sociedad

Las mil caras de Iker Jiménez

El popular presentador de ´Cuarto Milenio´, y otros formatos de su factoría, acaba de cumplir 48 primaveras y continúa sumando tantos éxitos como reconocimientos

A Iker Jiménez le sobran las presentaciones. El popular presentador de ´Cuarto Milenio´, y otros formatos de su factoría, acaba de cumplir 48 primaveras y continúa sumando tantos éxitos como reconocimientos. Recientemente se daba a conocer que ha sido galardonado con el Premio Honor al mejor comunicador de radio y televisión en el área de programas divulgativos e investigación 2021. Se ha convertido en una de las voces más influyentes del panorama nacional, sin embargo, poco se conoce acerca de su vida privada e intimidad. Hoy exploramos y perfilamos las facetas más relevantes del carismático periodista vasco que hablan de su personalidad y singularidad.

AUTENTICIDAD Y CARISMA

Si algo es característico de Iker es su especial encanto y talante afable. De temperamento equilibrado y suaves maneras, sabe como llegar al público siendo él mismo. Es auténtico. En su comportamiento no verbal no se aprecian incongruencias que señalen lo contrario, aquello que transmite con palabras se acompasa armoniosamente con el silencioso lenguaje del cuerpo. Su habitual postura abierta (como el ejemplo que muestra esta imagen) habla de su carácter sencillo y cercano.

EXPRESIVIDAD EMOCIONAL POSITIVA

En un análisis de comportamiento no verbal se presta atención a la corporalidad, los gestos, posturas, relación espacial y táctil con otras personas y el entorno, etc. de una persona, con el objetivo de inferir estados emocionales, desvelar intenciones o establecer una base comportamental que permita revelar los cambios conductuales en un sujeto. En el caso del presentador, si algo es distintivo de su expresividad es su semblante facial amable. Su sonrisa, ademanes risueños y rostro cordial que invita a dejarse llevar por sus emocionantes relatos y que proyecta una imagen de seguridad y credibilidad. Junto a su inseparable compañera, Carmen Porter, ambos logran un tándem que refuerza la familiaridad y complicidad con el público.

INOCENCIA Y PASIÓN

Al analizar el perfil no verbal del popular periodista del misterio llama especialmente la atención sus gestos de espontánea ingenuidad, su particular expresión facial de inocente sorpresa ante los testimonios de sus invitados, su contagioso entusiasmo y ávida curiosidad por explorar, descubrir, comunicar y, sobre todo, transmitir todo aquello que le apasiona. Se podría decir que su trabajo es una extensión de sus inquietudes personales. Hace lo que le gusta, lo que le gusta de verdad. Es un ejemplo de como cuando trabajas en lo que te apasiona, deja de ser ´trabajo´ para convertirse en una emocionante aventura.

ENTUSIASMO Y PRUDENCIA

Iker Jiménez es sinónimo de entusiasmo. Es su sello personal. Algo que transmite con acierto en la descripción de su propia cuenta de twitter diciendo: “Entusiasmo es mi palabra favorita. Peleo por mantener el alma de niño. Creo que la vida es un milagro y un misterio”. Su influencia es tal que haga lo que haga es noticia. Es alabado y criticado a partes iguales. No obstante, se atrinchera en la prudencia y la mesura a la hora de comunicar, incluso en los momentos más difíciles no pierde la compostura ni muestra expresión de ira, asco o desprecio. Su secreto: inteligencia emocional.