fútbol

El Ayuntamiento de Santa Cruz se sigue ‘olvidando’ del Atlético San Juan y María Jiménez

Desde el club lamentan que el Consistorio, pese a tener el proyecto de mejora del césped firmado desde julio del año pasado, no haya sido capaz de empezar las obras, con el riesgo que conlleva para los pequeños deportistas

A finales de agosto del año pasado, DIARIO DE AVISOS se hacía eco de la situación de total abandono que denunciaba el Atlético San Juan de su campo de María Jiménez. “Los niños parece que salen de una mina en vez de haberlo hecho de jugar a fútbol”, señalaba Isaac Toste, coordinador del club, debido al terrible estado del césped, causante de lesiones y un verdadero peligro para los deportistas. El proyecto está firmado desde julio del pasado año por el anterior grupo de gobierno, pero nada se ha movido allí. Ayer, en el Pleno que se iba a celebrar en el Consistorio, se iba a tratar el tema, pero, debido al aplazamiento del mismo, el San Juan tendrá que seguir esperando.

¿Por qué nadie del Ayuntamiento se ha puesto en contacto con el club? Nadie lo sabe. Desde la entidad no se entiende ese silencio, desconociendo los posibles plazos. “El club está harto porque esta situación la arrastramos desde 2018, pero es que la contratación se firmó en julio de 2020 y nada. No aguantamos más”, señala Toste, que sigue haciendo especial hincapié en la necesidad de que es zona de Santa Cruz tenga en el campo de María Jiménez una alternativa de ocio para los más jóvenes, algo que no abunda en el barrio.

El grupo socialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz, en la persona de Elena Mateo, presentó una moción en la que recordaba que “desde hace 17 años” no se ha cambiado el césped del recinto deportivo instando al Consistorio a actuar para evitar “heridas y lesiones” en los pequeños deportistas, algo que ha provocado la marcha de muchos de este histórico club. “En los últimos cinco años hemos perdido casi la mitad de jugadores porque los padres, más allá del buen proyecto que tenemos, en el que trabajamos la educación en valores, ven las instalaciones y comprueban que es un peligro”, admite, visiblemente preocupado, Toste.

La situación es delicada porque en el populoso barrio de María Jiménez no cuenta con otra instalación deportiva que no sea su campo de fútbol, lo que genera aún más malestar en la zona. “Nosotros queremos que nos arreglen el campo, que es del Ayuntamiento, no nuestro. Solo eso”, afirma el coordinador.

TE RECOMENDAMOS