santa cruz

Santa Cruz sospecha de la existencia de los denominados pisos patera en la ciudad

El Ayuntamiento capitalino elabora un informe sobre la inmigración en el municipio, en el que detalla la situación de los migrantes, que en estos momentos casi desbordan las plazas de que dispone el Estado para su alojamiento
Panorámica de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez
Panorámica de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez
Panorámica de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

El Ayuntamiento de Santa Cruz sigue muy de cerca la situación de la población migrante irregular y/o demandente de asilo que, por distintos motivos, acaban recurriendo a los recursos municipales para hacer frente a una situación que debería ser transitoria y que, tal y como ha denunciado en más de una ocasión el alcalde, José Manuel Bermúdez, se está convirtiendo en permanente al no permitir el Estado que estas personas continúen el viaje hasta la Península, objetivo de la mayoría de ellos. La pasada semana, el Consistorio hizo entrega de un informe detallado de la situación de estos migrantes en el municipio al secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González Barba, al que el Consistorio pidió una mayor implicación de Europa con Canarias en el asunto migratorio. En el citado informe, además de detallar el estado de los recursos y las personas atendidas, el Ayuntamiento expresa su sospecha sobre la existencia en la capital de los denominados pisos pateras, en los que los inmigrantes se hacinan para dormir, ante la falta de recursos públicos. Esta sospecha obedece, tal y como se detalla en el informe al que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, a que los servicios sociales, si bien tienen constancia de que estas personas usan los servicios diurnos, no han atendido a ninguna por pernoctar en la calle.

Así, según los datos proporcionados desde el Centro Municipal de Acogida (albergue) y la intervención en calle (UMA), a fecha de 31 de diciembre pasado, se contabilizaron 26 personas inmigrantes que acudían a los servicios auxiliares (comedor, duchas, ropero…) “y que no nos consta que estén en ningún proyecto de acogida. Tampoco consta a la UMA que estén en calle. Estamos sospechando que pueden existir pisos patera de ocupación irregular en los que comparten vivienda personas inmigrantes”, aunque matiza el Consistorio, que es una información “que no está totalmente confirmada”.

Según los datos municipales, en el dispositivo de emergencia del Pancho Camurria, a fecha de 19 de enero, había entre 9 y 12 personas inmigrantes no conocidas por los servicios de la UMA, y que algunos de ellos estaban saliendo de centros de acogida humanitaria. “En la calle, a fecha de 20 de enero de 2021 no hay contactadas personas migrantes durmiendo en calle, y no se están encontrando en las zonas tradicionales de mayor afluencia de personas sin hogar y personas inmigrantes sin hogar”. El Ayuntamiento hace referencia hasta 11 puntos de la ciudad donde se suele localizar a estas personas, entre los que, mayoritariamente, están los alrededores del albergue municipal.

Situación de vulnerabilidad

En cuanto a la situación general de la inmigración irregular y/o solicitante de asilo en situación de vulnerabilidad en el municipio, el informe explica que existen tres grandes grupos de personas inmigrantes en situación de exclusión social o en riesgo de padecerla. El primero de ellos está compuesto por personas inmigrantes que salen del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Hoya Fría, y que lo hacen en situación administrativa irregular (algunos con órdenes de expulsión) y con un número de identificación de extranjeros expedidos por el propio CIE. “Muchos de ellos acaban transitando y quedándose en refugios, infraviviendas… hasta que pueden seguir su tránsito migratorio”, se detalla en el informe.

El segundo grupo identificado son las personas inmigrantes solicitantes de asilo en primera acogida, que están alojados en establecimientos hoteleros de la ciudad, y con procesos que van entre los 5 y 7 meses para que les sean asignadas plazas de acogida temporal de asilo en cualquier parte del territorio nacional. Así, a fecha de 20 de enero, de las 121 plazas disponibles para este grupo de inmigrantes, hay ocupadas 119. Recuerda el Ayuntamiento que en Canarias solamente existen dos centros, los dos en Gran Canaria, con plazas de acogida temporal asignadas por el Ministerio de Interior, y que suman 71 en total.
El tercer grupo es el de personas inmigrantes en dispositivos de acogida humanitaria de emergencia (recién llegadas por costas y alojadas en recursos creados para las primeras semanas) y dispositivos de acogida humanitaria de carácter integral (para inmigrantes en situación irregular, en los que pueden permanecer tres meses prorrogables por otros tres). “Cuando terminan los períodos de estancia en estos centros las personas quedan sin cobertura de alojamiento y necesidades básicas, y sin posibilidades de seguir su tránsito migratorio en las calles de nuestros municipios”, destaca el informe.

Así, en Santa Cruz el centro creado en Benito Pérez Armas, con capacidad para 185 personas, tiene acogidas en este momento a 138, mayoritariamente varones. Se recuerda en el informe, que este centro se abrió para cubrir las necesidades básicas a mujeres y sus hijos. A estas plazas se suman, en el Hotel Pelinor de la capital, otras 117 personas.

El informe hace referencia a los datos aportados por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) sobre la actual situación de la inmigración en el Archipiélago, entre las que se advierte que el sistema experimenta un “colapso estructural” por la necesidad de ampliarse continuamente, además de que, “cuando comiencen, en breve, a concluir los periodos de estancia en plazas de acogida humanitaria, las situaciones de calle y de exclusión social serán manifiestas y generarán un problema de protección social, si ya no lo está haciendo, a las entidades sociales y a los servicios sociales comunitarios…”.

TE RECOMENDAMOS