inmigración

Migrantes en Las Raíces: con frío, hambre y miedo a ser deportados

Los migrantes de Las Raíces, apoyados por particulares y colectivos sociales, se manifestarán el día 6 en La Laguna
Perfomance de los migrantes ayer en Las Raíces; quieren volar libres hacia Europa / FRAN PALLERO

En español, inglés, francés y hasta wólof (lengua nativa de Senegal y Gambia), ayer se celebró una asamblea en el rudimentario campamento que un amplio grupo de migrantes ha levantado en el exterior del centro de Las Raíces abierto hace unas semanas para acoger a los magrebíes y subsaharianos que estaban alojados en hoteles.

Colectivos sociales, ecologistas y antidesahucios, así como un amplio número de particulares, han formado la Asamblea de apoyo a los migrantes de Tenerife, que ayer volvió a reunirse para trasladarles a los migrantes, tantos los del improvisado campamento como los que permanecen en lo que ellos llaman “campo de concentración o de refugiados”, la convocatoria de una gran manifestación el sábado 6 de marzo, con salida desde Las Raíces a las 10 de la mañana en dirección a la plaza de los Adelantados, en La Laguna, para mostrarle “a PSOE y Unidas Podemos, que son los que gobiernan, que son los máximos responsables en la vulneración de los derechos humanos, porque no se puede tener secuestradas a personas libres”.

Ya se ha solicitado por parte de la Asamblea el permiso a la Subdelegación del Gobierno para realizar la manifestación, dos días antes de los que se pedirán para celebrar el 8-M.

En esa misma asamblea se crearon las comisiones que ayudarán a los migrantes a resolver sus dudas, como las jurídicas o sanitarias, así como la creación de un amplio equipo de traductores ante uno de los mayores problemas a los que se enfrentan sobre todo los subsaharianos: el desconocimiento del español.

Uno de los que, sin embargo, habla perfectamente español, es el maliense Mohamed Sylla, quien fue muy gráfico cuando se dirigió a sus compañeros migrantes para explicar las razones de jugarse la vida cruzando el Atlántico: “África es un gran coche, sin conductor. Hay oro y petróleo, pero no nos pertenece. No vamos a regresar a una dictadura, a una guerra o a una muerte por hambre. Nosotros solo queremos trabajar aquí o en Europa, no queremos ser deportados”, explicó mientras recordaba que están fuera del centro porque “cada día traen a más personas y pasamos más de una hora para recibir un pan y una lata de atún como comida, pasamos frío y encima nos duchamos con agua fría”, señaló Mohamed Sylla, mientras otro senegalés recordaba uno de los grandes problemas de la juventud en su país: “El 80% de los senegaleses viven de la pesca, y nuestro mar está vendido a los pescadores de Europa. Nuestro Gobierno tiene convenios para que nos deporten, pero no nos da de comer. Por eso preferimos jugarnos la vida en un cayuco que seguir muriéndonos de hambre, como ha pasado con un hermano mío esta semana”.

Otro incidente

Según denuncia la Asamblea de apoyo a los migrantes de Tenerife, el jueves por la noche en el campamento (el oficial, no el exterior) se produjo una dura intervención por parte de los guardias de seguridad a un migrante. De acuerdo con el vídeo que subieron a las redes, entienden que “el uso de la fuerza es desproporcionado y el compañero afectado queda inconsciente. E incluso en estado de inconsciencia, el trato sigue siendo vejatorio. No es la primera vez que sabemos que ocurre una agresión y, además, hay un trato horrible constante”, señala el colectivo de apoyo los migrantes llegados en pateras y cayucos.

TE RECOMENDAMOS