tengamos una cobertura importante de grupo”, por lo que instó a las autoridades sanitarias a “mantener un ritmo adecuado de vacunación, instando a las farmacéuticas a que cumplan el ritmo de entrega de vacunas”, y a la población a que se vacune por responsabilidad. “La ciencia ha hecho su trabajo, ha generado vacunas, ahora hay que concienciar a la población se vacune” y que también “mantenga la protección. Hay que seguir utilizando la mascarilla y no hay que bajar la guardia en las reuniones familiares, el principal punto de contagio en las Islas”.

Ortigosa no se mostró preocupado por las nuevas variantes ni que influyan en la efectividad de las vacunas actuales, “pues lo que hay que evitar es contagiarse, y para eso hay que mantener las medidas que hemos repetido durante todos estos meses”. “No debemos estar preocupados por las variantes británica, sudafricana o brasileña. La mutación es el mecanismo del virus para seguir vivo y, en ocasiones genera que se vuelva más trasmisible. Los últimos estudios reiteran que, en principio, no hay ningún compromiso entre las variantes y las vacunas actuales”.

Por último, Ortigosa reiteró la importancia de seguir vacunando. “Hay un problema de suministro de vacunas. Espero que la semana que viene Pfizer reinicie los envíos que habían quedado pendientes. Falta resolver la situación de AstraZeneca y que cumpla las dosis precontratadas. Lo importante es poder recuperar el ritmo de vacunación de los grupos que se estaban inmunizando y continuar el plan estratégico de vacunación de España y Canarias, que está muy bien diseñado. Aquí tenemos el personal perfectamente entrenado, con lo cual si tuviéramos todas las vacunas disponibles seríamos capaces de vacunar a muchísima gente, y con altísimos porcentajes de utilización de la sexta dosis de Pfizer. Sin duda, el problema a resolver es que nos lleguen las vacunas”. Además se mostró esperanzado en que “de aquí al final de año vendrán al menos otras cinco vacunas más”.

Por su parte, el catedrático de de Parasitología de la Facultad de Farmacia de la ULL, Basilio Valladares, también es de la opinión de que “las nuevas variantes no tienen que afectar en la eficacia de las vacunas”, y mostró su preocupación porque “el dinero es el que esté interfiriendo en la distribución de las vacunas, y que las farmacéuticas se salten unos acuerdos de entrega de dosis a la Unión Europea, y las estén desviando a otros países que firmaron mejores condiciones”.

Valladares insistió en que “es fundamental contar con el mayor número de vacunas posible”, y espera que esta falta de dosis en el mercado se resuelva con la aprobación de otros antídotos, entre ellos las tres vacunas españolas lideradas por los grupos de Mariano Esteban y Juan García Arriaza, Luis Enjuanes e Isabel Solo, y Vicente Arraga, “cuyos resultados son muy buenos y espero que estarán terminadas a final de año y las tengamos comercializadas, porque en ellas mandaremos nosotros. Pero mientras tanto, vamos a tener sobresaltos y rupturas en la distribución”, lamentó.

El investigador recordó que “los estudios señalan que las nuevas variantes, en principio, no afectan a las vacunas que tenemos, pero es normal que hayan mutaciones diarias, de las 30.000 bases que tiene”.

Doria Ramos tras recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer. | DA

Conrado Domínguez: “Hay capacidad para vacunar a más de 20.000 personas al día”

El director del Servicio Canario de la Salud (SCS) del Gobierno de Canarias, Conrado Domínguez, aseguró esta semana en el foro Vacunación COVID en Canarias. Ciencia y conciencia, que “tenemos capacidad para vacunar a más de 20.000 personas al día si tuviéramos las dosis”. Asimismo, se mostró contento por la respuesta de la vacunación de los grupos que están priorizados, y “orgulloso por la respuesta del personal sanitario del SCS: tanto por los profesionales que están en los equipos de vacunación, como por los que se han vacunado y han dado un ejemplo”.

Domínguez, reconoció que “tenemos sobre la mesa un importante problema, el acceso a las vacunas. El gran reto que tenemos como país y como región es poder tener vacunas para que las capacidades de nuestros equipos sean plenas”. “Estamos centrados en comenzar los siguientes grupos, el de los grandes dependientes en sus casas, y el de mayores de 80 años, incluso estamos capacitados para vacunarlos en una semana, si tuviéramos dosis”. “Creo que marzo será clave, habrá más producción, y podremos vacunar más. Si fuera por nosotros vacunaríamos las 24 horas, porque el personal lo está demandando”.

Por otro lado, la presidenta de la Asociación Canaria de enfermeros en Vacunología (Acevac), Begoña Reyero, alabó el plan de vacunación denominado Operación esperanza, “y para nosotros nos da ilusión de que nos lleve a un buen destino”. “Estamos haciéndolo bien y esperamos ver la luz al final del túnel”, reiteró. La responsable de la logística de la vacunación en el Archipiélago, recordó que “no es solo realizar el pinchazo, antes hay un proceso previo de investigación, de desarrollo, y posteriormente tiene que haber una logística”. La logística de una campaña de vacunación “es mucho más que inyectar una vacuna, está detrás el esfuerzo y la coordinación de mucha gente que hay que aplaudir por su enorme trabajo”.

Resaltó la coordinación entre todas las gerencias “para que todo esté engranado a la perfección, trabajando bajos unos criterios y una hoja de ruta diaria planificada, específica, con el número de dosis, contabilización de viales…, una maquinaria compleja que ha hecho que se cumplan los objetivos trazados”. Asimismo, resaltó “el papel del equipo de Enfermería, es un lujo ver cómo han trabajado”.

Una enfermera del Centro de Salud de La Matanza recibe la vacuna contra el coronavirus. | Sergio Méndez

García: “Hay que vacunar al mayor número de personas posible”

El Jefe de Sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de Salud, Amós García Rojas, no entró a debatir si las nuevas variantes son más trasmisibles. “El horizonte que nos debemos plantear es que hay que vacunar al mayor número de personas posible y ser consciente de que es fundamental el discurso preventivo (uso de mascarilla, lavado de manos, distancia interpersonal, huir de los lugares poco ventilados y concurrido). Estas variantes no nos deberían afectar si funciona la prevención”. Además, insistió en que “el criterio de prioridad en la vacunación es la vulnerabilidad. Hay que evitar que hayan muertos, que hayan complicaciones, que se genere un estrés al sistema sanitario. Hay que proteger a los vulnerables”

Por último, el director del Instituto de Enfermedades Tropicales de Canarias, Jacob Lorenzo, puso en valor “el trabajo de investigación” de los nuevos antídotos. “Las vacunas que están llegando tienen un amplio recorrido, y prevenir es lo más importante. En cuanto a los tratamientos, vemos que hay nuevos productos que se comportan bien”. Lorenzo señaló que “la evolución del coronavirus nos sorprendió al inicio. También esperábamos que mutara mucho más rápido. Las actuales variantes tienen una mayor propagación, lo que es un poco preocupante, sobre todo la sudafricana porque parece que la eficacia de alguna vacuna no es tan alta como se esperaba”.

TE RECOMENDAMOS