sanidad

Las listas de espera quirúrgicas de más de 6 meses crecen en Canarias un 10% en 2020

Las Islas destinarán 200 millones al Plan Aborda que persigue la reducción de las mismas
Sede de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias en Santa Cruz de Tenerife
Sede de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias en Santa Cruz de Tenerife
(Foto de ARCHIVO)
12/22/2014

Las listas de espera quirúrgicas del Servicio Canario de Salud (SCS) cerraron el año 2020 con 24.495 pacientes, de los que 6.512 tenían una espera de más de seis meses, por lo que se observa un incremento del 10 por ciento al finalizar el año con respecto a 2019; mientras que la demora para ser intervenido se situó en más de 150 días aunque la media se fijó en 178 días (+13%).

De todos modos, tanto el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, como el director del SCS, Conrado Domínguez, que han dado a conocer estos datos en rueda de prensa, han incidido en que el 2020 ha sido un año que ha estado “claramente marcado por la evolución de la pandemia” y donde los profesionales han hecho un “esfuerzo muy considerable para intentar dar una respuesta a todas” las situaciones que requerían una solución “pronta”.

Así, Domínguez matizó que en lo que se refiere a personas que esperan una cirugía, bajó un 5 por ciento durante el año al pasar de los 25.888 de diciembre de 2019 a los 24.495 del mismo mes del pasado año.

En cuanto a las intervenciones quirúrgicas también muestran un descenso del 16,6 por ciento al pasar de las 132.880 de 2019 a las 110.851 de diciembre de 2020, lo que apuntó va unido a la situación del coronavirus. Al respecto, puntualizó que se redujeron los servicios de esta índole con la concertada en un 19,4 por ciento.

En relación a las listas de espera de consulta la disminución fue de un 0,5 por ciento, ya que se pasó de los 3,18 millones de consultas de diciembre de 2019 a los 3,17 millones del último mes de 2020. En este sentido, resalta el incremento del 269,5 por ciento de las teléfonicas entre el 2019 y el 2020 al pasar de las 145.624 a las 538.071 del pasado año, respectivamente.

Esto hizo que las listas de espera de consultas cayeran un 26 por ciento en el último año aunque matizó que “nadie entra en una lista de espera con una consulta telefónica, sino tiene que ser presencial”.

CINCO ESPECIALIDADES CONCENTRAN EL 70% DE LAS PRIMERAS CONSULTAS

Por otro lado, señaló que son cinco las especialidades que concentran el 70 por ciento de las primeras consultas y, por tanto, mayor demora. En concreto, se trata de Oftalmología (20,6%), Traumatología (16,9%), Dermatología (15,3%), Rehabilitación (9,9%), Otorrino (8,2%) y Otras (29,1%).

En este sentido, apuntó que estas cinco especialidades es donde consideran que “más se debe actuar en la lista de espera de consultas”.

Por su parte, la lista de espera de pruebas sí que experimentó un descenso de 3.567 pacientes al pasar de los 24.929 en diciembre de 2019 a los 21.362 en el último mes de 2020. En relación con ello, expuso que “lógicamente” la reducción de las consultas, supone que haya “menos personas” en las pruebas. Todo ello, han incidido viene marcado por la situación de pandemia, que se espera que su afección sea cada vez menor.

PLAN ABORDA

Por otro lado, el consejero canario de Sanidad ha presentado el Plan Aborda que tiene como objetivo el tratamiento de la situación de las listas de espera, con una duración en principio de dos años, hasta 2022, si bien Trujillo y Conrado han expuesto que la idea es que muchas de las acciones que ahora se implementen, se mantengan en el tiempo.

Para lanzar este plan, el SCS tendrá 200 millones de euros de presupuesto –principalmente para Capítulo I, II y IV–, que no incluyen las mejoras de equipamiento e infraestructuras que señalaron también se realizarán.

Así, el Plan Aborda busca reducir la lista de espera un 30 por ciento y tener una demora inferior a 90 días, siendo el objetivo “optimizar los recursos para potenciar la actividad tanto la quirúrgica como la de consultas y pruebas diagnósticas”, apuntilló Trujillo que matizó que la demora de la patología oncológica “sigue siendo una prioridad” que no debe superar los 30 días de demora.

En relación con ello, Domínguez especificó las medidas que recoge dicho plan y entre las que se encuentra la creación de un Distrito Único para pacientes de un mismo Área de Salud o respecto a los de referencia de las islas no capitalinas, de tal forma que la situación de un paciente pueda ser resuelta en cualquier hospital de su isla o en el de referencia si el que le corresponde presenta mayor demora.

Asimismo, se impulsarán planes especiales para ampliar la actividad hospitalaria en horario de tarde y/o los fines de semana para las intervenciones quirúrgicas, consultas y pruebas diagnósticas, mediante actividad ordinaria y de programas especiales. En relación con ello, expuso que si bien “no hay un número cerrado, es bastante variable”, se prevé contratar entre 200 y 250 personas –para incorporarlas a las 4.500 contratadas durante la pandemia–.

Añadió que se realizará una priorización selectiva donde se dará preferencia a la actividad de más demora, tanto la quirúrgica como la de consultas y pruebas para dar respuesta a las que más demora presentan mediante los planes especiales y jornada ordinaria.

Además, se estudiará la priorización en función de otros factores de índole socioeconómica atendiendo a los criterios acordados con las asociaciones de pacientes. También se busca potenciar los programas CMA24 para la Cirugía Mayor Ambulatoria, el Plan Demora para las especialidades de mayor complejidad y el Plan Verano para que en los meses estivales no decaiga la actividad por ser meses vacacionales del personal.

Otra de las medidas está enfocada a la reorganización de la modalidad de cupo, de tal forma que para impulsarla se recurrirá a todos los quirófanos públicos y concertados con los profesionales propios, denominados para tales casos como de Cupo, lo que permitirá un mayor rendimiento quirúrgico. Para ello se ampliará la cartera de servicios de esta modalidad.

Por último, se potenciará la teleconsulta y el desarrollo de consultas de alta resolución como complemento a la actividad presencial, y se incrementará la capacidad resolutiva de Atención Primaria, así como se continuará potenciando la actividad de los especialistas consultores.

Conrado Domínguez también señaló que habrá mejora en todos los hospitales, si bien dijo que hay unos “déficit estructurales importantes” en la isla de Tenerife, mientras que en Gran Canaria se va a ejecutar el proyecto existente de mejora sobre el Hospital Juan Carlos I para tener unos quirófanos que “no sean asociado a un hospital concreto, sino que sean insulares” y se puedan utilizar en base a las necesidad que se tenga en cada momento.

EMPLEO DE LA CONCERTADA

Finalmente, en relación a las críticas de la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública por el uso de presupuesto público a sanidad privada, el consejero canario del área, Blas Trujillo, indicó que la ley general establece “con claridad” el concepto de sanidad pública y la concertada “forma parte” de la sanidad en España, algo que matizó “no se debe olvidar”.

Por ello, defendió que se utilizará el “máximo volumen de recursos en lo que es esa parte del sistema público” aunque, agregó, el objetivo “es atender a los pacientes y no se va a desdeñar” la opción de utilizar la concertada, “en caso de tener que recurrir”.

TE RECOMENDAMOS