santa cruz

Maxi Carvajal, presidente de Diablos Locos: “2020 dio para escribir las letras de cuatro años”

El trónico pone su esperanza en la próxima edición de la fiesta, “que será la locura madre”, y advierte de que ahora lo que toca es “cuidarse mucho del bicho”
Carvajal, presidente de los Diablos, junto a la foto de su padre, Tom Carby, trónico fallecido en 1994. Sergio Méndez
Carvajal, presidente de los Diablos, junto a la foto de su padre, Tom Carby, trónico fallecido en 1994. Sergio Méndez
Carvajal, presidente de los Diablos, junto a la foto de su padre, Tom Carby, trónico fallecido en 1994. SERGIO MÉNDEZ

¿Qué hace un murguero, que lleva la crítica en las venas, en un año sin Carnaval? Pues en el caso de los integrantes de Diablos Locos, desde grabar vídeos para publicarlos en sus redes sociales hasta poner en marcha campañas solidarias. Pero las ansias de fiesta siempre están, y más en un año en el que ha pasado de todo. “Imagínate, se fue Patricia Hernández del Ayuntamiento, entró José Manuel Bermúdez, vino la pandemia, se canceló el Carnaval… tenemos letras para los próximos cuatro años”, contaba a DIARIO DE AVISOS un divertido Maxi Carvajal, presidente de los trónicos.

Pero la suspensión de la fiesta no les dejará, por suerte, sin ganas de pasarlo bien, o al menos podrán hacerlo delante de la pantalla. El programa La Mejor Canción del Siglo XXI, que se emitirá el viernes 5 de marzo en Televisión Canaria, incluirá la que para la murga es su canción “más disfrutona”: The Fasnia, ¿ande está? (2014).

La alocada propuesta con la que competirá Diablos Locos en su día “solo” se llevó un Tercer Premio de Interpretación, pero lo cierto es que a la canción le tienen mucho cariño. Lo que empezó siendo una letra que homenajeaba a las orquestas canarias, acabó por convertirse en un canto a los mejores años de la fiesta. Aquellos en los que la capital reunió a los más grandes de la salsa. Así, los trónicos aparecen caracterizados en escena como Celia Cruz, Óscar de León o Rubén Blades.

Por eso Carvajal creía que, “no por no llevarse un Primer Premio”, esa canción debía quedarse fuera del certamen. Un concurso que considera que “vendrá muy bien”, no solo porque será una oportunidad para que generaciones más jóvenes conozcan el mejor repertorio de las murgas, sino porque la votación tendrá un fin benéfico. “No somos una murga que solo piense en presentarse a un concurso, como asociación nos gusta hacer cosas por los demás”, relataba Carvajal.

Tanto es así, que recientemente los trónicos han puesto a la venta unas pulseras a beneficio de la asociación Jáslem, de apoyo a las personas con síndrome de Down, y en breve esperan sacar su tradicional suéter, que tendrá también una partida para algún fin solidario.

EN SOCIEDAD

Aunque habitualmente los grupos críticos aparecen en las noticias por sus ensayos o actuaciones, lo cierto es que detrás de una murga suele haber mucho más. Antes de la pandemia, en Diablos Locos se organizaban desde clases deportivas, hasta ‘pateos’ por Anaga o tenderetes en su local. La frase “son como una familia” suena para Carvajal como un recurso “manido”, pero es cierto que el sentimiento que les une “es difícil de explicar”.

Ahora, con las limitaciones impuestas para evitar el aumento de los contagios por la pandemia de la COVID-19, el grupo ha tenido que frenar, en parte, todas aquellas actividades que les acercaban: “No nos queda de otra que esperar e ir trabajando poquito a poquito”.

Mientras tanto, han dedicado el tiempo a imaginar el futuro de la fiesta. Con esa esperanza grabaron, de forma individual y con medidas antiCOVID, el vídeo Volverá el Carnaval, que en dos días alcanzó más de 150.000 reproducciones en Facebook. Algo que no sorprende tanto si se tiene en cuenta que a los trónicos les sigue mucha gente, y se lo han ganado con “el trabajo de muchos años”.

Con la mirada puesta en el 2022, los Diablos Locos ya tienen “encaminado” el que será su nuevo disfraz, de haber fiesta el próximo año. Eso sí, Carvajal advierte de que la letra de las canciones deberá esperar, no vaya a ser que todavía queden por suceder más cosas susceptibles de ser cantadas.

Lo que sí tiene claro el presidente de los trónicos es que, sea cuando sea que la fiesta regrese, “será la locura madre” y quienes en los últimos años apenas salían dos días, “querrán estar hasta que amanezca”. No hay duda de que lo que dice Carvajal es cierto, como también lo es su advertencia: “Ahora lo que toca es cuidarse mucho para que no nos coja el bicho. Ya habrá tiempo de disfrutar cuando se pueda”.

Los Diablos tienen un objetivo: nada de paredes blancas en su local. SERGIO MÉNDEZ
Los Diablos tienen un objetivo: nada de paredes blancas en su local. SERGIO MÉNDEZ

El renovado local de Diablos Locos, ubicado en la calle Candelaria de Santa Cruz de Tenerife, cuenta apenas con algunas imágenes de la murga y el dibujo que homenajea a Tom Carby, padre del actual presidente (Maxi Carvajal) y del director de la murga (Tomy Carvajal). Con tantas paredes en blanco, los trónicos han hecho un llamamiento a su “querida afición” para que les envíen fotografías con las que decorar. Y tan buena fue la respuesta, que Maxi asegura que “tendremos que estudiar cómo hacer que quepan tantas fotos”.

TE RECOMENDAMOS