cd tenerife

Alberto Hernández Barrera: “Si nos comparamos con otros deportes, el atletismo es un deporte afortunado en tiempos de pandemia”

¿Qué ha pasado con todos esas carreras atléticas populares que se celebraban por doquier por todo Archipiélago? Pues sencillamente, la mayoría han desaparecido. El Covid-19 arrasó con ellas. Algunas intentan levantar la cabeza, pero pocas lo consiguen. Y eso que el atletismo es un deporte privilegiado en estos tiempos que corren porque, en su mayoría, se disputa al aire libre y sin apenas contacto. De ahí que el atletismo en general, y el canario en particular, esté ante un cambio de tendencia, como explica en esta entrevista el presidente de la Federación Canaria de Atletismo, Alberto Hernández Barrera (Tenerife, 9 de diciembre de 1986).

¿Qué ha pasado con todos esas carreras atléticas populares que se celebraban por doquier por todo Archipiélago? Pues sencillamente, la mayoría han desaparecido. El Covid-19 arrasó con ellas. Algunas intentan levantar la cabeza, pero pocas lo consiguen. Y eso que el atletismo es un deporte privilegiado en estos tiempos que corren porque, en su mayoría, se disputa al aire libre y sin apenas contacto. De ahí que el atletismo en general, y el canario en particular, esté ante un cambio de tendencia, como explica en esta entrevista el presidente de la Federación Canaria de Atletismo, Alberto Hernández Barrera (Tenerife, 9 de diciembre de 1986).

-La pandemia sanitaria que vivimos ha dejado muy tocado al mundo del deporte, pero parece que el atletismo no es el más afectado.

“La verdad es que si miramos a nivel deportivo no podemos quejarnos, especialmente si miramos al resto de modalidades. Somos un deporte afortunado. El año pasado, en el mes de julio, fuimos uno de los primeros deportes en reactivarse en Canarias. Incluso una de las primeras competiciones que se hizo a nivel nacional la hicimos en Tenerife. Desde entonces y hasta la fecha hemos realizado alrededor de 40 competiciones de ámbito autonómico o estatal, a lo que hay que sumar las que han realizado las federaciones insulares. Además, salvo en La Graciosa, me enorgullece decir que hemos tenido actividad, ya sean pruebas de pista, de campo a través, de marcha o de trail. Solo hemos tenido que aplazar el campeonato de campo a través, que estaba previsto en marzo y no encontramos la manera de hacerlo cumpliendo las normas. Se hará en octubre, conjuntamente con el de clubes. Incluso hemos llegado a crear nuevas competiciones en este 2021, como son la primera Copa Canaria de Clubes Absolutos de Pista de Invierno, que viene a complementar en la temporada invernal a la Liga Canaria de Clubes que se hace en pista de aire libre, y la primera Copa Canaria de Clubes Master, que es la primera competición Master por clubes en pista que se realiza en la historia del atletismo canario y que viene a cubrir la demanda del colectivo de dicha categoría”.

-¿Y a nivel económico?

“A nivel económico miramos con miedo al futuro. El nivel que teníamos de ingresos propios se ha visto mermado, al igual que el de pequeños patrocinios. Además hay deudas de instituciones, organizadores y clubes que, igualmente a causa de la pandemia están afectados, y deben unas cantidades. Si a eso le sumas lo que hemos dejado de percibir, hace que miremos con recelo al futuro más cercano. Creo que habrá que cambiar los modelos de gestión y del funcionamiento de la federación. Nos tendremos que ir adaptando a hacer menor gasto en todas las partidas que se pueda. Hay que ahorrar, ya que no sabemos lo que nos viene. Es cierto que el Gobierno de Canarias está ahí detrás, pero eso es una garantía para tener un funcionamiento mínimo y básico. Pero sobre eso nosotros teníamos un calendario de pruebas mucho mayor, por lo que ahora eso habrá que verlo. El futuro e s muy incierto y hay que mirarlo con cierta precaución, ya que no volveremos a tener lo que teníamos, por lo menos en breve plazo”.

-Mirando el tema deportivo, si comparamos el atletismo con otros deportes, que hay alguno que ni siquiera ha podido levantar la ventanilla, se podría decir que es casi un privilegiado.

“Es verdad que somos muy afortunados. Juegan a nuestro favor las normas, puesto que el atletismo se puede practicar al aire libre y en general no tiene contacto, salvo las carreras de relevo o los saltos, en los que tienes contacto con las colchonetas o en la arena. Pero para todo eso nos hemos ido adaptando y, de la mano de la Real Federación Española de Atletismo, hemos ido asumiendo protocolos para poder hacer las competiciones. Todos esos factores han jugado a nuestro favor para que hayamos podido hacer más competiciones deportivas que otras modalidades. Hay compañeros de federaciones que aún están pendientes de retomar la actividad. Y es una pena, porque aquí lo que interesa es que se haga deporte, sea el que sea. Que haya modalidades que no están activas quiere decir que hay deportistas que no están haciendo deporte y eso implica menos salud y más gasto sanitario para todos. También han viajado todas las selecciones regionales y no ha sido fácil. A día de hoy, desde el confinamientro hasta ahora, han viajado cinco selecciones. Eso ha sido complicado, ya que mucha gente tenía miedo de viajar y hubo que acercar muchos cambios a última hora. Otra cosa que hemos logrado implantar en este tiempo, y de la que me siento orgullosa, es el streaming. Como nuestras competiciones están siendo a puerta cerrada, hemos generado unas videoretransmisiones en las que estamos teniendo una media de 15.000 espectadores. Así mostramos el atletismo a ese público que no puede entrar a los estadios. Es una apuesta fuerte y que intentaremos mantener, aunque haya público en las gradas. Cuando no lo hemos tenido, la gente nos lo que reclamado ya que, al final, es la única manera de ver a los amigos o familiares competir”.

-Quienes peor lo están pasando son las pruebas pequeñas y populares que existían por doquier. ¿Qué va a pasar con ellas?

“Sí, las pruebas de 8 o 10K, las medias maratones o las maratones,que estaban muy de moda, se han visto muy resentidas. Con las actuales normas, no hay manera humana de hacerlas, por lo que tendremos que ir hacia un modelo nuevo. Esas carreras no podrán estar masificadas o que concentren a grandes tumultos de gente. Ese era antes el éxito de la prueba. Por suerte o por desgracia, el éxito de la prueba se medía por la foto de la salida. Creo que íbamos a morir de éxito en algún momento, porque no se puede crecer infinitamente. Las calles son las que son y cabe la gente que cabe. Ya teníamos problemas con algunas carreras, como las san silvestres de todas las islas. Se masificaban de una manera que ya no se sabía si eso era positivo o negativo. El modelo pasa por reducir, considerablemente, el número de inscritos y hacer unas carreras más humildes, desde el sentido de participación. Además habría que ver la posibilidad de hacer carreras por fases. Una para el deporte federado, en la que competirían los mejores 200 federados, por poner un número, quienes tendrían que aportar una marca, con lo que se garantiza que el nivel competitivo sería bueno. Y después, en otra fase, la parte popular para todos aquellos deportistas que practican atletismo de manera habitual. No hay que olvidar que según nuestra Ley Canaria del Deporte, si una persona practica un deporte de manera asidua, debería estar federado, por lo tanto hay que hacer una reflexión: ¿Porqué hay tan poco gente federada y porque tantos que corren en pruebas populares? Este parón nos permite tener un momento para reflexionar todos juntos e ir hacia un modelo más sostenible”.

-Es decir, ¿estamos asistiendo a un proceso de selección natural y el panorama que se quedará será similar al que había diez años atrás, en el que el calendario no estaba tan masificado?

“Además creo que es positiva esa selección natural. Tantas carreras en Canarias no eran sostenibles. En el Archipiélago había más de 300 carreras al año, es decir había casi una por día y los corredores son los que son. Creo que al final será positivo que no se hagan carreras en todos los barrios o ciudades. Creo que lo ideal sería que hubiera una serie de pruebas marcadas en un calendario bien ordenado y que la participación sea acorde a las normas y a los criterios. Eso hará que la calidad de las pruebas suba, pues el servicio al corredor será mejor y todo estará más controlado. En Canarias hemos escapado de que pasen más cosas de las que han pasado. Hemos tenido algunos desenlaces trágicos, pero han sido pocos para la cantidad de gente que corre. No será lo mismo controlar a 3.000 personas, que controlar a 400 o 500”.

-¿Y las instituciones qué opinan de ese planteamiento?

“Creo que todos estamos aprendiendo de la situación que estamos viviendo. Desde el minuto uno hemos tenido el apoyo del director general de Deportes, Manolo López, quien siempre se ha puesto al teléfono para resolver dudas, intermediar con Sanidad o para reunirnos y explicarnos cómo son las cosas. Por ese lado nos hemos visto amparados y Manolo ha jugado un papel fundamental para que haya habido competiciones. Aparte de eso, creo que todas las instituciones no empezarán al mismo ritmo. Hay mucho miedo a organizar y a autorizar pruebas a día de hoy. Al final todo depende de personas y las hay que son más arriesgadas y otras que no tanto. Incluso los BOC son interpretados de maneras diversas, por lo que no es sencillo organizar pruebas a día de hoy”.

-Hablando de organizar, la pandemia nos robó el Campeonato Iberoamericano de Atletismo Tenerife 2020. ¿Hay alguna posibilidad de recuperarlo?

“En la segunda semana de confinamiento recibimos la comunicación por parte de Raúl Chapado, presidente de la RFEA. Desde el Gobierno de Canarias se nos dijo en su momento que apostaríamos por otro gran evento, pero habrá que buscar el momento y el actual desde luego que no es el adecuado. Parecía que este año la cosa iba a ser mejor, pero habrá que ser cautos. La RFEA siempre ha mirado bien a Canarias, ya que siempre hemos trabajado bien los campeonatos y las copas que se han celebrado aquí. El último ejemplo que tenemos es el Campeonato de España de Trail, que organizó el Ayuntamiento de El Paso. Ese certamen fue un ejemplo del sí se puede, del se puede hacer una prueba y se puede hacer trail. Ahora organiza el Campeonato de España por Federaciones Autonómicas y volverá a dar ese ejemplo. Nuestra puja es acoger un evento internacional, cuando se pueda, y lo lógico sería acoger el Iberoamericano, puesto que todos teníamos muchas ganas de que ese evento se disputase en Canarias. Además es incuestionable la relación que tenemos los canarios con Iberoamérica”.

TE RECOMENDAMOS