crisis migratoria

Denuncian agresiones de vigilantes y “maltrato” hacia los migrantes

Asimismo, piden "responsabilidades" a la empresa Serunion por la mala calidad de la comida
La Asamblea de Las Raíces denuncia agresiones de vigilantes y “maltrato físico y psicológico” hacia los migrantes. | Sergio Méndez

La Asamblea de Apoyo a Personas Migrantes en Tenerife denuncia agresiones de los vigilantes de seguridad del campamento de migrantes de Las Raíces –al menos dos en la última semana y que han acabado en derivaciones al hospital– y “maltrato físico y psicológico”.

Por ello, a través de un comunicado suscrito también por la plataforma Espacio Contra las Desigualdades Sociales. Por la Justicia Social y Climática, insta al Gobierno central a exigir “responsabilidades” a la empresa encargada de la vigilancia –Segurmaxim– por los “abusos de poder” que se cometen dentro de las instalaciones, que alberga a unas 1.500 personas.

La asamblea, que vuelve a exigir el cierre del campamento, pide también que se analice la presencia de posibles menores y su derivación a otros centros y la gestión que lleva a cabo la empresa ACCEM por la “gestión nefasta” de la acogida que están llevando a cabo y que afecta especialmente a la salud de los usuarios.

Asimismo, piden “responsabilidades” a la empresa Serunion por la mala calidad de la comida y una inspección de Sanidad debido a las intoxicaciones alimentarias ocurridas el pasado 13 de marzo.

Los activistas se preguntan “hacia dónde está mirando ahora Pedro Sánchez” cuando tras la acogida del ‘Aquarius’ en aguas españolas, el presidente “prometió desmarcarse de las políticas migratorias del PP”, al tiempo que reclaman una acogida más digna que se permita el libre tránsito de los migrantes.

En esa línea, comentan que el Gobierno central conformado por PSOE y Unidas Podemos hace uso de Canarias “como su colonia en África” y ha convertido al archipiélago “en una cárcel de destierro” para los migrantes. “Lo único que quieren es seguir su camino hacia el continente europeo y reencontrarse, en muchos casos, con sus familias que les esperan al otro lado del mar”, agregan.

A su juicio, “es de vergüenza que un gobierno que se dice de izquierdas esté vulnerando de manera tan clara los derechos humanos de miles de personas migrantes, muchas de ellas menores de edad, que están totalmente bajo su responsabilidad”.

TE RECOMENDAMOS